Se puede bañar a un hámster

¿Se puede bañar a un hámster?

La higiene de nuestros animales es uno de los cuidados principales que, como tutores, nos debemos plantear. Por ello, quizás en tu caso te estés preguntando si se puede bañar a un hámster. Veamos lo que dicen los expertos.

¿Se puede bañar a un hámster?

Al igual que sucede con otras mascotas, los hámsteres requieren de unos cuidados específicos para mantenerse saludables. Entre ellos se encuentra el tener una buena higiene.

Al hablar de higiene, lo primero que se nos suele venir a la cabeza son los baños. Y aunque es mucho más que eso y hablaremos de ello más adelante, primero vamos a responder a vuestra duda: ¿se puede bañar a un hámster?

Técnicamente, la respuesta es sí, se puede bañar a un hámster. Por poder, se puede. Ahora bien, no es lo recomendado en absoluto.

Los profesionales explican que los baños en los hámsteres pueden hacer que estos roedores pierdan los aceites naturales y protectores de su piel, lo que conllevaría un alto riesgo para su salud.

Además, estos animalitos son nerviosos por naturaleza y no están acostumbrados al agua. Someterlos a un baño podría causarles unos niveles de estrés muy elevados.

Por último, los cambios de temperatura pueden ser muy perjudiciales para ellos. Si no se les seca bien, podrían enfermar gravemente.

Por todo ello y a no ser que sea estrictamente necesario porque le haya caído encima algo muy sucio que cubra gran parte de su cuerpo, no debes bañar a tu hámster con agua.

Se puede bañar a un hámster pero no es lo recomendable

Entonces, ¿cómo mantengo limpio a mi hámster?

Como comentábamos, la higiene de un animal es mucho más que su baño. Para que nuestras mascotas estén limpias también hay que cuidar su cuerpo de otras maneras y su entorno.

Dado que no se puede bañar a un hámster, la manera de mantenerlo limpio pasa por varios aspectos.

La jaula

Para empezar, la higiene de este roedor comienza con su jaula. Esta debe limpiarse con frecuencia para evitar la aparición de malos olores, hongos y parásitos.

Lo adecuado para ello es emplear agua, jabón y un cepillo pequeño de limpieza o una esponja que solo uses para esta tarea.

En primer lugar, coloca al animal en un lugar seguro mientras limpias su jaula. Saca todos los objetos del interior y retira, con ayuda de una pala o espátula, todo el sustrato, restos de comida y heces de la base.

Frota bien los barrotes para eliminar cualquier suciedad que esté pegada. Retira con agua todos los restos de jabón y seca bien la jaula.

Limpia también en profundidad los objetos del hámster. Tras ello, deja escurrir un poco la humedad al aire y termina de secarlos con papel de cocina absorbente. Por último, coloca de nuevo todo en su sitio.

Repite este proceso, a ser posible, una vez a la semana.

Toallitas húmedas

En caso de que algo (en pequeña cantidad) haya manchado el cuerpo de tu hámster, puedes emplear una toallita húmeda para mascotas para pasarla suavemente por la zona sucia.

Este tipo de toallitas se pueden adquirir en cualquier tienda de mascotas.

Baños de arena

Es muy conocido el baño de arena de las chinchillas, sin embargo, hay otros roedores, como ciertas razas de hámster a las que también se les puede ofrecer.

Para quienes desconozcan de qué se trata, el baño de arena consiste en llenar un recipiente (los hay exclusivamente para ello) con un tipo de arena especial (ojo, no vale cualquiera, tiene que ser arena para baño de roedores).

De esta forma se crea una pequeña bañera a la que el hámster puede entrar a revolcarse y eliminar de su pelaje restos de suciedad y exceso de aceite.

Como decimos, no todos los hámsteres disfrutan de ello. Dependerá de su raza y personalidad, pero, por ejemplo, el hámster enano o el hámster ruso sí que suelen disfrutarlo.

No es recomendable bañar a un hámster

Baño en seco

El baño en seco es una opción muy habitual entre las mascotas, pues a ninguna de ellas es aconsejable bañarla con agua con mucha frecuencia.

Para ello se emplea un tipo de champú específico, el champú en seco. Este se echa en el cuerpo del animal y no necesita agua para aclararse. 

El pelo queda limpio de manera efectiva y también elimina los malos olores. Eso sí, si decides usarlo, asegúrate de que sea exclusivo para roedores.

Una vez aplicado, cepilla suavemente el pelo de tu hámster para que el producto actúe correctamente.

Por último, queremos destacar una cuestión importante. Debes saber que a los hámsteres les gusta estar limpios. Por eso, dedican parte de su tiempo todos los días a asearse con sus propias patas delanteras.

Teniendo en cuenta este detalle, debes prestar mucha atención y estar muy alerta si notas que tu hámster descuida su higiene. Sin duda es síntoma de que algo no va bien.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × tres =