Desungulación en gatos

Desungulación en gatos: ¿qué es y cómo les afecta?

Si tienes un gato como mascota, quizás lo único que no te agrade tanto de él es cuando se enfada y sus uñas acaban pasando con poco cariño por alguna zona de tu cuerpo. Algunas personas no lo toleran y optan por la desungulación en gatos, una práctica muy polémica. ¿Aún no sabes en qué cosiste? ¡Te lo explicamos!

¿Qué es la desungulación en gatos?

La desungulación en gatos se trata de una operación quirúrgica que se realiza bajo anestesia general.

Se cree erróneamente que esta intervención lo que hace es extraer únicamente las uñas del gato. No obstante, el objetivo es amputar la última falange de sus dedos, por lo que se convierte en una mutilación de sus patitas.

Los dedos de los gatos: ¿cómo son?

Para que entendáis mejor en qué consiste esta práctica, os explicamos con mayor detalle cómo son los dedos de los gatos.

Los dedos de los gatos se forman por tres falanges (huesos) y dos articulaciones ubicadas entre los mismos. Estas les sirven para proteger los huesos del roce que se produce durante el movimiento. Además, también cuentan con nervios y vasos sanguíneos que permite la sensibilidad, así como la correcta oxigenación de los tejidos de sus patas.

Por su parte, las uñas de los gatos empiezan a nacer a partir de la última falange, contando con un sistema retráctil. Esto es lo que les permite recoger sus garras y solo sacarlas cuando les hace falta.

qué es la desungulación en gatos

Explicado esto, ¿en qué consiste la desungulación? Pues bien, durante esta intervención lo que se hace es amputar la última de las falanges de las patas del gato para evitar así que sus uñas vuelvan a crecer. 

Por ese motivo, hay que evitar la idea completamente errónea de que se trata de una extracción de las uñas, pues realmente consiste en una mutilación que extirpa las garras, eliminando así parte ósea y articular, nervios y vasos sanguíneos.

La práctica de la desungulación en gatos suscita muchísima polémica entre propietarios y veterinarios. Por desgracia, es una intervención que se ha puesto muy de moda.

Aun así, son muchas las políticas que luchan por el bienestar animal y que ya han prohibido legalmente que esto se lleve a cabo en algunos países, como Australia o Reino Unido.

Consecuencias de la desungulación en gatos

La desungulación en gatos acarrea muchas consecuencias negativas en la salud física y emocional de los felinos. 

  • Para empezar, la intervención se realiza bajo anestesia general y tiene los mismos riesgos que cualquier otra hecha de esta manera.
  • Conlleva una recuperación incómoda y dolorosa.
  • Las uñas dan confianza a los felinos, pues sobre todo las sacan en los momentos en los que se sienten amenazados. Por lo tanto, les dejaríamos indefensos.
  • Esta mutilación les impide caminar y correr con seguridad.

En la naturaleza, los gatos salvajes no podrían sobrevivir sin sus uñas. No solo les sirven para protegerse, sino también para cazar y alimentarse, escalar verticalmente, desplazarse mejor y escarbar.

Hay que tener en cuenta que el organismo del animal es un todo y que, por tanto, cada parte desempeña una función específica. Por ello, las uñas no se deben ver como algo opcional o descartable.

Sin sus uñas, un gato no puede desarrollarse plenamente, pues les estaríamos privando de algo que forma parte de su propia naturaleza.

Además, cuando se lleva a cabo la desungulación en gatos, muchos de ellos caen en el sedentarismo, puesto que ya no pueden arañar o atrapar, además de que ya no podrán moverse con el mismo equilibrio y seguridad al no tener sus garras.

Todo ello puede desembocar en la obesidad del gato, así como en problemas con la ansiedad, el estrés o la agresividad.

Consecuencias de la desungulación en gatos

Alternativas a la desungulación

Es cierto que los arañazos felinos no son agradables, ni en nosotros mismos ni en nuestros muebles. No obstante, no es necesario llegar a una práctica tan horrorosa y perjudicial para el animal para ponerle solución a esto.

Las uñas felinas no dejan de crecer constantemente, por lo que es esencial que el animal las desgaste y afile. Esto no es solo por necesidad, sino que forma parte de su forma de ser.

Por tanto, como propietarios de gatos, debemos ser nosotros quienes le facilitemos la tarea a estas mascotas.

Rascadores

El uso de rascadores para gatos es el principal método para ello. A ser posible, pon en casa varios de diferentes tipos para que siempre tengan cerca uno.

Los rascadores son mucho más que un juguete para ellos. Les permiten afilar sus uñas, clavarlas para liberar estrés y les ayudan a estirarse y ejercitarse.

Alternativas a la desungulación en gatos

Cortar las uñas al gato

Además de los rascadores, siempre puedes cortar las uñas de tu gato para que tengan una longitud ideal. Eso sí, es fundamentar que para ello tengas en cuenta ciertas pautas muy importantes.

Tienes que saber que dentro de las uñas, a partir de cierto punto, existe una vena. Por tanto, no puedes cortar nunca más allá de la punta, puesto que de pasarte y cortar la vena, le provocarás a tu gato un dolor intenso, además de mucho sangrado.

Por otro lado, para esta tarea deberías acostumbrar al gato desde pequeño y usar unas tijeras apropiadas para ello. Esto te facilitará muchísimo las cosas.

Si no te sientes con la suficiente confianza para hacerlo, acude a un centro veterinario o a una tienda de higiene de mascotas.

Ahí encontrarás a profesionales muy capacitados para esta labor que la realizarán en pocos minutos y con total seguridad.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce + 15 =