Qué errores no debes cometer al alimentar a un perro

¿Qué errores no debes cometer al alimentar a un perro?

Ya sea por falta de conocimiento, por pereza o porque lo hacemos sin darnos cuenta, existen algunos errores que cometemos a la hora de alimentar a un perro, ¡y marcan una gran diferencia! En este post te enseñamos cuáles son los errores más comunes que cometemos y cómo evitarlos.

Errores a la hora de alimentar a un perro

Errores a la hora de alimentar a un perro

Sin darnos cuenta, podemos cometer faltas al alimentar a nuestro perro, y esto puede repercutir en su salud. Los fallos más habituales en la alimentación canina son:

Dejar la comida a la intemperie

Es muy habitual eso de “bueno, si es para el perro, ¿qué más da?”. No, no da igual. Si eres de los que tienen en la cabeza la idea de que a los perros les da igual comer comida sucia, o que no es malo que lo hagan… deshazte de esa idea.

Sí, a tu perro le da igual que la comida esté sucia, se la va a comer igual, pero eso no significa que sea buena para su salud. La comida a la intemperie acumula bacterias y humedad, que pueden hacer que tu mascota enferme. ¡Sé cuidadoso con su comida como lo eres con la tuya! Cierra bien el saco de pienso y guárdalo en un sitio adecuado; si le das comida húmeda, guárdala en la nevera una vez abierta.

Dejar los restos de comida en su plato

A veces los perros no se terminan la ración de comida que les ponemos. Si la dejas en el plato y en el suelo, acumulará polvo o incluso roedores o insectos.  Además, a la siguiente comida, ya no estará fresco.

Lo mejor es que devuelvas al saco el pienso que no se ha comido, o guardes la comida húmeda en un tupper bien cerrado en la nevera.

No lavar nunca el plato

¿Tú comerías siempre en el mismo plato sin lavarlo? ¡Pues a tu perro tampoco le gusta. Los restos de comida se pueden descomponer, coger polvo… ¡Y si no lo limpias tu perro se lo comerá! Este es un error que cometemos mucho al alimentar a un perro, pero ¡es muy importante lavar el plato!

Friégalo cada vez que termine de comer, o como mínimo una vez al día, igual que lavas los tuyos: con detergente y agua, preferiblemente caliente.

Atención a la fecha de caducidad

De nuevo volvemos a la base de los errores a la hora de alimentar a un perro: no todo vale. Por el hecho de que sea un perro no tiene por qué comer comida en estado dudoso. La fecha de caducidad, la mayoría de las veces en realidad es de consumo preferente, es decir, no pasa nada si han pasado unos días; siempre y cuando el alimento esté bien, puedes dárselo. ¡Pero nunca si ha pasado mucho desde la fecha o si tiene mal aspecto!

Presta especial atención a la caducidad de los alimentos húmedos, tienen menor duración que los secos. El pienso seco tiene un margen de utilización más amplio y seguramente termines el saco antes de que llegue la fecha, ¡pero no olvides prestarle atención!

Como has visto, estos fallos a la hora de alimentar a un perro hacen referencia a las costumbres de higiene y de alimentación como tal, pero… ¿qué otras cosas debes tener en cuenta para alimentar a tu mascota de la forma más adecuada? ¿Sabes cómo elegir el alimento ideal para tu perro?

Cómo alimentar a tu perro de la forma más adecuada

Cómo alimentar a tu perro de la forma más adecuada

(Foto via: mimascotayyo)

A la hora de elegir la dieta de tu perro, existen ciertas consideraciones a las que tienes que prestar atención, ¡estamos seguros de que quieres lo mejor para tu peludo!

  • ¡Cuidado con las raciones! Adecúa las cantidades de comida a tu perro, ten en cuenta su actividad física y estilo de vida, así como su peso y tamaño. Algunos perros tienden a desarrollar sobrepeso y hay que tener cuidado.
  • No compres más de lo que vayas a gastar. Está bien tener reservas, ¡pero no te pases o se estropeará! Por ejemplo, no tiene sentido comprar 3 sacos de pienso de golpe si sólo tienes un Yorkshire, que come poquito.
  • Elige un pienso de calidad, aunque sea algo más caro. Las opciones más económicas suelen ser de baja calidad y escasas en nutrientes.
  • Esto parece obvio, pero… ¡No olvides darle de comer todos los días! No dejes que pase hambre; además de la molestia lógica que esto supone, puede acarrear problemas de nutrición y además alterar su comportamiento.
  • Intenta evitar darle restos de tu propia comida, le aportan más grasas que nutrientes.
  • No le des premios sin motivo. Si por él fuera, ¡estaría comiéndolas todo el día! Pero procura ofrecérselas con mesura y siempre con un motivo. Además de ser bueno para su salud, también fomentarás un buen comportamiento. ¡Recuerda! Golosinas para perros ¡si! pero con moderación.
  • El pienso húmedo está bien, pero es mejor que no sea la base de su alimentación, porque tiene más grasas. El consumo de pienso húmedo, mejor que sea ocasional, alternado con pienso seco.
  • Haz caso al veterinario, no des de comer cosas que te haya contraindicado, ni mucho menos alimentos tóxicos para perros.
  • Compra un pienso especialmente pensado para las necesidades de tu perro; por ejemplo, si es cachorro, no le des comida de adulto o viceversa, ni le des de razas grandes si es pequeño.

 

¡Recuerda que alimentar a un perro bien es la base de su salud! Busca lo mejor para él y asegúrate de satisfacer sus necesidades específicas.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post