consejos para presentar animales a los niños

Cómo presentar animales a los niños

Sabemos que el vínculo que pueden desarrollar niños y animales es maravilloso y muy saludable. No obstante, para que todo comience con buen pie, las presentaciones iniciales deben darse de manera correcta. Por ello, ¡aquí tienes algunos tips para presentar animales a los niños!

¿Por qué es importante presentar animales a los niños correctamente?

Como adultos, sabemos que un perro o un gato es un ser vivo que siente. No obstante, para un niño pequeño lo más parecido que ha visto a ese animal son sus peluches, a los cuales puede coger y lanzar como desee sin que se quejen.

Los pequeños deben comprender que a los animales no se les puede hacer daño, puesto que sienten dolor igual que nosotros. Además, de hacérselo, el animal puede reaccionar de forma instintiva para protegerse.

¿Por qué es importante presentar animales a los niños correctamente?

Eso puede provocar que tras un ladrido, mordisco o simple gruñido o bufido, el niño desarrolla zoofobia, es decir, fobia a los animales. Concretamente, si hablamos de las mascotas más comunes, estaríamos hablando de ailurofobia (miedo a los gatos) o cinofobia (miedo a los perros).

Por estos motivos, es esencial que si va a llegar una mascota a casa o vais a ir de visita a un hogar donde habitan animales, hagáis las presentaciones oportunas de manera correcta.

Consejos para presentar animales a los niños

Las pautas a seguir para esta presentación son muy sencillas, pero también muy importantes. ¡Toma nota de ellas!

Entorno tranquilo

A la hora de hacer una primera presentación, lo ideal es realizar el encuentro en un entorno tranquilo, donde no haya distracciones ni para uno ni para otro.

De esta forma, ambas partes podrán centrarse en conocerse bien.

Dejar que se acerque el animal

A los niños hay que explicarles que cuando se trate de acariciar a un perro desconocido o a un gato, debe ser él quien se acerque primero.

No hay que abordar a los animales y mucho menos sin que se lo esperen, pues pueden reaccionar atacando.

Suavidad

Antes de que el pequeño se lance a tocar al animal hay que decirle que debe hacerlo con mucha suavidad. Si es muy pequeñito se le puede ayudar dirigiendo su mano.

Por otro lado, si el animal es un pequeño roedor, también hay que explicarle que sujetarlo con fuerza no es lo adecuado.

No fuerces nada

Tanto si el niño no se quiere acercar como si es el animal el que se muestra receloso, no debes forzar a ninguna de las partes a que se produzca el encuentro.

Si el animal tiene confianza contigo, puedes interactuar tú con él (si está receptivo a ti) para que el niño vea que no se trata de ningún peligro.

Tips para presentar animales a los niños

Pon límites

Un punto importante a la hora de presentar animales a los niños es el de establecer límites.

Desde el primer momento los niños tienen que tener claros cuáles son los límites. El animal no puede jugar con sus juguetes, tendrá los suyos propios. Lo mismo sucede a la inversa: el juguete de la mascota, es solo suyo.

En cuando a los espacios también hay que delimitarlos: hay que dejar claro dónde duerme el gato o el perro, que será en su cama propia. Por supuesto, la cama de la mascota no será sitio de descanso para el niño.

Respetar los horarios

Los pequeños de la casa deben comprender que los momentos de comida y descanso son esenciales para los animales y que bajo ningún concepto se les debe molestar cuando están durmiendo o alimentándose.

Enseña las pautas de adiestramiento al niño

En el momento de presentar animales a los niños, los pequeños deben conocer las palabras clave que pueden evitar que la mascota se exceda con ellos.

Para eso, por supuesto, la mascota debe haber sido adiestrada para que entienda vuestras señales. De nada servirá que el pequeño le diga “siéntate” o “no” si el perro no sabe qué significan esas órdenes.

Pasea al perro antes

Cuando se trate de presentar a un perro, lo mejor es que este esté tranquilo y haya descargado toda la adrenalina posible antes del encuentro. Por ello, un momento ideal es tras llegar de un largo paseo.

Deja que el animal huela algo del niño antes de su llegada

Muchas veces sucede que la mascota ya formaba parte de la familia cuando el bebé llega. Es importante que antes de que este nazca, el animal se vaya acostumbrando a la futura presencia del mismo.

Por ello, se le debe permitir acceder a la habitación del pequeño y olisquear sus cosas. Una vez ya el niño esté en casa, también se le puede dejar oler sus cosas usadas, como un body.

Cuanto más se familiarice con su olor, más reconocible le será y menos lo verá como una amenaza.

Ahora ya conoces los pasos a seguir para presentar animales a los niños y que todo salga correcto. ¡Seguro que la relación que se crea entre ellos será maravillosa desde el primer minuto!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

20 − 14 =