Sordera en perros o sordera canina

Sordera en perros o sordera canina: síntomas y tratamiento

La sordera en perros puede ser causada por un defecto genético, es lo que se llama sordera congénita, pero también puede quedarse sordo un perro en cualquier momento de su vida, debido a una infección o herida en el oído, o bien por la edad.

Se ha observado que la sordera canina congénita guarda relación con la pigmentación de los perros. Por ejemplo, en los dálmatas, el verdadero color de su pelo es el negro o marrón de las manchas. En ocasiones nacen perros sin pigmentos en los oídos; esta falta de pigmentos provoca una atrofia de las terminaciones nerviosas ya en las primeras semanas de vida del cachorro, dando como consecuencia una sordera irreversible. Al igual que en los humanos, hay varios tipos de sordera canina, esta puede ser unilateral (sólo de un oído) o bilateral (afecta a ambos oídos).

Todo sobre la sordera en los perros

sordera canina

(Foto via: mascobox)

Las sorderas congénitas caninas no necesitan tratamientos muy complejos ni especiales. Es importante tener cuidado con las quemaduras solares, como en cualquier otro perro, prestando especial atención a su nariz, a todo su cuerpo en caso de que sea un perro sin pelo o de pelo muy corto y claro. En estos casos, lo más recomendable es evitar las horas de sol más intenso en verano y protegerlos con crema solar.

Como sabrás, el oído también es el responsable del equilibrio. Los canes de orejas largas y colgantes corren más peligro de sufrir infecciones si su higiene no es la correcta, y con ello puede aparecer la sordera en estos perros. Cuando sienten molestias, tienden a sacudir violentamente la cabeza, rascarse las orejas compulsivamente y experimentar enrojecimientos e inflamaciones, incluso pus si la infección es grave. En ocasiones, estas dolencias afectan visiblemente a su equilibrio. Ignorar una molestia auditiva puede evolucionar a enfermedades más graves que provocan sordera en los perros, además de irritación crónica, problemas permanentes de equilibrio y coordinación, entre otros problemas.

Falta de reacciones normales ante sonidos o estímulos cotidianos o dificultad para detectar la procedencia de sonidos pueden ser señales de una sordera. A veces puede tratarse simplemente de una sordera temporal, causada por una infección o taponamiento, por lo que conviene mantener una buena higiene en los oídos de nuestras mascotas.

Si sospechas que tu perro está perdiendo audición, existen algunos métodos de comprobar su nivel de pérdida de oído. A partir de ahí, podemos acudir al veterinario a transmitirle nuestras impresiones. Por ejemplo, emite algún sonido que no produzca aire, vibración ni ningún otro estímulo que pueda ayudar al perro a detectarlo: llámale por su nombre desde otra habitación, enciende la tele, haz ruido en sus platos… cosas que generalmente sean de su interés.

Detectar la sordera en perros con el método BAER

detectar la sordera en perros

(Foto via: perros)

Al margen de las comprobaciones caseras que nos pueden dar una ligera idea de la capacidad auditiva de nuestro perro, la única prueba realmente efectiva para determinar la sordera canina es el test BAER.

Las siglas BAER significan Brainstem Auditory Evoked Response y el test consiste en una estimulación mediante electrodos que emiten sonidos, para así evaluar la actividad cerebral en respuesta a los estímulos recibidos. No es doloroso y se puede practicar incluso en cachorros, generalmente se puede hacer sin sedación.

Se testa cada oído por separado y el procedimiento no dura más de 10 o 15 minutos, dando resultados inmediatos y enteramente fiables.

Síntomas de la sordera en perros

Síntomas de la sordera en perros

Sí, algunos comportamientos son característicos de los perros con problemas auditivos. Por ejemplo, cuando una camada de cachorros juega, si uno de ellos es sordo, muy probablemente muerda con excesiva fuerza a sus hermanos sin ser consciente de ello, ya que no puede escuchar sus quejidos de dolor. Además, si está dormido, no responderá a las llamadas de la madre para mamar.

Cuando la sordera canina es unilateral, resulta bastante más difícil de detectar, ya que realmente el perro sí recibe suficientes estímulos sonoros para actuar con normalidad. Sólo la sordera bilateral se notan realmente comportamientos extraños.

También es cierto que un perro con sordera unilateral puede oír sonidos, pero quizás no detecte bien de dónde vienen y se muestre desorientado al intentar buscarlos. En ese caso, conviene observar si el perro se gira o se dirige hacia donde se produjo el sonido.

Los sonidos agudos son más difíciles de detectar para los perros, si tu perro sufre de sordera puedes llamarlo dando palmadas, por ejemplo, en lugar de con silbidos o por su nombre. El sonido de las palmadas es percibido como mucho más grave por tu perro y será mucho más fácil que lo localice. Otra opción es utilizar un silbato específico para el adiestramiento canino.

Detectar la sordera canina

como detecta el veterinario la sordera canina

(Foto via: animalmascota)

Como decíamos, después de estas pruebas caseras deberás acudir al veterinario para tener un diagnóstico detallado y fiable.

El veterinario averiguará qué zona es la afectada, si el oído interno, el medio o el externo, y si el problema es puramente auditivo o si es señal de otra enfermedad. Lo más seguro es que necesite anestesiar a tu perro para poder examinarlo en profundidad sin que se ponga nervioso. Algunas de las pruebas que puede realizar son radiografías, biopsias o pruebas de alergia e hipersensibilidad. A la hora de estudiar la sordera en perros, como ellos no nos pueden decir lo que oyen y no oyen, cuantas más pruebas se hagan, mejor.

Señales de problemas auditivos más habituales en perros

Es muy normal que un perro con molestias en los oídos sacuda la cabeza y se rasque mucho las orejas. Una de las causas puede ser que un cuerpo extraño se haya introducido en su canal auditivo. En este caso, hay que acudir al veterinario cuanto antes y, si se confirma que hay algo en su oído, lo extraerá.

La presencia de pus es señal de una infección auditiva, que causa mucho dolor y si no se controla puede terminar en una sordera canina. Para tratar esta infección habrá que aplicarle antibiótico, o tratamiento fungicida o antiinflamatorio, siempre recetado por el veterinario.

El cerumen negruzco puede también indicar un problema de ácaros en la oreja o el oído. También necesita tratamiento y es contagioso, así que ten cuidado si tienes otras mascotas.

Si hay inflamación en los oídos puede ser por algún golpe o las propias sacudidas de la cabeza del perro. También pueden aparecer irritaciones en las orejas.

Sordera en perros o sordera canina

(Foto via: pinterest)

¿Supone un problema grave la sordera en perros?

Al margen del defecto físico obvio, un perro sordo es tan normal como cualquier otro, tienen el mismo aspecto y el mismo comportamiento. Los perros sordos simplemente no pueden oír, por lo que necesitan otros estímulos que puedan detectar, pero son igual de alegres, juguetones y felices que los demás, llevarán una vida completamente normal.

Cuando una persona acaba de descubrir que su perro sufre sordera o planea adoptar un perro sordo, puede tener dificultades para hacerse a la idea de cuidarlo, pensando que será más complicado que cuidar a un perro que oye. Muchas personas desinformadas y prejuiciosas creen que los perros con problemas como la sordera desarrollan comportamientos inadecuados, agresividad, desobediencia… pero esto no es verdad.

Los problemas de conducta suceden en todo tipo de perros y son consecuencia de una mala educación, culpa de su dueño. Un perro sordo es igual de válido, cariñoso, fiel e inteligente que cualquier otro, y necesita las mismas dosis de amor y comprensión, además de una educación y adiestramiento correctos. Hecho esto, el perro no tendrá ningún tipo de problema de comportamiento, independientemente de su defecto físico.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post