estrés en cobayas

Estrés en cobayas: causas, síntomas y cómo evitarlo

Las cobayas son mascotas fantásticas tanto para pequeños como adultos. Como cualquier animal, necesitan de ciertos cuidados para estar sanas, pero también evitarles ciertas situaciones que le causen malestar. Te hablamos del estrés en cobayas, qué lo produce y cómo puedes ayudar a tu cobaya para que no se sienta estresada.

¿Qué produce el estrés en cobayas?

Las cobayas y los roedores en general (ten en cuenta esto también si tienes un hámster como mascota), son bastante susceptibles a sufrir estrés.

qué provoca el estrés en cobayas

Esto se debe a que, en la naturaleza, estos animalitos son el objetivo de muchísimos depredadores. Por ello, su “radar” de alerta se activa con muchísima facilidad.

Y sí, es cierto que estando en casa la realidad es otra para ellos, puesto que normalmente están libres de peligros. Sin embargo, esa características se puede activar a la mínima y hacer que se estrese con facilidad.

Veamos qué puede causar el estrés en cobayas.

Los cambios

Las cobayas son animales de rutinas, por lo que los cambios no los llevan del todo bien.

Por ejemplo, si tras la limpieza de su jaula mueves sus cosas de lugar, le puede molestar y estresarse. Ella ya estará hecha a saber dónde debe hacer sus necesidades, dónde está su refugio…

Aunque no hayas hecho grandes cambios, puede no gustarle. ¡Mejor vuelve a dejar todo en su lugar!

Los ruidos y el trato brusco

Las cobayas son asustadizas de forma general, y con las personas suelen serlo de primeras, hasta que nos ganamos su confianza.

Por eso, que nuestro contacto con la cobaya vaya precedido de gritos o que intentemos agarrarlas con las manos con brusquedad, estresará muchísimo al animal.

los movimientos bruscos pueden provocar estrés en cobayas

Del mismo modo debemos ser cuidadosos a la hora de transportarlas, especialmente cuando las llevemos en un transportín andando o este lo metamos en un vehículo.

Por otro lado, también debemos evitar otro tipo de sonidos muy estridentes, como la música muy alta.

La soledad

En su hábitat natural, las cobayas van en conjunto. Es muy raro ver a una cobaya sola. Por eso, no llevan bien la soledad.

Esto puede hacer que tu cobaya esté triste y que se estrese.

Una compañera cobaya en su jaula hará que reduzca sus niveles de estrés, pero también es importante la atención y el cariño que le propicie su dueño.

¡Interactúa con tu cobaya todos los días!

Falta de higiene

La falta de limpieza, tanto en sí misma como en su entorno, puede hacer que tu cobaya se estrese.

Recuerda que entre los trucos para mantener a tu cobaya limpia, están el limpiar su jaula con regularidad (una vez a la semana), cambiando su lecho y desinfectando bien todos sus elementos (con productos como el jabón neutro o el vinagre) para evitar que la suciedad y los malos olores se impregnen en ella.

También, por supuesto, hay que cepillarles el pelo para eliminar suciedad. Además, esa actividad te puede ayudar a detectar problemas de piel o parásitos. Porque, por supuesto, la cobaya también debe estar desparasitada.

Otro consejo para mantener a tu cobaya limpia, sana y evitarle estrés es limarle las uñas de vez en cuando. Estas no crecen mucho, pero al ser puntiagudas pueden llegar a molestarles.

Los baños no son recomendables con frecuencia, así que hazlo solo cuando esté verdaderamente sucia.

Falta de juegos y ejercicios

Si quieres que tu cobaya esté sana física y mentalmente, recuerda que debe jugar y hacer ejercicio todos los días.

la falta de ejercicio provoca estrés en cobayas

Para ello, introduce en su jaula elementos que le permitan ejercitarse, como escaleras para moverse entre diferentes niveles.

Pero también saca de la jaula al animal todos los días para que corra en libertad por una habitación de casa que, previamente, hayas liberado de peligros.

Síntomas del estrés en cobayas

Vistas las causas que pueden llevar a una cobaya a estresarse, quizás ahora te plantees si es por eso por lo que notabas a tu mascota rara últimamente.

Quizás encuentres la respuesta revisando los síntomas principales que presenta una cobaya estresada.

Problemas digestivos, como la diarrea

El estrés afectará al organismo de tu mascota, haciendo que aparezcan problemas digestivos como la diarrea en cobayas.

Se muestra agresiva o se irrita con facilidad

Este es un síntoma de estrés muy común en otros animales también… ¡hasta en las personas!

Por normal general, las cobayas solo actúan con agresividad en algunos casos extremos en los que se sienten muy amenazadas. Sin embargo, si en un momento muy normal, intentas interactuar con ella y reacciona agresivamente, quizás sea que está estresada.

Caída de pelo y problemas de piel

El estrés en las cobayas puede producir que su pelo se caiga en abundancia, así como la aparición de diferentes problemas en su piel y enfermedades relacionadas con ello, como la sarna.

Estereotipias

Las estereotipias son movimientos repetitivos sin ningún fin determinado.

En el caso de las cobayas, lamerse es muy común en ellas porque es su forma de asearse. Sin embargo, un lamido repetitivo y excesivo puede ser síntoma de estrés.

Por desgracia, cualquiera de estos síntomas podría serlo, no solo de estrés, sino de otras patologías del animal.

Además, ya de por sí el estrés debilita el sistema inmune del animal, lo que la hace más propensa a sufrir otras enfermedades.

Por ello, ante la más mínima señal extraña que detectes en su salud o comportamiento, visita a tu veterinario para que le haga un chequeo a tu mascota.

cómo evitar el estrés en cobayas

¿Qué puedo hacer si quiero evitar el estrés en mi cobaya?

Conociendo aquellas cosas que estresan a las cobayas, no es complicado deducir qué cosas podemos tener en cuenta si queremos evitar el estrés en cobayas.

Las más importantes serían:

  • Visita al veterinario: no solo para descartar cualquier enfermedad, también para desparasitar a tu cobaya y recibir consejos concretos sobre sus cuidados si esta presenta algún problema.
  • Mantén a tu cobaya y a su entorno limpios.
  • Cuida su alimentación.
  • Evita los cambios en su rutina y en su entorno.
  • Ofrécele un ambiente tranquilo.
  • Trátala con mucho cuidado.
  • Interactúa con ella.
  • Sácala de la jaula todos los días para que se ejercite.
  • Dentro de lo posible, intenta tener dos cobayas en lugar de solo una para que se sienta acompañada.
Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 + 9 =