Todo sobre las garrapatas en perros

Todo sobre las garrapatas en perros

Las garrapatas en perros son uno de los parásitos externos más comunes que encontraremos en nuestras mascotas. A pesar de ser frecuente, que un perro coja garrapatas puede ser realmente peligroso, especialmente si son muchas a la vez. Además de chuparle la sangre e irritar su piel, pueden transmitir enfermedades.

¡Que no cunda el pánico! En este artículo encontrarás todo lo que necesitas saber sobre las garrapatas en perros, desde cómo identificarlas hasta cómo tratarlas y evitarlas. ¡No te lo pierdas!

Identificar las garrapatas en perros

Identificar las garrapatas en perros
(Foto via: uncomo)

Las garrapatas son arácnidos parásitos que se adhieren a la piel de los perros para alimentarse de su sangre. Hay muchas especies diferentes de garrapatas, y se clasifican en dos grupos: duras y blandas.

  • Dentro del grupo de las garrapatas duras (Ixodidae), destacan las especies Amblyomma, Dermacentor, Haemaphysalir, Hyalomma, Ixodes y Rhipicehpahlus. La última de todas es la más frecuente, está presente en todos los continentes del mundo y es muy abundante.
    ¿Cómo identificarlas? Este tipo de garrapatas tienen una especie de escudo dorsal duro al tacto, como una coraza. En los machos cubre todo el cuerpo, mientras que en las hembras sólo ocupa la parte más cercana a la cabeza.
  • Dentro de las garrapatas blandas (Argasidae), la más habitual es la especie Otobius megnini. Estos no tienen caparazón dorsal y no hay forma de distinguir su sexo a simple vista. Suelen elegir la zona de las orejas para instalarse.

Todas las garrapatas siguen las mismas etapas vitales: salen del huevo y se denominan larvas, luego ninfas y adulta s. Necesitan alimentarse de sangre durante todas las etapas de su vida, por lo que ya desde el mismo momento de su nacimiento buscarán un perro en el que hospedarse.

Las larvas y las ninfas suelen escoger la zona del lomo, mientras que las adultas buscan zonas de piel más fina en las que cueste menos esfuerzo obtener la sangre: entre los dedos de los pies, las orejas o el cuello.

Cómo son las picaduras de garrapatas en perros

Cómo son las picaduras de garrapatas en perros
(Foto via: misanimales)

Aunque es posible que a tu perro le ataquen las garrapatas en cualquier momento del año, en las épocas frías es mucho menos probable, ya que estos parásitos suelen hibernar. Las épocas de mayor riesgo son las cálidas, desde el inicio de la primavera hasta el inicio del otoño.

Las garrapatas no son animales voladores ni tampoco pueden saltar, por lo que en la naturaleza viven a ras de suelo. Sus zonas favoritas son las que tienen vegetación, desde el campo y los bosques hasta un parque de barrio cualquiera o tu propio jardín de casa. Cuando tu perro va paseando y una garrapata decide que tu peludo es su hotel ideal, sube a él por sus patas y va reptando hasta encontrar el lugar ideal para instalarse.

Síntomas de garrapatas en perros

Síntomas de garrapatas en perros
(Foto via: ateuves)

¿Cómo saber si tu perro tiene garrapatas? Como hemos dicho, las garrapatas adultas prefieren las zonas de piel fina, ya que así les resulta más fácil alimentarse. Para buscarlas, inspecciona:

  • Cuello
  • Orejas tanto por dentro, como por detrás y entre los pliegues)
  • Barriga
  • Ingles
  • Zona perianal
  • Cualquier otra zona que tu perro no llegue a rascarse

El parásito, una vez se instala, ocasiona una herida a través de la cual se alimentará. Esta hemorragia es fácilmente reconocible. ¡Pero la cosa no queda ahí! Además de chupar sangre, las garrapatas introducen en la herida su saliva; esta contiene toxinas y  agentes anticoagulantes, antiinflamatorios y analgésicos, que al entrar en el organismo de tu mascota, reducen su capacidad de defenderse. En otras palabras, las garrapatas en perros, en casos graves, pueden llegar a provocar parálisis e intoxicación. Y sí, una infestación grande de garrapatas podría matar a tu perro.

Antes de encontrar la hemorragia y la garrapata, el primer síntoma que te mostrará garrapatas en tu perro es el picor constante. ¡No parará de rascarse!

Así se alimentan las garrapatas de la sangre de tu perro

Las garrapatas Ixodidae se alimentan en dos fases: en la primera fase, que dura una semana, pueden llegar a multiplicar por diez su tamaño. La segunda fase dura sólo de 12 a 24 horas, pero el parásito puede aumentar su peso hasta 50 veces. ¡Increíble!

Por otro lado, las garrapatas de la familia Argasidae sólo se alimentan una vez, aumentando hasta el cuádruple de su peso inicial.

Las garrapatas duras suelen permanecer en un mismo cuerpo más tiempo que las blandas.

 Enfermedades que transmiten las garrapatas

Enfermedades que transmiten las garrapatas

Las garrapatas en perros pueden suponer un gran peligro de contraer enfermedades como:

  • Enfermedad de Lyme: la transmiten las garrapatas duras. Produce inflamación articular, fiebre, falta de apetito, problemas renales…
  • Anaplasmosis: fiebre alta, diarrea, vómitos, parálisis, falta de apetito…
  • Babesiosis: anemia, ictericia, fiebre.
  • Hepatozoonosis: hipertermia, anemia, poliuria y problemas de motricidad.
  • Anemia, sobre todo si el perro tiene múltiples garrapatas.
  • Parálisis producida por las toxinas de la saliva del parásito. Empieza pasados unos días de la picadura como una flojera generalizada, pero puede acabar en parálisis total si no se trata a tiempo.

Cómo retirar las garrapatas a un perro

Cómo retirar las garrapatas a un perro
(Foto via: elpopular)

Puedes comenzar por pasar por el cuerpo de tu perro un peine para pulgas; así eliminarás las garrapatas que aún no se hayan adherido a su piel.

Si tu perro ya tiene a la garrapata adherida a su cuerpo y le ha picado, todo dependerá de la cantidad que encuentres. Si tiene entre una y tres, no corre gran peligro y puedes retirarlas tú mismo, pero si tiene más, lo mejor es acudir al veterinario, ya que podría necesitar un tratamiento específico.

Cuando localices una garrapata, toma unas pinzas y agárrala con cuidado de no romperla, cuanto más cerca de la cabeza, mejor. Tira de ella con cuidado hacia arriba. No lo hagas hacia los lados ni aprietes demasiado, si partes la garrapata en dos aumentarás el riesgo de infección. Al retirar la garrapata por completo hay que desinfectar la herida cuanto antes.

Acude a tu veterinario, especialmente si has encontrado varias, para que pueda inspeccionarle bien y comprobar si se le ha transmitido alguna enfermedad.

Cómo prevenir las garrapatas

Cómo prevenir las garrapatas
(Foto via: euroresidentes)

Sí, hay ciertas medidas que puedes y debes tomar para prevenir las garrapatas en perros. Desparasitar a tu mascota con la frecuencia apropiada es muy importante. Encontrarás estos productos en diferentes formatos, desde pipetas hasta collares, sprays e incluso champús antiparásitos.

Además, ten especial cuidado a la hora de elegir los lugares que frecuentas con tu perro en las épocas de mayor riesgo. En parques y otras zonas verdes puede haber multitud de garrapatas. Si no las puedes evitar, o si quieres asegurarte de que tu perro no coge garrapatas, te aconsejamos que te hagas con un peine para pulgas e inspecciones a tu perro en busca de parásitos después de cada paseo.

Si optas por bañar a tu perro con champú antiparasitario, puedes multiplicar su efecto repelente mezclándolo con vinagre de manzana a partes iguales.

Recuerda, si tienes cualquier duda o si observas síntomas de malestar o enfermedad, ¡acude cuanto antes al veterinario! Y en el día a día, haz todo lo posible para prevenir las garrapatas en perros.

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post