El síndrome de Wobbler en perros

El síndrome de Wobbler en perros

El síndrome de Wobbler en perros, también llamado espondilomielopatía cervical (CSM), es una enfermedad cervical que consiste en la compresión de la médula espinal y las terminaciones nerviosas de los perros. Esto conlleva problemas neurológicos y mucho dolor.

En qué consiste el síndrome de Wobbler en perros

En qué consiste el síndrome de Wobbler en perros

Los perros afectados por el síndrome de Wobbler muestran un tambaleo claro al caminar (Wobbler, del inglés “wobble”). El disco intervertebral puede desplazarse o tener una malformación, y esto comprime la columna. El caso de compresión es más común en perros mayores de 3 años.

La causa suele ser un exceso de proteínas, calcio o calorías, aunque también es a menudo una consecuencia de un crecimiento demasiado rápido.

La desviación de los discos es frecuente en los perros doberman, mientras que la malformación ósea se ve más a menudo en perros grandes y gigantes.

El dobermann pinscher, el gran danés, el basset hound, el rottweiler o el perro lobo irlandés son propensos a sufrir el síndrome de Wobbler en perros.

Síntomas del síndrome de Wobbler en perros

Síntomas del síndrome de Wobbler en perros

El síndrome de Wobbler en perros suele dar las siguientes señales:

  • Tambaleo al caminar
  • Rigidez y dolor de cuello
  • Debilidad general
  • Debilidad en las patas, que dificulta el apoyo y entorpece el caminar
  • Parálisis parcial o completa
  • Pérdida de tono muscular
  • Uñas desgastadas al caminar de forma irregular
  • Dificultad para levantarse cuando está acostado
  • Crecimiento anormal de las patas

Para diagnosticar el síndrome de Wobbler en perros es necesario un análisis de sangre, de orina y de electrolitos, así como diversas pruebas de diagnóstico por imagen.

Tratamiento del síndrome de Wobbler en perros

Tratamiento del síndrome de Wobbler en perros

El tratamiento depende de la gravedad de cada caso. Puede ser posible operar, o bien tratar en clínica. Es importante que los perros que no pueden caminar sean colocados en una superficie blanda y movidos cada ciertas horas para evitar úlceras. Para evitar que tengan que levantarse a hacer sus necesidades, se puede colocar un catéter.

La cirugía suele ser exitosa hasta en un 80% de los casos, pero existen riesgos debido a la manipulación de los nervios del cuello. Los perros operados tienen el ejercicio restringido durante varios meses, además de adecuar la dieta a su situación y necesitan seguimiento veterinario.

 

¿Conocías el síndrome de Wobbler en perros?

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post