Cómo cuidar las uñas del gato

Cómo cuidar las uñas del gato

Si tienes gato en casa te habrás dado cuenta de lo importante que son sus uñas para él… ¡Y posiblemente también las habrás sentido en tu piel! Sin embargo, aunque no sea una situación agradable para ti, debes ayudarle a protegerlas, pues para tu mascota son esenciales. Te contamos cómo cuidar las uñas del gato.

¿Por qué son importantes las uñas para tu gato?

Que el felino saque sus uñas es una función totalmente natural para él, pues estas les ayudan en diferentes aspectos:

  • Les dan la posibilidad de defenderse.
  • Les ayudan a escalar.
  • Son esenciales para rascarse.
  • Las uñas de los gatos les ayudan a estirarse para tonificar sus músculos.
  • También las usan para liberar estrés.
  • Les ayudan a marcar su territorio.

Por todo ello, se puede concluir que las uñas de los gatos son un elemento fundamental en su día a día y debemos cuidarlas como se merecen para evitar que crezcan en exceso, nos hagan daño a nosotros y a sí mismos.

Cómo cuidar las uñas del gato

Las uñas de los felinos, al igual que las de las personas, no dejan de crecer.

En el caso de los gatos que viven en el exterior, aprovechan las superficies rugosas que encuentran en la naturaleza para limarlas. Sin embargo, los gatos domésticos no tienen esa facilidad. Por ello, veamos cómo cuidar las uñas del gato.

Pon a su disposición rascadores

Los rascadores para gatos son más que un elemento de entretenimiento para el animal.

Rascadores para cuidar las uñas del gato

  • Al clavar las uñas en el rascador, tu mascota se agarra bien al mismo y logra estirar su cuerpo, fortaleciendo sus músculos y ayudándole a ejercitarse.
  • Además, si el rascador cuenta con varios pisos, le servirá como zona de descanso.
  • Si tiene elementos colgantes, este objeto será mucho más divertido para él.
  • Por último, en lo que a las uñas se refiere, el rascador le va a permitir limarlas, manteniéndolas mucho más saludables.

Cortar las uñas

Si el limado de uñas con el rascador no es suficiente, habrá que proceder a cortarlas, más o menos, cada 2 o 3 semanas.

Piensa que las uñas de los gatos son retráctiles. Es decir, no están expuestas de manera constante como las de los perros, sino que las “recogen” y las sacan cuando las necesitan. Eso implica que no las vayan gastando de manera natural cuando caminan.

Lo mejor es acostumbrar al felino a esta tarea desde cachorro para que no se convierta en algo traumático para él.

Para ello, deberás utilizar unas tijeras adecuadas para el corte de uñas en mascotas.

Cuidar las uñas del gato cortándolas es una tarea sencilla si el animal se deja y se tiene la paciencia y destreza suficiente. Los pasos básicos son:

  • Sujetar al gato con firmeza, pero sin agobiarlo. Lo ideal es que una persona lo agarre y otra corte.
  • Presionar las almohadillas de tu mascota suavemente para que las uñas salgan.
  • Cortar con las tijeras adecuadas solo la punta de las uñas, antes de llegar a la zona rosa de las mismas. Esa zona posee ese color porque en su interior tiene una vena, la cual si cortases, provocaría mucho sangrado y dolor al animal.

Por supuesto, en caso de no verte capaz, lo ideal es que optes por la ayuda de un profesional en peluquería felina.

Cómo cuidar las uñas del gato cortándolas

Alimentación e hidratación

Proporcionar una correcta alimentación e hidratación a tu mascota es esencial para que este tenga una salud óptima en general. Eso incluye la apariencia de su pelaje o la fortaleza de sus uñas, por ejemplo.

Debido a ello, para cuidar las uñas del gato, asegúrate de alimentar adecuadamente a tu felino y hacer que beba agua.

Lo que nunca debes hacer: la desungulación

Sabemos que las uñas de los gatos pueden causar destrozos en los muebles de tu hogar o herir la piel de los niños o de cualquier persona que vive con ellos. Como consecuencia de esto, algunas personas piensan que lo mejor es optar por hacer desaparecer esta parte del cuerpo tan esencial para el animal.

Ese procedimiento se llama desungulación y es un grave error que nadie debería cometer.

La desungulación es una intervención quirúrgica a través de la cual se extirpan las uñas del animal para que estas no vuelvan a crecer. ¿Cómo se logra esto? Amputando su tercera falange, es decir, extirpándole el hueso que soporta cada una de las uñas. En definitiva, realizando una mutilación.

Es un proceso muy doloroso para el animal tras la intervención, además de que se le estaría privando de su capacidad e instinto natural de cazar, trepar o defenderse.

Todo ello desembocaría en malestar y ansiedad en el animal y nada justifica causarle tanto daño.

Por ello, lo mejor es respetar que las conserven y, simplemente, cuidar las uñas del gato de la manera más adecuada.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × dos =