Sabías que tu hámster puede ser caníbal

¿Sabías que tu hámster puede ser caníbal?

Aunque algunos comportamientos de nuestras mascotas nos suelen resultar bastante divertidos, hay otros que son muy desconcertantes e, incluso, que nos pueden horrorizar. Por ejemplo, ¿sabías que tu hámster puede llegar a ser caníbal?

Los hámsteres como mascotas

El hámster es uno de los animales más elegidos como mascotas.

Requieren de cuidados, pero estos no son complejos. No necesitan gran espacio para vivir más allá de una jaula amplia y cuando tienen confianza con nosotros, podemos acariciarles y mimarles con cariño. Incluso a veces, parece que nos comprenden y se relacionan con nosotros de manera sensible.

Y sí, los hámsteres pueden mostrar una alta sensibilidad, pero este hecho no siempre es muy positivo. Esto es así porque el estrés en hámsteres es muy común y puede provocar en ellos comportamientos muy desagradables, como puede ser el canibalismo.

Por qué un hámster puede ser caníbal

¿Por qué un hámster puede ser caníbal?

En el hecho de que un hámster se convierta en caníbal y acabe comiéndose a sus propias crías influyen varios factores.

Antes de ahondar en las razones aclaremos que lo normal es que sean las hembras las que se coman a otros de su especie, concretamente sus propios hijos.  Dicho esto, veamos los motivos más usuales.

Crías débiles

Uno de los motivos que empujan a un hámster a comerse a sus hijos es identificar a uno de ellos como débil. En ese caso, la madre lo etiquetará como una carga y no solo no le alimentará, sino que puede que acabe con su vida, pensando en el bien del resto.

Sí, lo habitual es creer que simplemente le repudiaría, pero hay que tener presente que muchas veces el canibalismo se da por escasez de alimento. Por ello, el hámster muestra su pragmatismo comiéndose a la cría para aprovechar sus nutrientes.

Camada extensa

Cuando un hámster hembra da a luz a una camada demasiado extensa y sabe que los recursos para alimentar a sus hijos son limitados, entiende que también hay que limitar el número de bocas a alimentar.

Estrés

Como indicamos anteriormente, los hámsteres son animales muy sensibles, por lo que el estrés en el que se puede ver inmersa la madre es otro de los motivos que pueden convertir a ese hámster en caníbal.

Bien sea por verse rodeada de pequeñas crías demandantes o, además de esto, estar en alerta por un posible ataque de depredador o bajo la atenta mirada de los humanos.

Recordemos que en la naturaleza estos roedores son presas fáciles de muchos animales, por lo que el miedo es lo que les mantiene vivos. Sin embargo, también puede ser lo que les lleve a sufrir unos niveles de estrés tan altos que se traduzcan en conductas psicópatas.

Carencia de vitamina B3

Unos estudios realizados por científicos belgas han aclarado que la carencia de vitamina B3 y la necesidad imperiosa de ingerirla es otro de los motivos que pueden hacer que las madres se coman a sus hijos, ya que estos les pueden aportar esos nutrientes.

De hecho, en occidente, los hámsteres salvajes se encuentran en peligro de extinción y no por depredadores. La razón es que los cambios de su hábitat les están impidiendo encontrar los alimentos que necesitan y eso deriva en falta de nutrientes.

Este canibalismo es tan pragmático que algunas de las hembras estudiadas apilan los cuerpos de sus crías junto a sus reservas de maíz, como si un alimento más se tratase.

Entendemos que todo lo explicado sobre las posibilidades de que un hámster se convierta en caníbal es terrible a nuestros ojos. No obstante, hay que tener presente que los animales se mueven por instinto y buscan la máxima supervivencia de la especie.

El estrés y la falta de nutrientes pueden convertir a un hámster en caníbal

Otros comportamientos extraños de los hámsteres

Sin duda, que un hámster sea caníbal es un hecho bastante sorprendente. Aun así, hay otros comportamientos en ellos que también pueden considerarse “psicóticos”.

Por ejemplo, hay algunos de estos roedores que comienzan a caminar de manera constante y sin detenerse. Esto lo hacen siguiendo un recorrido cíclico que puede ser en círculos o de un lado para otro.

Dicho comportamiento compulsivo, que podemos considerar obsesivo, se trata de una estereotipia de recorrido y suele estar relacionado con una necesidad de espacio.

Comentado todo lo anterior, no hay que olvidar que también hay muchas curiosidades del hámster positivas y que, a pesar de algunos comportamientos que nos puedan parecer antinaturales, siguen siendo mascotas increíbles.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × dos =