Descubre los tratamientos y síntomas de la sarna en perros

Descubre los tratamientos y síntomas de la sarna en perros

Si compartes tu vida con un amigo perruno, ¡este artículo te interesa! Y es que te lo contamos todo sobre la sarna en perros, síntomas, tratamiento y…¡Algunos remedios caseros!

Pero… Comencemos por el principio, ¿qué es la sarna? De forma muy básica podríamos decir que la sarna canina es una enfermedad de la piel que tiene su causa en los ácaros. Puede parecer una patología sin importancia, no obstante, ¡nada más lejos de la realidad! Y es que ¡puede tener graves consecuencias si no se trata correctamente!

¿La sarna solo afecta a los perros? ¡No! Esta enfermedad se puede encontrar por todo el mundo, afectando a muchas especies animales diferentes.

tratamientos y síntomas de la sarna en perros

La forma de contagio más habitual suele ser con el contacto directo de un animal con sarna e incluso ¡con objetos que hayan estado en contacto con el!

Si piensas que tu pequeño amigo puede tener sarna, ¡llévale al veterinario cuanto antes! Así podrá ofrecerle el tratamiento más adaptado a su caso en función del tipo de sarna que tiene.

Pero…¡Sigue leyendo! Te contamos todos los síntomas que podrían alertarte si tu perro tiene sarna.

 Tipos de sarna en perros

 Tipos de sarna en perros

(Foto via: hogar Mapfre)

Como comentábamos anteriormente, la sarna canina es una infección de la piel causada fundamentalmente por ectoparásitos (es decir…Ácaros), según el tipo de ácaro, puede darse un tipo de sarna u otro. Por lo que…¡El tratamiento no siempre es el mismo!

Si la piel de tu compañero está infestada de ácaros, estos estarán tanto en su piel como en su pelaje, alimentándose de piel, sebo y queratina. ¡Es por ello que tendrá un gran picor!

Es fundamental que si piensas que tu mascota tiene sarna, le lleves cuanto antes al veterinario, no solo evitarás que empeore, sino también ¡evitarás el contagio a otros animales!

 Los tipos de sarna más comunes en perros

 Los tipos de sarna más comúnes en perros

(Foto via: mi bulldog)

Hay algunos tipos de sarna que se dan de forma más frecuente, estos son:

  • Sarna Demodécica:sin duda alguna uno de los tipos de sarna más comunes en perros. También se le llama “sarna roja”, “sarna demodéctica” o incluso “demidicosis” en este caso está producida por el ácaro Demodex canis, este es un ácaro que de por sí vive en la piel de nuestro perro. No obstante cuando sus defensas bajan, este ácaro aprovecha para ¡reproducirse descontroladamente! En casos de sarna leve, en este caso, ¡tu mascota podría recuperarse sólo con buena alimentación! Pero cuidado, existen varios tipos de esta sarna:
  1. Sarna demodécica localizada. Este tipo de sarna suele darse normalmente en la cabeza y orejas del animal. Además suele afectar a los cachorros de menos de un año. ¿Cómo detectarlo? Uno de los primeros síntomas es la pérdida de pelo alrededor de los ojos y boca, aunque también pueden darse pequeñas “calvas” en patas, pies y lomo. La buena noticia es que…¡Suele desaparecer por sí sola!
  2. Sarna demodécica generalizada. Este tipo de sarna puede valorarse en el caso de que tu pequeño amigo tenga cinco o más calvas en su cuerpo. Además, ¡se suelen dar “calvas” mucho más grandes!
  3. Pododermatitis demodécica. ¡Esta es la forma más resistente de sarna demodécica! Lo malo de este tipo es que suele ser difícil tanto de diagnosticar como de tratar. En este caso, los síntomas aparecen solo en las patas, y además, ¡trae consigo mal olor! Y es que… ¡Incluye infección bacteriana en el pack!
  • Sarna Sarcóptica, es la sarna que se dá más frecuentemente en canes, ¡aún más que la anterior! A este tipo, se la conoce como “sarna canina”. En este caso, el ácaro es el Sarcoptes scabiei, además, ¡este ácaro no se encuentra de forma natural en la piel de nuestra mascota! Por si fuera poco, este tipo de sarna es altamente contagiosa, incluso llegando a darse…¡En humanos! Si tu perro tiene este tipo de sarna es fundamental que toques al animal infectado con guantes de latex. Además sería recomendable que intentases estar especialmente atento, y es que, ¡tiene síntomas muy fuertes, y además suele resistirse al tratamiento! Detectarlo cuanto antes será fundamental.
  • Sarna Otodéctica, este tipo de sarna está producida por el Otodectes cynotisy ¡suele producirse en gatos! Aunque también se dá algún caso en perros. Su modo de contagio suele ser directo, afectando a orejas y oídos. Si tu perro tiene este tipo de sarna, los ácaros, ¡son visibles! Y es que si miras dentro del oído de tu mascota, ¡verás unos puntos blancos en movimiento!
  • Sarna Cheyletiella: este tipo de sarna canina, también es muy conocida como “queiletielosis” o “caspa caminante”, en este caso el ácaro que lo produce se llama Cheyletiella spp. Y aunque como en el caso anterior, suele darse más en gatos, ¡también puede producirse en perros tanto adultos como cachorros! ¡Ojo! También puede contagiarse a humanos.
  • Sarna Pneumonyssoides:El ácaro que produce este tipo de sarna canina se llama Pneumonyssoides caninumy se suele dar en la nariz de nuestro amigo. Este tipo de sarna, ¡es muy poco frecuente! En casos muy avanzados los síntomas suelen ser: estornudos crónicos, hemorragias nasales y secreciones nasales. Como en el caso de los otros tipos de sarna, se transmite por contacto directo.

 Los tipos de sarna más comunes en perros

(Foto via: albeitarveterinarios)

 Tipos de ácaros que producen la sarna canina

Como comentábamos antes, los ácaros son ectoparásitos microscópicos, ¡muy parecidos a las arañas! Pese a la creencia que existe, no solo se pueden encontrar en animales sino que ¡también pueden estar en plantas!

Los diferentes tipos de sarna canina, se producirán en función del ácaro que lo ha provocado. ¿Tu perro tiene sarna? ¡Recuerda! Es una dolencia totalmente tratable. No obstante necesitará que empieces el tratamiento y las curas cuanto antes. ¿Qué pasaría si no lo tratas? En el caso de no tratar a un animal con sarna, podría derivar en una infección e ¡incluso la muerte de tu mascota!

¿Cómo se contagia la sarna canina?

Hay varias formas de contagio que pueden hacer que tu perro termine con sarna. Entre ellas las que destacan son:

  • Contacto directo con un perro infectado
  • Defensas bajas
  • Durante el parto y lactancia (la madre puede contagiar a los cachorros)
  • Por contacto con objetos o lugares infestados de ácaros

Si tu perro está sano y fuerte, ¡será más difícil que termine teniendo sarna!

No obstante, hay algunos factores que pueden potenciar que tu mascota termine teniendo sarna. Por ejemplo:

  • Falta de higiene
  • Entorno insalubre
  • Defensas bajas
  • Malnutrición
  • Contacto con otros perros infectados

También hay algunas razas de perros que tienen mayor predisposición a sufrir sarna. Las razas con más riesgo son:

Síntomas de alerta de sarna en perros

 Tipos de ácaros que producen la sarna canina

Si quieres detectar si tu mascota tiene sarna, deberás fijarte en varios síntomas. Los más comunes suelen ser:

  • Picor y ardor de la piel
  • Enrojecimiento e inflamación de la piel
  • Rascado constante
  • Frotado contra objetos y el suelo en busca de alivio
  • Inapetencia por la comida
  • Gran pérdida de peso
  • Pérdida y debilitación del pelo con zonas completamente sin pelaje
  • Manchas rojas en la piel
  • Escamas cutáneas
  • Heridas y llagas en la piel
  • Mal olor de la piel
  • Piel seca, costrosa y gruesa en las fases más avanzadas de la sarna

¿Tu mascota tiene uno o varios de estos síntomas? En ese caso, ¡llévale al veterinario cuanto antes! Así podréis detectar la enfermedad y comenzar el tratamiento cuanto antes.

Prevenir la sarna en perros

Prevenir la sarna en perros
(Foto via: doogweb)

Una de las mejores formas de evitar que tu perro tenga sarna es ¡previniéndola! Si tu perro ya tiene sarna, ¡no te preocupes! En ese caso solo deberás darle el tratamiento adecuado a su caso.

Si estás buscando prevenir la sarna canina, nunca están de más estos pequeños consejos:

  • Mantén una buena higiene diaria de nuestro fiel amigo
  • Baña a tu perro mensualmente
  • Cepilla su pelaje de vez en cuando
  • No dejes que se acerque a perros ya contagiados de sarna
  • Si tu mascota tiene sarna, no permitas que se acerque a otros perros
  • Llévale al veterinario siempre que sea necesario para llevar al día sus revisiones, desparasitaciones y vacunaciones
  • Si tu mascota ha seguido un tratamiento contra la sarna, ¡no olvides llevarle al veterinario cada cierto tiempo! Así podrán confirmarte que la enfermedad no ha reaparecido
  • Desinfecta todas las cosas que hayan estado en contacto con un perro enfermo
  • Alimenta con pienso de calidad a tu mascota
  • Para evitar la sarna otodéctica, limpia las orejas de tu perro y mantenlas en buen estado

Si has intentado todo lo anterior, y aún así tu perro muestra síntomas de sarna, ¡no olvides llevarle al veterinario cuanto antes! En función del tipo de sarna, raza de tu perro y edad (entre otros factores) el veterinario te ofrecerá el tratamiento más adecuado a su caso.

El tratamiento veterinario más común en nuestra mascota suelen ser medicamentos orales, tópicos e incluso inyectables. Además los suelen complementar con antiinflamatorios, analgésicos, champús calmantes y medicamentos específicos para problemas cutáneos secundarios (como por ejemplo bacterias u hongos)

En cualquier caso recuerda, ¡hacer el tratamiento completo es fundamental! Ya que aunque parezca que nuestro pequeño amigo está curado, si finalizas antes el tratamiento, ¡podría reaparecer la sarna!

Remedios caseros para la sarna en perros

Remedios caseros para la sarna en perros

(Foto vi: guauu)

Si tu perro tiene sarna, ¡no olvides llevarle al veterinario! Y es que no existe cura casera para la sarna.

En Wakyma te contamos algunos remedios caseros para aliviar un poco a tu can, mientras le estás dando la medicación recetada por su veterinario.

  • Baños: así conseguirás aliviar el picor que siente. Recuerda preguntarle al veterinario la frecuencia de los baños, debido a que según el estado de su piel, la periodicidad puede variar. Otra recomendación es que utilices guantes, así evitarás contagiarte. Por último recuerda no frotar su piel, ya que podrías agravar esas pequeñas lesiones, puedes probar a masajear suavemente su piel, y a la hora de secarle, hazlo a pequeños toques.
  • Dieta adecuada y suplementos vitamínicos: si tu mascota cuenta con una salud fuerte, será más difícil que vuelva a tener sarna.
  • Comida cruda: algo muy recomendable durante el proceso de recuperación de la sarna que el perro coma comida cruda como vegetales y hierbas. ¿Cómo se los puedes dar? Pícalos muy pequeños para que pueda comerlos fácilmente.
  • Cariño: ¿En serio? ¿El cariño ayuda con la sarna? Sin duda, ¡si! Y es que si tu mascota se siente querida, se curará más fácilmente que un perro que está triste y deprimido.
  • Aceites: Ponerle aceite de oliva en la piel a nuestra mascota, puede ayudar a debilitar los depósitos de ácaros y eliminar a los débiles. Lo ideal es echarle aceite en las zonas afectadas dos veces al día, y además siempre después de los baños. ¡Recuerda! Nunca utilices aceite de motor, aunque antiguamente era bastante popular, ¡podrías intoxicar a tu mascota!
  • Plantas: Plantas como el neem, el cymbopogon y el niaoli, tienen propiedades antisépticas, antibacterianas y regenerativas de la piel esto hace que sean ideales contra la sarna.
  • Ajo: Además de cicatrizante, ¡es un antiséptico natural!Puedes molerlo y mezclarlo con el aceite que le apliques en la piel.
  • Manzanilla:  La manzanilla infusionada sirve para desinfectar las zonas afectadas de sarna. Usándolo a modo de tónico, ¡conseguirás aliviar su piel!
  • Avena: Puede ser en modo champú, o símplemente avena mezclada en el agua. Si lo aplicas con masajes suaves, ¡calmará la piel de nuestro perro!
  • Limón: Con agua con limón, conseguiremos desinfectar la piel de nuestra mascota.
  • Yogur: Si aplicas una o dos cucharadas de yogur en las heridas de tu perro, ¡curarán más rápido!

Sea como sea, ¡recuerda llevar a tu perro al veterinario! Todos estos consejos no sustituyen la labor de un profesional veterinario, ya que necesitarás un tratamiento adaptado a la situación y estado de tu mascota.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post