Te hablamos de los síntomas de leishmaniasis canina

Te hablamos de los síntomas de leishmaniasis canina

Los síntomas de leishmaniasis canina pueden ser muy variados. La leishmaniasis en perros es una enfermedad provocada por un parásito protozoo que se contagia a través de la picadura del mosquito Flebotomus.

Tras el contagio, en función de la resistencia del perro se pueden dar dos tipos de leishmaniasis, una cutánea, y otra más grave, llamada visceral. Se trata de una enfermedad muy grave y de fácil propagación, por eso lo mejor es la prevención. Sin embargo, a veces el contagio es inevitable, ¡te contamos cómo reconocerlo!

 

Síntomas de leishmaniasis en perros

Síntomas de leishmaniasis en perros
(Foto via: bekiamascotas)

Lo primero que debes saber sobre los síntomas de leishmaniasis es que pueden tardar meses o incluso años en aparecer. La enfermedad tarda bastante en incubarse y comienza dando síntomas sólo a nivel cutáneo y luego afecta a  todos los órganos.

Es una zoonosis, lo que significa que se puede contagiar de una especie a otra. ¡Sí, también a los humanos! Así que no sólo es la salud de tu perro la que está en juego, sino también la de tu familia.

 

Síntomas de leishmaniasis a nivel cutáneo

  • Hiperqueratosis: la piel se pone dura, se descama, agrieta y decolora.
  • Alopecia: el pelo se cae, y el que permanece es quebradizo y muy débil.
  • Úlceras en la piel.
  • Uñas demasiado largas (crecimiento anormal) o muy frágiles.

En los casos más graves de leishmaniasis la cosa no queda ahí, sino que además empiezan a aparecer síntomas internos.

Síntomas de leishmaniasis en perros
(Foto via: bekiamascotas)

Síntomas de leishmaniasis visceral

Cuando los síntomas de leishmaniasis en perros empiezan a afectar a los órganos internos, esto es lo que suele ocurrir:

  • Pérdida de peso exagerada.
  • Pérdida de apetito (anorexia, el perro se niega a comer).
  • Diarrea.
  • Heces alquitranadas (poco frecuente).
  • Vómitos.
  • Hemorragia nasal.
  • Poca resistencia al ejercicio.
  • Linfadenopatía: inflamación de los ganglios linfáticos, se da en un 90 % de los casos.
  • Insuficiencia renal.
  • Neuralgia.
  • Fiebre.
  • Dolor muscular y articular.

 

Tratamiento de la leishmaniasis en perros

Tratamiento de la leishmaniasis en perros

La leishmaniasis es muy complicada de tratar, se somete al perro a un tratamiento largo y complejo en el que además casi nunca se consigue curar la enfermedad. Hay excepciones en las que sí, pero lo habitual es que sólo se consigan aliviar los síntomas para que pueda llevar una vida normal. Eliminar por completo la infección es casi imposible y con mucha frecuencia se dan recaídas.

Por eso, lo más importante de todo es la prevención. Hoy en día existen en el mercado diferentes métodos, desde la vacuna hasta pipetas y collares repelentes del mosquito Flebotomus. ¡Pregunta a tu veterinario!

En época de riesgo (entre el final de la primavera y el inicio del otoño) procura evitar pasear a tu mascota al atardecer, ya que estos mosquitos salen cuando anochece. Mantente alejado de zonas rurales lo máximo posible.

En todos lados puede haber mosquitos de esta especie, pero son más habituales en zonas de clima húmedo y temperaturas altas, como pueden ser la costa de Levante o la de Andalucía.

 

¡La leishamaniasis puede matar a tu perro! O, como mínimo, condenarle de por vida a seguir un tratamiento médico. ¡Intenta prevenir el contagio lo máximo posible!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post