Hiperestesia felina

Hiperestesia felina: Causas, síntomas, tratamiento

Los gatos se caracterizan por ser animales realmente limpios, pero en raras ocasiones este afán por la higiene se vuelve compulsivo, haciendo que el gato llegue incluso a hacerse heridas. A veces, este comportamiento se debe a que el gato tiene hiperestesia felina. ¡Te contamos lo que es!

 

Qué es la hiperestesia felina

Qué es la hiperestesia felina
(Foto via: mascotaking)

Se trata de una alteración del sistema neuromuscular, muy poco habitual en gatos. Provoca que la piel del lomo se levante, lo cual es una situación desesperante para el animal, que cree constantemente que tiene algo en la espalda o que alguien le persigue. Se lame y se muerde compulsivamente intentando escapar de ese extraño imaginario; la hiperestesia felina se da en episodios de unos minutos de duración.

Esta enfermedad también se conoce popularmente como síndrome del gato nervioso o de la piel ondulante, así como neurodermatitis y neuritis.

Aún no se sabe con certeza cuál es la causa de la hiperestesia felina, pero se cree que puede estar relacionada con el estrés, la epilepsia y enfermedades de la piel, como infecciones o picaduras de insectos.

 

Síntomas de la hiperestesia felina

Síntomas de la hiperestesia felina
(Foto via: hola)

El principal síntoma de la hiperestesia felina es un insistente, incluso compulsivo rascado de la zona afectada; a veces el gato incluso se muerde desesperadamente, produciéndose heridas. Esto va unido a pérdida de pelo por el roce constante y también es muy probable que cambie su carácter y se muestre más nervioso y reacio a las caricias.

Cuando un gato tiene hiperestesia, es normal que corra nervioso por la casa, intentando huir de una persecución que realmente no existe. A veces se vuelven asustadizos e incluso sus pupilas se dilatan.

 

Cómo tratar la hiperestesia felina

Cómo tratar la hiperestesia felina

No existe un tratamiento específico para los gatos con hiperestesia. Lo mejor es propiciarles un ambiente acogedor y tranquilo, sin estímulos que puedan provocar estrés al gato.

Además, en caso de que se haya producido heridas habrá que curárselas e intentar que no se haga más. En casos graves puede ser necesario dar calmantes al gato para intentar evitar que vuelva a herirse durante los episodios de hiperestesia.

 

Este trastorno no es realmente habitual, pero si crees que tu gato está en riesgo de sufrir hiperestesia felina, no esperes más y acude al veterinario.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post