Descubre la fascinante raza del podenco faraónico

Descubre la fascinante raza del podenco faraónico

Podenco faraónico, ¿te suena? Esta espectacular raza, conocida también como pharaoh hound, está poco extendida, por lo que no es muy popular. ¡Pero desde luego merece la pena conocerla! En este artículo te contamos las mejores curiosidades sobre su historia, además de todo lo que necesitas saber si quieres tener un podenco faraónico como mascota.

Para empezar, lo primero que necesitas saber sobre el podenco faraónico es:

  • Altura: 55 – 65 cm.
  • Peso: 20 – 25 kg.
  • Esperanza de vida: 12 – 14 años.
  • Estilo de vida: caza, casas, senderismo.

Historia del podenco faraónico

Historia del podenco faraónico

Estamos ante una raza primitiva, posiblemente un descendiente de los lobos que habitaban en la Península Arábica. El podenco faraónico llegó a Malta y Gozo hace más de 2.000 años, de mano de los comerciantes fenicios; la raza se mantuvo aislada en estos lugares, por lo que ha conservado muy bien su pureza al no cruzarse con otras razas.

Se han encontrado esqueletos de perros muy similares al podenco faraónico en Oriente Medio, que se estima que tienen más de 5.000 años. Cuando Roma invadió Egipto, muchos perros de características similares se extendieron por el Mediterráneo.

El podenco faraónico se ha convertido en el más icónico de todos los descendientes del perro egipcio. ¿Será por su llamativo color rojo? ¿O quizás por sus habilidades para la caza? Este perro, a diferencia del greyhound, que caza guiándose por su olfato, utiliza tanto su olfato como su oído y su vista.

Características del podenco faraónico

Características del podenco faraónico

El cuerpo del podenco faraónico es fuerte, musculoso y muy estilizado. Tiene una cabeza muy proporcionada con el resto del cuerpo, con un hocico muy largo y unas orejas puntiagudas, triangulares y grandes, alzadas hacia arriba; suele girarlas un poco cuando está alerta. Se une al cuerpo con un cuello prolongado y fuerte. Sus ojos no son muy grandes, pero son especialmente útiles para la caza, ya que tiene visión binocular; son de forma ovalada y de color ámbar. La nariz de este podenco es de color carne, pero se enrojece en momentos de excitación y juego.

Sus patas son ágiles, largas y fuertes. Una curiosidad del podenco faraónico es que tiene blancas las puntas de los pies, mientras que todo el resto de su cuerpo es de color anaranjado o rojizo; sus almohadillas son también de color claro, similar al de su nariz.

El pelo del podenco faraónico es muy espeso y homogéneo en todo el cuerpo, corto y pegado al cuerpo.

Temperamento del podenco faraónico

Temperamento del podenco faraónico
(Foto via: mascotarios)

Este podenco es una agradable mascota, aunque es bastante independiente. Le gusta (y necesita) hacer bastante ejercicio y disfruta mucho de las actividades al aire libre, pero en casa suele ser tranquilo y sosegado.

Tiene un gran instinto de protección, es leal y cariñoso con su familia, además de muy inteligente; con los extraños se muestra bastante desconfiado. Su convivencia con niños suele ser muy buena y fácil, además de que no suele ser difícil de adiestrar, ya que le encanta mostrar fidelidad y sentirse útil.

Debido a su desconfianza con los extraños, su temperamento puede ser algo fuerte, por lo que necesita una buena educación y firme adiestramiento desde joven, pero siempre con paciencia, comprensión y basada en el refuerzo positivo. Su socialización es muy importante, especialmente si no queremos fomentar el instinto de protección y de presa. El podenco faraónico también responde muy bien al adiestramiento en obediencia.

Este perro tiene una gran capacidad de “sincronizar” su temperamento con el de su dueño, es decir, lo suele imitar. Si eres una persona nerviosa, tu podenco faraónico seguramente también lo será. En otras palabras, si quieres un perro sosegado, muéstrate tranquilo, especialmente en las sesiones de juego y de adiestramiento.

Cómo cuidar a un podenco faraónico

Cómo cuidar a un podenco faraónico
(Foto via: mascotarios)

El hogar ideal para el podenco faraónico es una casa con suficiente espacio para que pueda moverse; si tiene jardín mejor. Aunque es tranquilo en casa, en un piso podría agobiarse; puede llegar a acostumbrarse a vivir en un apartamento si hace el ejercicio suficiente, pero no es lo ideal.

Al margen de que por supuesto está prohibido, no es nada recomendable pasear a este perro sin correa, ya que tiene un gran instinto de presa y a la mínima podría escapar corriendo tras algo y perderse o sufrir un accidente. Igualmente, si tienes un jardín o patio, asegúrate de contar con una valla alta y puerta que le impidan escapar, ¡te sorprendería lo hábiles que son estos perros saltando obstáculos!

El podenco faraónico necesita bastante ejercicio todos los días; además, le encanta hacer deporte: puedes llevarlo contigo a correr, cuando vayas en bici, o de excursión al campo. ¿Conoces el canicross? El podenco faraónico es el compañero ideal para este deporte.

Su educación debe ser constante y firme, aunque no violenta. Si no se le educa como es debido, acabará asumiendo el papel de líder y podría llegar a ser incontrolable.

El cuidado estético y de higiene es muy sencillo, sólo necesita baños cuando esté realmente sucio y cepillados de vez en cuando para eliminar pelo muerto. Sí se recomienda revisar frecuentemente sus orejas y también sus patas después de hacer salidas al campo, por si ortigas o parásitos pudieran haber quedado atrapados.

La salud del podenco faraónico

La salud del podenco faraónico

Una de las grandes ventajas de las razas más puras es que suelen tener una buena salud. Cuanta más consaguinidad, es decir, más cruces con otras razas, más probabilidad hay de que sufran enfermedades congénitas. En el caso del podenco faraónico no existen enfermedades genéticas asociadas.

En lo que sí se debe ser cauto es a la hora de suministrarle medicamentos y antiparasitarios, ya que esta raza puede ser alérgica a ciertos químicos.

Por otra parte, al ser una raza acostumbrada al clima cálido (¡recuerda que sus ancestros provienen de Egipto), puede no llevar muy bien vivir en lugares fríos. Desde luego, nunca debe dormir al raso, ya que podría resfriarse.

Recuerda que es muy importante vacunar y desparasitar a todas las mascotas para darles la mejor calidad de vida posible y evitar enfermedades.

 

¿Conocías ya al podenco faraónico? ¿Te gustaría tener uno

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post