hiperestesia en gatos

Hiperestesia en gatos: ¿qué es?

Sabemos que el aseo es muy importante para los felinos, pero ese comportamiento debe ser moderado. Cuando se vuelve compulsivo, podría ser el reflejo de que tu mascota esté sufriendo el síndrome de hiperestesia en gatos.

Hiperestesia en gatos: ¿qué es?

La hiperestesia felina es un síndrome poco común en estos animales, pero no están exentos de padecerlo. Supone una alteración del sistema neuromuscular, el cual provoca un aumento anormal en la sensibilidad de la piel.

Puede darse en gatos de cualquier edad sin importar su raza.  No obstante, una característica usual es que suele observarse en felinos que son muy nerviosos o con altos niveles de estrés.

Causas de la hiperestesia en gatos

El desencadenante de este síndrome no está 100% confirmado por los expertos, pero suele asociarse al estrés o a un trastorno obsesivo-compulsivo. Otros profesionales afirman que podría estar relacionado con la epilepsia, pues en ocasiones, el animal sufre convulsiones durante los episodios.

Esta patología podría accionarse por problemas con las actividades eléctricas que se dan a nivel cerebral y que son las encargadas de controlar el comportamiento depredador, las emociones y el aseo.

Algunos estudios han revelado que los felinos que padecen hiperestesia, tienen lesiones en la columna, que son las que causan o contribuyen a provocar molestias en esta zona.

qué es la hiperestesia en gatos

Síntomas de la hiperestesia felina

Lo cierto es que los síntomas se pueden notar con cierta facilidad en algunos ejemplares, sin embargo, en otros no tanto. Por ello es esencial el papel de su tutor, para que esté atento a los signos:

  • Cuando se dan estos episodios, el gato sufre espasmos musculares en el lomo.
  • El animal se lame repetidamente el área del lomo y de la cola.
  • Debido a ello, pueden aparecer heridas en la zona.
  • Su piel se ondula desde el hombro hasta la cola.
  • Mueven la cola rápida y agresivamente.
  • Sus pupilas se dilatan.

Padecer una de estas crisis solo dura unos segundos o pocos minutos y, luego, el gato sale corriendo como si alguien lo persiguiese. Otras señales que pueden alertar al propietario del gato son:

  • Convulsiones durante o después del ataque.
  • Los gatos actúan como si algo les estuviese atacando el lomo, por lo que se lamen en exceso, se pueden morder e, incluso, arrancar el pelo.

Es un trastorno bastante desesperante para el animal, aunque dure poco tiempo.

Diagnóstico de la hiperestesia felina

El diagnóstico de la enfermedad se obtiene mediante pruebas que descarten otro tipo de enfermedades que causan síntomas y comportamientos similares.

Algunas de esas patologías podrían ser los parásitos, dolores musculoesqueléticos o problemas dermatológicos.

Es esencial que si detectas cualquiera de los síntomas mencionados que pueden indicar hiperestesia en gatos, acudas con tu mascota a un centro veterinario. El profesional procederá a realizar un examen general del animal, mientras observa y hace preguntas sobre su comportamiento.

En cuanto a las pruebas a realizar, normalmente se incluye un hemograma, analítica de hormonas tiroideas y bioquímica.

También es importante investigar si padece dermatitis alérgica y otros problemas de piel, así como problemas que causen dolor en su columna, articulaciones o músculos, como podría ser el caso de traumatismos o tumores.

diagnóstico de la hiperestesia en gatos

Tratamiento de la hiperestesia felina

La hiperestesia felina no tiene cura como tal y su tratamiento se basa en una reducción del estrés y cambiar las pautas ambientales del gato.

Para ello, será esencial seguir algunas pautas que den al gato un entorno tranquilo y saludable. Entre dichas pautas, se encuentran las que siguen:

  • Proporcionar un correcto enriquecimiento ambiental para el gato.
  • Puede ser recomendable el uso de feromonas en gatos para su relajación.
  • Si el felino padece ansiedad por separación, esta debe ser tratada para acostumbrarlo a tus ausencias.
  • Dedica tiempo a jugar todos los días con tu gato.
  • Si hay más de una mascota en casa, entonces hay que separar las zonas de cada animal. Los gatos son muy territoriales y no llevan nada bien que ocupen su espacio.
  • Proporciónale catnip o hierba gatera.
  • No anules sus instintos felinos.
  • Mantén una rutina diaria: alimentación a la misma hora, aseo, agua fresca y limpieza de su arenero.
  • No intentes manipular al gato si él no quiere ser molestado.
  • Proporciónale rascadores de varios tipos.

En ocasiones, el veterinario puede recomendar algún tipo de tratamiento para reducir la ansiedad, pero eso solo será decisión del profesional. Nunca mediques a tu mascota por tu cuenta.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × tres =