Conjuntivitis en el hámster

Conjuntivitis en el hámster

Conocer las necesidades de un animal que vas a adoptar como mascota es esencial para proporcionarle todo lo que requiere para estar sano y feliz. Sin embargo, también es importante que conozcas cuáles son las enfermedades que les pueden afectar. Por ejemplo, ¿sabes que se puede dar la conjuntivitis en el hámster?

La salud del hámster

La esperanza de vida del hámster es corta. No obstante, para poder disfrutar de este animal lo máximo posible, hay que cuidarlo bien y eso implica atender cualquier dolencia que pueda sufrir.

Normalmente, las enfermedades de los hámsteres suelen estar relacionadas con el descuido de sus rutinas, tanto en lo referente a su alimentación, limpieza de su entorno o su aseo.

Estos roedores pueden verse afectados por patologías similares a las que sufren los humanos, pero también por algunas propias. Por ejemplo, las que afectan a su salud dental porque sus dientes no dejan nunca de crecer.

Conjuntivitis en el hámster

La conjuntivitis es una infección o inflamación de la membrana transparente que se encuentra entre el globo ocular y el párpado.

Causas de la conjuntivitis en hámster

Las causas que pueden provocar la conjuntivitis en el hámster son variadas.

Entre los muchos microorganismos que pueden afectar a su mucosa se encuentran los Micrococis, Staphylococcus y Bacillus.

Pero además de esto, también puede darse por heridas a causa de golpes, peleas o mordeduras, poca higiene en su jaula, irritación debido al polvo o las virutas de su lecho o por una reacción negativa ante una sustancia química.

Síntomas de la conjuntivitis en el hámster

Aunque la conjuntivitis, a priori, no es una afección grave, debe ser tratada a tiempo para evitar cualquier complicación. Por ejemplo, si no se pone remedio a algunas de sus causas, podría acabar produciendo ceguera al hámster.

Por ese motivo, debes prestar mucha atención a los síntomas que presente el animal. Entre dichas señales están:

  • Tonalidad rojiza en los bordes del globo ocular.
  • Ojos llorosos.
  • Párpados pegados a causa de la infección.
  • Hinchazón.

Tratamiento para la conjuntivitis en el hámster

En caso de detectar conjuntivitis en el hámster, lo ideal es que acudas con tu mascota a un centro veterinario, ya que posiblemente va a necesitar un tratamiento a base de antibióticos y otras gotas oculares para aliviar la inflamación.

Además de esto, tanto para tratarla como para evitar la conjuntivitis, es importante limpiar los ojos del hámster con frecuencia.

Tratamiento para la conjuntivitis en el hámster

Para ello, necesitarás gasas estériles, suero fisiológico, agua tibia o infusión de manzanilla filtrada y que no esté caliente.

Tendrás que usar una gasa por ojo, empezando primero por uno para eliminar todas las legañas y luego pasando al otro con una nueva gasa.

Es relevante que sujetes al hámster con delicadeza y que te sientes en el suelo. Así, si trata de escapar y cae, no lo hará desde gran altura.

Cómo prevenir la conjuntivitis en el hámster

Como hemos mencionado, una de las maneras de prevenir la conjuntivitis en el hámster es limpiar sus ojos con frecuencia.

Esto es esencial porque cuando estos animales duermen, producen un líquido que les permite mantener húmedos sus ojos. Sin embargo, cuando esa sustancia gotea hacia fuera, se seca y puede llegar a impedir a los roedores levantar los párpados.

Pero además, hay otras cuestiones importantes que no se deben descuidar:

  • La jaula del hámster debe estar limpia, sobre todo el punto reservado para su descanso.
  • Se debe elegir un sustrato que no se deshaga en polvo o que se pueda introducir en sus ojos. Por este motivo, muchos profesionales recomiendan los lechos a base de maíz, puesto que no son tóxicos, absorben bien la orina y no desprenden pequeñas partículas.
  • No hay que introducir más de un ejemplar en una misma jaula si esta es muy pequeña. Recordemos que otro de los motivos de la conjuntivitis en el hámster son las peleas y las heridas. Al no sobre poblar los espacios, eso se podría evitar.

Ahora ya sabes que si tienes un hámster en casa, entre las rutinas de sus cuidados deberás introducir la protección de sus ojos.

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Trece − siete =