educar a un conejo es posible

¿Es posible educar a un conejo?

Mucho se habla de la educación canina o felina, pero hoy en día hay otros animalitos que también han cobrado un papel importante como mascotas en las familias. Por ejemplo, es el caso de los conejos. Si tienes uno de ellos en casa o estás planeando su llegada, quizás te preguntes “¿se puede educar a un conejo?”. La respuesta realmente es sí y en este artículo te daremos algunas pautas.

Antes de empezar a educar a un conejo

Antes de comenzar a dedicar tiempo a la educación de tu conejo, debes tener claros varios aspectos.

lo que debes saber antes de educar a un conejo

1. Un conejo no es un perro

Y decimos perro por poner un ejemplo, pero vale gato también o tortuga, o cualquier otro animal.

No esperes que tu conejo aprenda con la misma rapidez y capacidad que otra mascota. No son el mismo animal y su cerebro no funciona de la misma manera.

Podrás educar a tu conejo en ciertos aspectos, pero recuerda que cada mascota tiene sus características propias.

2. Ármate de paciencia

La educación de los animales lleva su tiempo, pero quizás, en el caso de los conejos, tengas que tirar de un extra de paciencia.

Esto es así porque son animales muy miedosos, a los que les cuesta confiar. Es muy importante que tu conejo se sienta seguro contigo. De lo contrario, educarle va a ser realmente complicado.

3. Refuerzo positivo

¡Esto siempre! Los gritos y los castigos son el peor método para la educación. Nunca los emplees.

Trata con cariño y delicadeza a tu mascota, pero, además, debes incentivarle con recompensas.

4. Habrá conejos a los que les cueste más que a otros

Por ejemplo, un conejito joven al que has cuidado con amor desde que era casi recién nacido, le costará posiblemente menos que a un conejo mayor o uno que haya sido maltratado.

consejos para educar a un conejo

Consejos para educar a un conejo

Para educar a un conejo, hay que seguir una serie de pautas básicas.

Además de emplear el refuerzo positivo, como decíamos antes, estas pautas son:

1. Elegir el lugar correcto para su entrenamiento

Cuando vayas a educar a tu conejo, lo ideal es que lo saques de la jaula y establezcas una zona segura para hacerlo.

Esa zona debe estar libre de obstáculos y elementos que el animal pueda roer. Especialmente, aquellos que podrían poner en peligro su vida, como los cables.

Dicha zona debe estar delimitada. A medida que la educación de conejo avance, el área puede ir ampliándose.

2. Emplea un clicker

Un clicker es un objeto destinado al entrenamiento de animales (también se usa con los perros).

A los conejos les será más sencillo aprender si usas su sonido.

Para utilizarlo, cada vez que vayas a premiar a tu conejo por haber realizado una acción, usa el clicker.

De esta forma, a medida que pase el tiempo, cada vez que oiga ese sonido lo asociará con la acción y la repetirá para conseguir su recompensa.

cómo educar a un conejo

Estos dos aspectos mencionados (espacio y clicker) son muy útiles si quieres educar a un conejo a que se acerque a ti cuando lo llamas, por ejemplo, o que entre en su jaula cuando lo requieras.

Ahora vamos a proponerte varias situaciones más concretas en las que puedes enseñar a tu conejo a hacer ciertas cosas.

1. Enseña a tu conejo a hacer sus necesidades en un sitio concreto

Los conejos son animales bastante limpios. De hecho la suciedad les altera bastante, por eso, la higiene es uno de los cuidados básicos de los conejos.

Estos animales suelen usar un rincón de su jaula para expulsar sus heces. Sin embargo, cuando son pequeños o si tienen algún tipo de problema emocional (por ejemplo, estrés) pueden llegar a dejarlas por cualquier lado.

Ahí es cuando puedes enseñarle.

Para ello escoge una esquina de su jaula y delimita con sustrato específico dicha zona.

Si tu conejo es de los que se deja coger en brazos, cada vez que le veas la intención de hacer sus necesidades fuera de ese lugar, cógelo y sitúalo en esa esquina.

Si es muy asustadizo o no lo has pillado a tiempo, recoge sus heces con unos guantes y papel y colócalos en esa esquina. De esta forma, irá asociando el olor con ese espacio.

Como es necesario cambiar el sustrato con frecuencia, mientras aún se esté acostumbrando, debes mezclar un poco del anterior con el nuevo, para que el olor no se vaya del todo.

Cuando comience a hacer sus necesidades en el sitio correcto, prémiale.

claves para educar a un conejo

2. Educa a tu conejo para que no roa el mobiliario

Los conejos roen por naturaleza. Es muy necesario para ellos, ya que de esta forma desgasta sus dientes, los cuales no dejan de crecer nunca.

Para solucionar esto, es muy importante que siempre tengan acceso a elementos como el heno para que puedan llevar a cabo esta actividad. Pero, ¿qué pasa si cuando lo sueltas no para de roer tus muebles?

En ese caso es momento de educar a tu conejo para que deje de hacerlo.

Cuando lo dejes en libertad, vigílalo. Antes de que llegue a su objetivo, intercepta su paso y ofrécele algo que sea mucho más atractivo para él, como una golosina, una bola de heno, madera, etc.

Además, el mueble que iba a ser roído por el conejo debe ser cubierto o bloqueado de alguna forma que no pueda llegar hasta él.

Más adelante, cuando haya perdido la costumbre, puedes desbloquearlo.

3. Educar a un conejo para que no me muerda

Otra de las enseñanzas por las que más se suelen preguntar los dueños de mascotas es cómo enseñar a un conejo que no se debe morder.

Lo cierto es que los conejos no suelen ser agresivos por naturaleza. Si te ha mordido es porque detrás hay un buen motivo y eso es lo que debes comprender. Es decir, más que educar a un conejo a no morder, debes entender por qué lo hace y entonces ponerle remedio.

Los conejos pueden morder por varios motivos:

  • Dolor.
  • Miedo.
  • Enfado.
  • Protección.
  • Hormonas.
  • Estrés.

Como ya hemos dicho, los conejos son muy asustadizos. En libertad son presas fáciles de múltiples depredadores, por eso, en su ADN llevan inscrito ese estado de alerta continuo.

Debes ganarte la confianza de tu conejo, pero si no es así, es probable que este sienta miedo y, si intentas acercarte más de la cuenta y no puede escapar, reaccione mordiendo.

También puede hacerlo si se siente estresado o enfadado. Por ejemplo, si no le gusta su entorno, si hay mucho ruido, si no hace ejercicio, si siempre esta solo, etc.

Por otro lado, el dolor ocasionado por enfermedades o traumatismos también pueden hacer que muerda si tratas de tocarlo.

Cuando quieren proteger algo valioso para ellos (una cría, su comida, su territorio, otro conejo) también podrían llegar a presentar esa dosis de agresividad.

Por último, hay un aspecto hormonal y es que en la época reproductiva los conejos se muestran mucho más territoriales que de costumbre y es normal que quieran alejar a toda costa a cualquier rival.

educar a un conejo para que no muerda

Como ves, en la mayoría de los casos, el conejo lo único que va a necesitar en ese momento es que le des su espacio y tiempo para que se tranquilice. En el resto de momentos, poco a poco, debes ir ganándote su confianza con pequeñas caricias, premios, hablándole suave, etc.

En otros casos tu conejo va a necesitar atención veterinaria. Si además de la agresividad, el animal presenta otros síntomas (quejidos, deja de comer, de beber, no se mueve mucho, etc.) no tardes en acudir a un profesional.

En cualquiera de los casos, que entiendas el lenguaje corporal de tu conejo te librará más de una vez de cualquier mordisco.

4. Educa a tu conejo para que no escarbe

Esta es una de las actividades favoritas de los conejos y que más suele desesperar a los que conviven con uno de ellos, ya que es muy habitual que gran parte del sustrato de la jaula, acabe volando por los aires.

Si bien es cierto que no se debería impedir esta conducta, puedes intentar enseñar a tu conejo a que lo haga en un lugar más específico para ello.

Para empezar, en su jaula no coloques sustrato de más. De esa forma, escarbar en la jaula ya no le parecerá tan interesante.

Puedes coger una caja grande cerrada, hacerle pequeños conductos de ventilación por donde no se salga el sustrato y entre también luz y una abertura por la que quepa el conejo y rellenarla de un producto no tóxico y especial para ellos (puede ser el mismo sustrato del suelo o el de la zona donde hace sus necesidades).

Cuando vaya a empezar a escarbar dentro de la jaula, sácalo de ella. Colócalo cerca de la abertura de la caja con una golosina en la entrada. Aunque lo que le espera dentro le va a gustar, el fin es que entre por sí mismo.

Al adentrarse a por la golosina, cierra la abertura. Una vez dentro el conejo verá que allí puede realizar la actividad. Eso sí, si notas que el conejo comienza a estresarse, sácalo de inmediato.

Vas a necesitar al menos media hora diaria para trabajar con tu conejo en su enseñanza. Lo bueno es que, a la vez que aprende, compartes tiempo con él y estrecháis lazos. Recuerda que el que tenga confianza en ti es lo primordial si quieres disfrutar de un conejito como mascota.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid (2016), con formación en Marketing Online y experiencia en la redacción de contenidos de diversa temática optimizados para SEO. Experta en contenido sobre mascotas y salud veterinaria, actualmente continúa formándose en este ámbito como Auxiliar Veterinaria.