por qué mi perro se orina cuando me ve

¿Por qué mi perro se orina cuando me ve?

“Mi perro se orina cuando me ve. ¿Por qué sucede esto?”. Es más común de lo que muchos se piensan, pero pasa. Especialmente cuando se trata de un perro cachorro. Te contamos cuál es el motivo fundamental por el que esto sucede y cuáles son las medidas que puedes tomar.

Los perros se emocionan al vernos

Llegar a casa sabiendo que tenemos a nuestro peludito esperándonos, mejora cualquier mal día. Pero, a la vez, para nuestra mascota, nuestra vuelta también es motivo de alegría.

Los perros se emocionan cuando nos ven llegar por diferentes razones.

motivos de por qué mi perro se orina cuando me ve

Una de ellas es que se sienten aliviados de vernos entrar de nuevo en casa, especialmente si se trata de un animal que fue abandonado o que sufre ansiedad por separación.

Otra, por ejemplo, es que al vernos aparecer se activa en su cerebro el área de recompensa, pues saben que somos nosotros quienes les proporcionamos lo necesario para vivir.

Pero claro, ¿qué está pasando si mi perro se orina cuando me ve? Pues que esa emoción es tan grande que hasta pierden el control de sus esfínteres.

Sí, tal cual, como lo lees.

Que tu perro se orine cuando te ve llegar está relacionado con la gran emoción que le causa tu vuelta.

Si decíamos al principio que es muy común especialmente entre cachorros, es porque a ellos ya de por sí les cuesta más controlar la vejiga siendo tan pequeños.

Pero, ¿y si el perro es ya adulto? El detonante es el mismo: la emoción.

Sin embargo, es probable que en su caso haya un problema mayor detrás, como es la ya mencionada ansiedad por separación.

También puede ser que no la padezca, pero el animal pasa tanto tiempo solo y aburrido, que cuando llega su humano recibe todos los estímulos de golpe y no puede controlarse.

Qué puedo hacer si mi perro se orina cuando me ve

El momento del saludo entre perros es todo un ritual muy importante para ellos.

Los perros también nos saludan a nosotros y también es un momento relevante, pero si tu perro se orina cuando te ve, entonces está claro que hay que tomar medidas.

En la mayoría de ocasiones, la emoción que lleva al peludo a hacerse pipí cuando llegas a casa se ve incrementada con la emoción que tú le pones a tu llegada.

qué hago si mi perro se orina cuando me ve

Saludos efusivos, abrazos, besos, saltos, caricias… no digamos que esté fatal, pero en este caso no conviene darle mucha efusividad al momento.

Si mi perro se orina cuando me ve entrar en casa, lo mejor es saludarlo al llegar, como mucho, con una breve caricia.

Cuando ya hayan pasado unos minutos, tu perro se haya calmado y haya asimilado que estás con él, puedes llamarlo para que se acerque a ti.

Si viene demasiado excitado, oblígale a calmarse con alguna orden que conozca, como “quieto” o “sentado”. Y recuerda que cuanto más nervioso esté el perro, más calma debes mostrar tú.

Cuando ya haya pasado un buen rato desde tu llegada y el perro esté completamente relajado, es que puedes dedicarle algunas caricias y juegos.

En definitiva, la clave estará en rebajar tu propia efusividad en el momento de la llegada para normalizarla.

Del mismo modo, también es recomendable no darle importancia a las despedidas. Eso solo incrementa el sentimiento de soledad de la mascota, creando problemas como la ansiedad y como la emoción desmedida a tu vuelta.

El miedo, otro motivo por el que puede orinarse cuando te ve llegar

En algunas ocasiones, si el perro en su pasado fue maltratado, puede suceder que el motivo de esa orina sea el miedo o la sumisión.

A pesar de que contigo tenga una buena relación (fundamental para ponerle fin al problema) el trauma puede estar tan arraigado que le cueste superarlo.

En estos casos, lo ideal es que por unos momentos ignores al perro, simplemente limítate a recoger el orín sin hacerle mucho caso.

Entendemos que esto te resulte difícil, pero piensa que si le muestras cariño pensará que es una actitud normal y le costará corregirla. Por el contrario, si le regañas, más miedo y sumisión sentirá y será peor.

Sea este el motivo o simplemente la emoción desmedida, para corregir la situación será necesario un tiempo de adaptación.

Además, todas las medidas a tomar deben ser seguidas no solo por ti, sino por todas las personas que vivan contigo.

Pero si ves que pasan los meses y tu mascota sigue haciéndose pipí siendo ya adulto cuando llegas a casa, consulta con un especialista en comportamiento canino.

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

catorce − siete =