Dermatitis seborreica en perros

Dermatitis seborreica en perros, ¿qué es?

La dermatitis seborreica en perros es un trastorno de la piel algo molesto, pero tiene tratamiento, así que si es el caso de tu perro no debes preocuparte en exceso. Si crees que tu perro podría tener dermatitis seborreica, lee este artículo y sal de duda. Te lo contamos todo sobre esta enfermedad.

 

Tipos de dermatitis seborreica en perros

La dermatitis seborreica en perros es un trastorno de la piel que produce un fallo en la queratinización, la formación de tejidos. Además, un mal funcionamiento de las glándulas sebáceas y la síntesis de lípidos.

Pero no todas las dermatitis son iguales, hay diferentes tipos:

  • Dermatitis seca: produce una descamación excesiva en la piel. Se da en razas como el setter o el pastor alemán, entre otras.
  • Dermatitis oleosa: la piel se descama pero se queda agarrada a los pelos y la piel, ya que estos producen un exceso de grasa. Se suele dar en razas como el shar pei, el cocker spaniel o el basset hound.
  • Dermatitis seborreica: además de exceso de sebo, se produce una irritación e inflamación de la piel.

La dermatitis seborreica en perros puede ser genética, puede nacer el perro con el trastorno, o bien puede ser consecuencia de una patología, como por ejemplo presencia de parásitos, problemas nutricionales, endocrinos o alergias.

Síntomas de la dermatitis seborreica en perros

Síntomas de la dermatitis seborreica en perros

Un perro con dermatitis seborreica presenta mucha descamación en la piel, placas grandes de escamas, grasa en la piel. Generalmente afecta a zonas como las orejas, la cara, entre los dedos, región periocular, perianal o el lomo.

También es habitual la inflamación y rojeces en la piel, además de un olor característico como a rancio.

¿Tiene tu perro estos síntomas? ¡Ve al veterinario a pedir un diagnóstico!

Tratamiento de la dermatitis seborreica en perros

Tratamiento de la dermatitis seborreica en perros

El tratamiento de la dermatitis seborreica en perros depende de si es seca u oleosa. En el primer caso, es necesario bañar semanalmente al perro en azufre y ácido salicílico y peróxido de benzoilo o sulfuro de selenio en caso de que sea oleosa.

Si la dermatitis es genética, se suele administrar por vía oral retinoides y es necesario combatir las infecciones paralelas y suplementar la dieta con ácidos grasos omega 3. Si es consecuencia de problemas de salud o parásitos, para acabar con la dermatitis seborreica en perros es necesario identificar este problema principal y erradicarlo.

 

La dermatitis seborreica en perros puede llegar a ser muy molesta, aunque no es peligrosa, tu perro necesita tratamiento. ¡Ve al veterinario cuanto antes o no podrá recuperar su bienestar!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post