perro a la piscina

Llevar al perro a la piscina: ¿qué precauciones debo tomar?

Llevar a tu perro a la piscina contigo es una idea genial. ¿Te apetece darte un bañito con él y jugar juntos en el agua? Perfecto, ¡pero mejor toma estas precauciones para que tu día de piscineo sea redondo!

Consideraciones a tener en cuenta si llevas a tu perro a la piscina

Como no siempre tenemos la playa cerca y solo en algunas playas está permitida la presencia de perros, una buena opción ante el calor veraniego es la piscina. ¡Toma nota de estos consejos!

perro a la piscina

1. Infórmate sobre el nivel de cloro

La piscina en cuestión bien puede ser la nuestra propia, la de algún conocido o una piscina pública en la que dejen bañarse a los animales. Lo que debes saber es que los perros no toleran el cloro de la misma manera que lo podemos hacer nosotros.

Por ello, antes de que tu perro se meta en el agua, si no es una piscina adaptada para él, mejor asegúrate de que no tenga mucho cloro. ¡Tu perro podría sufrir una intoxicación o problemas en la piel!

2. Desparasitación y vacunas al día

Siempre hay que estar pendientes de la salud de nuestra mascota. Que esté desparasitado y que sus vacunas estén al día es esencial, pero si van a compartir espacio y agua con otros peludos, mejor que esté protegido y evitar cualquier tipo de contagio (enfermedades o parásitos).

3. No le obligues a entrar en el agua

Si tu perro no quiere entrar en la piscina, ¡no le obligues! Quizás necesite un tiempo para entender dónde se va a meter.

Eso sí, siempre puedes planteárselo como algo muy agradable: juega y muéstrale su pelota favorita en el agua y quizás le apetezca ir a buscarla.

perro a la piscina

4. Piscina con escalera ancha

La piscina en la que se bañe tu peludo debe tener una escalera o rampa por la que pueda salir cuando le apetezca. ¡Las escaleras rectas de metal que usamos nosotros a ellos no les sirven!

Si tu perro quiere salir del agua y no tiene por dónde, se empezará a agobiar causándole mucho estrés. ¡Ojo con esto, podría incluso llegar a ahogarse si no tiene ayuda!

5. Vigílalo siempre

No pierdas de vista nunca a tu perro mientras esté en el agua. Por mucho que tenga acceso a una salida, siempre pueden surgir algunos problemillas mientras esté nadando: calambres, sustos… En esos casos, ¡vas a tener que ayudarle!

Puedes facilitar un poco las cosas si le pones un chaleco salvavidas que lo mantenga siempre a flote.

Por otro lado, cuando estén fuera del agua también debes echarle un ojo, especialmente si hay desconocidos alrededor para que no los moleste.

6. ¡Protégelo del sol!

Si llevas a tu perro a la piscina, antes de que le dé el sol y sufra problemas en su piel, ¡protégelo! Hay protectores solares para perros que deben emplearse en aquellas zonas del cuerpo donde no tienen pelo que las cubra: orejas, abdomen, trufita…

Además, intenta que siempre tenga espacio para tumbarse a la sombra. ¡En los casos más extremos podría sufrir una insolación o un golpe de calor que acabe con su vida!

perro a la piscina

7. Haz que beba agua

No es necesario que beba cada 5 minutos, ¡pero no debes dejar que se deshidrate! El calor, el ejercicio… que tu perro esté mojado porque haya estado en la piscina nadando, no significa que esté correctamente hidratado. ¡Que no falte el agua fresca en su cuenco!

8. Después del día de piscina…

¡también hay que cuidarlo! Dale un baño de agua dulce a tu perrete para que se vaya de su pelo y de su piel todo el cloro. ¡No queremos que se intoxique si se lame!

Cuando lo hayas hecho, sécalo bien con una toalla suave. Presta especial atención a sus oídos, sobre todo si se trata de una raza de orejas largas. Si se quedan húmedas podrían atraer hongos que le causen una infección. Como es una zona delicada, mejor sécala con una gasa o algodón.

¡Con estos consejos disfrutarás de un gran día de piscina con tu peludo!

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post