Hernia umbilical en perros

Hernia umbilical en perros: qué es y cómo se trata

Si un día le estás rascando la barriguita a tu perrete y notas que tiene un bulto, podría tratarse de una hernia umbilical. Vamos a explicarte, a lo largo de este artículo, qué es la hernia umbilical en perros y cómo se trata.

Por qué se da la hernia umbilical en perros

Cuando nacen los perros, se corta el cordón umbilical que le ha mantenido unido a su madre y por el cual han recibido todos los nutrientes necesarios. De hecho, suele ser la propia perra quien corta con sus dientes dicho cordón.

Con el paso de los días, lo que queda de cordón irá cicatrizando, tanto por fuera como el lugar que ocupaba por dentro. Sin embargo, si el proceso de cicatrización no se produce correctamente, puede suceder que por esa zona salga grasa o se salga fuera de su sitio natural un órgano o una parte del mismo, causando esta hernia umbilical en perros.

Hernia umbilical en perros

¿Cómo identifico una hernia umbilical en perros?

Como hemos dicho, las hernias umbilicales son bultos en el estómago de tu perro, a la altura del ombligo.

Ese bulto puede ser de mayor o menor tamaño, pero al tacto es liso y suave.

Lo normal es que si presionamos un poco con el dedo, esa hernia se introduzca, es decir, se reduce. Aunque también puede pasar con algunas hernias que no se reduzcan y permanezcan en el exterior protegidas por la piel.

El problema de las hernias umbilicales en perros es cuando se corta el riego sanguíneo de la hernia. Esto puede provocar problemas dependiendo de lo que esté estrangulado.

Lo mejor es que si identificas ese bulto, acudas al veterinario, el cual con una palpación corroborará que se trata de hernia y podría hacer una ecografía para más información.

Hernia umbilical en perros causas

Las causas de la hernia umbilical en perros

Las causas de este problema suelen ser dos:

  • Una es la causa congénita, es decir, están desde el momento del nacimiento.
  • La otra puede ser un traumatismo o lesión sufrida en los primeros días de vida del perro.

¿Cuál es la solución ante una hernia umbilical en perros?

Afortunadamente, la hernia umbilical en perros se puede tratar sin que se ponga en riesgo la vida de tu peludito.

Eso sí, es importante que si notas ese bulto en su barriga, acudas a un veterinario para que te confirme que es una hernia. Según su estado y la edad de tu mascota, el tratamiento puede ser diferente:

  • Cuando se trata de un cachorro de menos de 6 meses cuya hernia es pequeña y no está afectando a ningún órgano, se esperará a que cumpla el medio año de vida con revisiones periódicas, ya que puede desaparecer por sí sola.
  • Si el perro ya tiene más de 6 meses y la hernia tiene un tamaño considerable, mientras que la salud del can no esté en riesgo se puede dejar, aunque vigilándola. Se podría operar por prevención o por estética, pero si el veterinario no lo ve necesario, tu perro puede librarse del quirófano.
  • En los casos más peligrosos, donde la hernia es grande y afecta a la salud del peludo, sí que será necesaria una operación. En ella, el profesional colocará dentro lo que estuviese causando el bulto y cerrará correctamente. Además, de esa manera observará si había órganos comprometidos y tomará las medidas necesarias.
Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Experta en contenido sobre mascotas y salud veterinaria, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.