Enfermedades de las cobayas más frecuentes

Enfermedades de las cobayas más frecuentes

Las enfermedades de las cobayas como mascota son algo que debes tener muy en cuenta si planeas tener uno o más de estos animales como mascotas. Aunque es probable que si le das los cuidados adecuados no enferme, nunca está de más saber cuáles son las enfermedades que pueden afectar a las cobayas y en qué consisten. ¡Te lo contamos!

 

Las más habituales enfermedades de las cobayas

Si tienes una cobaya, no puedes dejar de leer las siguientes enfermedades, ¡podría tenerlas a lo largo de su vida!

 

Maloclusión

Esta es una de las enfermedades de las cobayas a las que más dueños se tienen que enfrentar. Se trata de un crecimiento inadecuado de los dientes, desalineado y excesivo que impide comer y además causa heridas e infecciones a la cobaya.

Es necesario tratarlo, ya sea limando los dientes o extrayendo los más problemáticos. Si se deja evolucionar, podría impedir totalmente que la cobaya pudiera comer y acabaría muy enferma o muriendo.

Enfermedades de las cobayas más frecuentes

Problemas intestinales

El estreñimiento y la diarrea son enfermedades de las cobayas muy normales. El estreñimiento se suele deber a una alimentación inadecuada o falta de hidratación, mientras que la diarrea puede provocada por infecciones víricas o bacterianas, intoxicaciones alimentarias, parásitos…

En cualquiera de los dos casos, es urgente el tratamiento. En el caso de la diarrea, si no remite podría deshidratar severamente a la cobaya. El estreñimiento puede causar un colapso intestinal grave que también podría ser mortal.

 

Tenias y gusanos redondos

Las tenias y los gusanos redondos son dos de los parásitos que más a menudo afectan al sistema digestivo de las cobayas. Normalmente se suelen detectar los propios gusanos en las heces, pero también se muestran otros síntomas como el vientre hinchado o que la cobaya arrastre el culo por el suelo.

Si tiene una infestación por gusanos parásitos será necesario un medicamento para erradicarlos.

 

Parásitos externos

Parásitos como las pulgas, ácaros o piojos, entre otros, también pueden afectar a las cobayas. Es muy importante que acudas al veterinario en cuanto los detectes o a la mínima sospecha, ya que proliferan con enorme facilidad y pueden poner en grave peligro su salud.

Las manchas rojas, descamaciones, pústulas, picores o pérdida de pelo son algunos de los síntomas más habituales que provocan estos parásitos. Para evitarlo, es muy importante que no dejes a tu cobaya tener contacto con animales callejeros y que mantengas muy bien limpia tu casa, su jaula y todos sus utensilios.

Enfermedades de las cobayas más frecuentes

Obesidad

No sólo con las cobayas, sino al tener cualquier mascota, es importante saber qué y cuánto debe comer para mantenerse sana y fuerte. Si le das demasiada comida o la alimentas con ingredientes inapropiados, la cobaya tiene tendencia a engordar.

La obesidad trae como consecuencia muchas enfermedades secundarias y problemas físicos, por lo que es fundamental evitarla a toda costa. Asegúrate de que le das a tu cobaya una alimentación sana, equilibrada y variada.

 

Deficiencia vitamínica

Las cobayas necesitan vitamina C para poder vivir, pero su organismo no es capaz de producirla por sí mismo. Por eso, es necesario que tú mismo le des vitamina C junto con su dieta habitual.

Una deficiencia de vitamina C puede provocar una parálisis del extremo trasero, escorbuto, debilidad y otros problemas en tu cobaya.

 

Problemas en la piel

Mal de patas, alopecia, descamaciones, rojeces, inflamaciones… son muchas las enfermedades de las cobayas que pueden dar estos problemas en la piel.

Ofreciéndole a tu cobaya una jaula con suelo sólido y liso en lugar de hacerla caminar sobre los barrotes evitará las lesiones en las patas. Si no, desarrollaría “bumblefoot”, un problema en los pies que produce hinchazón, infecciones y abscesos.

Enfermedades de las cobayas más frecuentes

Golpes de calor

Las cobayas son animales muy sensibles a las altas temperaturas, así como a los cambios bruscos. Un golpe de calor puede ser fatal para tu cobaya, por lo que hay que evitarlo siempre.

Lo ideal es ofrecer a las cobayas un ambiente cálido pero no caluroso, tampoco frío, siempre alejado de la luz directa del sol o de fuentes de calor. Si sacas a tu cobaya al aire libre, procura que esté a la sombra.

Si hace demasiado calor y ves que tu cobaya jadea, respira muy rápido, tiene el cuerpo estirado, está aletargada o apenas se mueve, ¡es muy posible que le esté dando un golpe de calor! Debes acudir al veterinario de inmediato.

 

Infecciones respiratorias

Las cobayas son propensas a los resfriados, que se suelen complicar y convertir en neumonías cuando no son tratados correctamente. Si tu cobaya tiene ojos llorosos, mocos y estornuda, ¡casi seguro tiene una infección respiratoria!

Para evitarlos, recuerda no exponer a tu cobaya a corrientes de aire, ambientes demasiado fríos o mojarla. Además, una alimentación rica en vitamina C ayudará a prevenir estas infecciones.

 

¿Sabías que estas son las enfermedades de las cobayas que más a menudo ocurren?

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post