Dermatitis acral por lamido en perros

Dermatitis acral por lamido en perros, ¿qué es y cómo se trata?

La dermatitis acral por lamido en perros también es conocida como furunculosis o granuloma acral. Se trata de una enfermedad crónica que hace que el perro no pueda dejar de lamerse y, por tanto, es difícil lograr curarla. ¿Crees que esto podría ser lo que le ocurre a tu perro? ¡Te explicamos todo lo que necesitas saber sobre esta patología!

 

Qué es la dermatitis acral por lamido en perros

Qué es la dermatitis acral por lamido en perros

Las causas que inician la dermatitis acral por lamido en perros pueden ser muy variadas, desde puro aburrimiento hasta una infección bacteriana o de parásitos de cualquier tipo (ácaros, hongos, insectos…). Se suele caracterizar por el lamido constante de la zona afectada, así como unas situaciones concretas muy típicas en el cuerpo del perro (lógicamente, nunca se da donde no llega a lamerse) y presencia de pioderma concomitante.

Hay ciertas razas que son más propensas a sufrir dermatitis acral, como:

Como ves, se trata de perros de raza grande, aunque este hecho no parece concluyente. Además, los perros que viven en una perrera o refugio con otros perros, o que sufren estrés, son más propensos a sufrir dermatitis acral.

 

Síntomas de la dermatitis acral por lamido en perros

Síntomas de la dermatitis acral por lamido en perros

Los síntomas no suelen ser fáciles de apreciar; la dermatitis acral se caracteriza por un lamido constante que poco a poco va ganando terreno. Esta insistencia produce llagas, úlceras, inflamación, pigmentación y pérdida de pelo, pero esto ocurre de medio a largo plazo. Por eso es complicado identificar la dermatitis acral por lamido en perros en una fase temprana.

Sin embargo, si lo sospechas, no dudes en acudir a un veterinario, ya que es importante identificar la enfermedad y poner tratamiento lo antes posible.

 

Tratamiento de la dermatitis acral por lamido en perros

Tratamiento de la dermatitis acral por lamido en perros

Es muy importante conocer la causa que ha provocado la dermatitis acral, ya que sólo se podrá erradicar poniendo solución a ese problema con un tratamiento específico. Es decir, el tratamiento variará en función de cuál sea la causa de esta dermatitis.

Además de utilizar los antibióticos o antiparasitarios que sean necesarios, es importante aplicar tratamientos para paliar las molestias y así intentar que el perro se lama lo menos posible. De todos modos, colocar un collar isabelino durante el proceso no está de más.

Si ya existen lesiones por el lamido continuo habrá que curar e higienizar la zona como sea apropiado y taparla, además de llevar un seguimiento exhaustivo de su evolución.

 

¿Crees que tu perro tiene dermatitis acral por lamido? ¡No esperes más y llévalo a que le hagan las pruebas!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post