Descubre la raza del cattle dog australiano

Descubre la raza del cattle dog australiano

¿Te gustan los perros boyeros? En las Antípodas, el más popular de todos es el cattle dog australiano, también conocido como boyero o pastor australiano. Además, también es denominado blue o red heeler en función del color de su pelaje.

El cattle dog australiano es un excelente perro, pero necesita un dueño experimentado y dispuesto a darle los cuidados y el ejercicio físico que necesita. ¿Crees que eres el apropiado? ¡Te contamos más cosas sobre el cattle dog!

Lo primero que debes saber sobre esta raza es:

  • Altura: 45 – 55 cm.
  • Peso: 10 – 25 kg.
  • Esperanza de vida: 12 – 14 años.
  • Estilo de vida: casas, deportes, pastoreo, vigilancia.

Historia del cattle dog australiano

Historia del cattle dog australiano

Se cree que la raza de perro cattle dog australiano podría descender de cruces entre el ya extinto Smithfields, raza emparentada con el perro pastor inglés, con otros perros como los border collie, los dingos o el bull terrier. Posteriormente se comenzó a valorar la posibilidad de que tenga sangre de dálmata.

El cattle dog australiano se reconoció como raza oficialmente a finales del siglo XIX, aunque no fue hasta los años 70 del siglo XX cuando esta raza salió de Australia para llegar a Europa y a Estados Unidos, ganando mucha más popularidad como mascota.

Características del cattle dog australiano

Historia del cattle dog australiano

El boyero o cattle dog australiano es un perro compacto de tamaño medio. Es muy fuerte, tiene un cuerpo musculoso y una cabeza ancha. Sus ojos son ovalados y sus orejas anchas, puntiagudas y grandes.

El pelaje de estos perros es de doble capa: tienen una capa interna y apretada, bastante corta. El pelo externo es algo más largo, liso y fuerte. Los colores del cattle dog australiano pueden variar: puede ser de color moteado azulado (lo que se llama blue heeler) o rojizo (la variedad red heeler); la densidad de las motas también puede alterarse de un perro a otro, en ambas variedades de color.

Temperamento del cattle dog australiano

Temperamento del cattle dog australiano

El cattle dog australiano es un perro que se encuentra constantemente alerta, es muy activo, despierto e inteligente. Por estos motivos, tiene una excelente habilidad de perro ovejero, conduce los rebaños sin ningún problema. Además, tiene una buena predisposición al aprendizaje, disfruta siendo adiestrado y practicando deportes que le estimule.

Además, en la vida familiar es leal, protector, cariñoso y le encanta jugar. Aunque necesita bastante ejercicio físico, dentro de casa se muestra tranquilo y apacible. No le conviene la vida sedentaria ni dueños inexpertos, ya que necesita una buena educación, firme y comprensiva.

Cuidados del cattle dog australiano

Cuidados del cattle dog australiano

Cuidar el pelo del cattle dog es bastante fácil, basta con un cepillado semanal para eliminar suciedad y pelos muertos. Lo que sí demanda esta raza es mucho ejercicio físico; estos perros necesitan estimulación física, mental permanente, también una buena educación y socialización desde el principio de su vida.

El entorno urbano no es lo más apropiado para estos perros, podrían adaptarse a vivir en un piso si se les da mucho ejercicio, pero no es lo mejor. Aunque deben dormir dentro de casa, durante el buen tiempo les gusta pasar el día al aire libre, así que si tienes una casa con jardín, ¡podrías hacer muy feliz al cattle dog australiano!

Los deportes caninos son una excelente opción para motivar a esta raza de perros. Se encuentran muy cómodos practicando herding (pastoreo), canicross, haciendo deporte contigo… Además, les conviene ser adiestrados en obediencia.

Salud del cattle dog australiano

Salud del cattle dog australiano

Como la mayoría de las razas, el cattle dog australiano es propenso a sufrir algunas enfermedades hereditarias, entre las que destacan la displasia de cadera, la atrofia progresiva de retina, la sordera y el TOC. También se han dado otros problemas oculares en el boyero australiano, y casos de la enfermedad de Von Willebrand.

 

¡No te asustes! Con una buena alimentación, ejercicio y cuidados, lo más probable es que reduzcas al mínimo el riesgo de que este perro padezca enfermedades.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post