Hernia discal en perros

Hernia discal en perros

La hernia discal en perros es una enfermedad de los discos invertebrales. Cuando un perro tiene inmovilidad o dificultad para caminar con sus patas traseras, la hernia discal es una de las causas más probables.

¿Sabes lo que es la hernia discal en perros? Es una compresión de la médula espinal debida a un desplazamiento o abultamiento. El resultado es cierto nivel de inmovilidad y mucho dolor. Puede deberse a un movimiento brusco, golpe o accidente, aunque algunas veces es resultado de ciertas características físicas naturales del perro; por ejemplo, los perros teckel tienen bastante propensión a la hernia discal por la estructura de su cuerpo.

Hay diferentes niveles de gravedad en la hernia discal en perros. Puede detectarse por falta de coordinación, dificultades para andar, como llevar patas a rastras o tener parálisis, o problemas a la hora de hacer sus necesidades.

Síntomas de la hernia discal en perros

Los síntomas más comunes que presentan los perros con hernia discal, son:

  • El síntoma principal de la hernia discal canina es el dolor, acompañado de inflamación. Para aliviar el dolor, el perro afectado tiende a arquear la espalda y bajar la cabeza.
  • Problemas a la hora de pisar con firmeza, mantener el equilibrio o desplazarse.
  • Pérdida de sensibilidad o incluso parálisis en la zona afectada.
  • Incontinencia urinaria y fecal o todo lo contrario, retenciones.
  • Disminución de la fuerza y de la masa muscular en la zona afectada

Síntomas de la hernia discal en perros

¿Cómo se diagnostica la hernia discal en perros?

 

Es muy importante que tu veterinario conozca muy bien el historial médico de tu mascota.

La detección de la hernia discal en perros se consigue a través del diagnóstico por imagen, es decir, radiografías de la columna vertebral. De esta manera se puede observar la variación de los espacios invertebrales, es decir, el desplazamiento que han sufrido los discos. Sin embargo, por las radiografías no se puede saber el nivel de daño que han sufrido los discos vertebrales; para eso se realiza una mielografía.

La mielografía permite ver con detalle la silueta de la médula espinal, dejando ver dónde se ha producido la compresión de la columna.

Cómo se diagnostica la hernia discal en perros

(Foto via: rehabilitacionveterinaria)

Otros métodos como la resonancia magnética o el TAC también pueden ayudar a diagnosticar la hernia discal en perros.

Todas estas pruebas se realizan con anestesia general.

Tipos de hernias discales

 

Las hernias discales en perros pueden ser de tres tipos diferentes:

  • Hernia discal en razas condrodistróficas: los perros de baja altura pero cuerpo largo, como el teckel, el caniche o el dandie dinmont terrier pueden sufrir hernias discales provocadas por las desventajas de su propia estructura ósea. Este tipo de hernia discal en perros se da en animales jóvenes de entre 2 y 5 años aproximadamente.
  • Las razas de perros más grandes como el bóxer, el labrador o el pastor alemán también pueden sufrir hernia discal, pero suele ocurrir en su etapa adulta, entre los 5 y los 12 años.
  • Hernias discales con causas ajenas a la raza o a la fisiología del perro. Extrusiones graves con mielomalacia progresiva. En algunos casos el perro puede quedar completamente inválido o incluso morir.

Tipos de hernias discales

(Foto via: frenchiemania)

Si observas cualquier anomalía en el comportamiento o motricidad de tu mascota no dudes en acudir al veterinario lo antes posible. Cuanto antes se realice el diagnóstico de la hernia discal en perros, más fácil será su curación. ¡Es muy importante que nuestros amigos peludos tengan una buena calidad de vida!

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post