hámster ruso

Descubre uno de los roedores más populares, el hámster ruso

El hámster ruso es, quizás junto al dorado, el más popular y apreciado del mundo por los amantes de estos pequeños roedores. Es uno de los más fáciles de encontrar, por lo que si te estás planteando tener un hámster como mascota, el ruso es una de las mejores opciones a considerar. ¡Hablamos de ellos!

 

Características del hámster ruso

Características del hámster ruso

El hámster ruso es a menudo conocido con el de Campbell, pero la verdad es que, aunque tienen una similitud genética relevante, son dos razas diferentes. El ruso es más pequeño, mide entre 6 y 11 cm y pesa entre 30 y 50 gramos.

Tienen en las mejillas dos sacos, llamados abazones, en los que acumulan provisiones de comida; esto es muy útil cuando viven en el entorno salvaje, ya que les sirve para transportarla hasta su madriguera.

El pelaje del hámster ruso es abundante, suave y tupido. Existen varios colores en la raza: gris con una raya dorsal oscura, gris azulado y blanco con o sin línea dorsal. En los últimos años, debido a los cruces con hámsters campbell, han surgido nuevas tonalidades. El hámster ruso tiene la capacidad de cambiar el pelaje durante el invierno: se vuelve más espeso, para protegerse del frío, y blanco para camuflarse en la nieve.

Carácter del hámster ruso

Carácter del hámster ruso

Se trata de una raza dócil, pero quizás no sea la mejor opción si es la primera vez que vas a tener un hámster, ya que son muy inquietos y pequeños, lo que dificulta su manipulación.

Tienen un gran instinto territorial, por lo que hay que tener cuidado si vas a tener varios en la misma jaula. Lo mejor son las parejas mixtas, o bien un solo macho y varias hembras. ¡Nunca juntes a dos machos, pelearán a muerte! Por otra parte, si es la primera vez y te decides a tener un ruso, es mejor que sólo cojas uno para empezar. Además, así también evitarás camadas.

Al margen de todo esto, el hámster ruso es divertido, amable y cariñoso, y se adapta bien a la vida con humanos. Sin embargo, de vez en cuando se dan casos de hembras que comienzan a ser más agresivas según envejecen.

Cuidados del hámster ruso

Cuidados del hámster ruso

La dieta del hámster ruso es la habitual entre estos roedores: una base de semillas y cereales complementada con vegetales y frutas frescas. Lo ideal es que vayas alternando los vegetales para que su alimentación sea lo más equilibrada posible. ¡No te pases con la fruta! Mejor sólo un par de veces por semana, ya que no les conviene el exceso de azúcar; el hámster ruso es propenso a la diabetes.

Para crearles su hogar, lo mejor son las jaulas de metacrilato, terrarios o tuppers, ya que las jaulas de barrotes las suelen roer sin parar y pueden hacerse daño. Sin embargo, sí hay jaulas de barrotes que serán seguras, con barrotes horizontales y base lisa. De todos modos, no todos los hámsters tienen costumbre de roer. Procura que la jaula no sea muy alta o podrían caerse y matarse.

 

¿Te gustaría tener un hámster ruso? ¿Has tenido alguna vez?

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post