Hipotermia en gatos

Hipotermia en gatos: Causas, síntomas, tratamiento

La hipotermia en gatos puede llegar a ser realmente peligrosa, incluso acabar con sus vidas. Por eso, si tienes un gato es muy importante que estés informado sobre las causas de la hipotermia felina, así como aprender a reconocer la hipotermia si tu gato la tiene y cómo actuar para salvarle. Hablamos de ello.

 

Causas de la hipotermia en gatos

Causas de la hipotermia en gatos
(Foto via: misanimales)

La hipotermia, en cualquier especie, es una reducción drástica de la temperatura corporal; en estado de hipotermia, el cuerpo no es capaz de mantener su propio calor y restablecer la temperatura habitual.

Como es lógico, una causa de la hipotermia en gatos es la exposición prolongada a temperaturas muy bajas, y con más razón si el gato está mojado.

Pero esta no es la única causa: tu gato puede sufrir hipotermia también en paralelo a otras enfermedades o problemas, como shocks, infecciones, malnutrición… Incluso a veces como reacción a una sedación o anestesia en una intervención quirúrgica. De hecho, la hipotermia es uno de los principales problemas asociados a la cirugía en los gatos.

 

Síntomas de la hipotermia en gatos

Síntomas de la hipotermia en gatos
(Foto via: dondevive)

¿Cómo se puede reconocer la hipotermia en gatos? Si tu gato ha estado expuesto a una temperatura muy fría durante largo tiempo, ¡atento a su comportamiento! Seguro que se mostrará debilitado, aletargado, tendrá escalofríos y dificultad para respirar.

También puede ocurrir si tu gato es anciano o, recuerda, si está enfermo. Si tienes sospechas de que tu gato está pasando por una hipotermia, ¡tienes que actuar cuanto antes! Necesita ayuda para recuperar el calor, si no se la das, podría incluso entrar en coma y morir de frío.

 

Qué hacer ante la hipotermia en gatos

Síntomas de la hipotermia en gatos

Si tu gato tiene hipotermia, ¡necesita calor urgente! Pero no conviene someterle a un cambio de temperatura muy brusco, habrá que ir subiendo su temperatura corporal poco a poco.

Envuelve a tu gato en una manta y cógelo en brazos para darle tu calor. Si está mojado, puedes secarlo, aunque es incluso mejor darle un baño caliente para que vaya recuperando calor y después secarlo.

Cuando tu gato esté estabilizado, ¡ve al veterinario! Una hipotermia no puede quedarse en un tratamiento con mantitas en casa, necesita atención médica. Si el estado es grave, es posible que incluso necesite fluidoterapia interna.

 

Como ya sabes, es mejor prevenir que curar. Para evitar que tu gato sufra hipotermia, ten cuidado de mantenerlo siempre alejado del frío, especialmente en invierno. Si tienes cualquier duda, ¡consulta a tu veterinario!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post