enseñar a los niños a cuidar de las mascotas

Tips para enseñar a los niños a cuidar de las mascotas

Si tras meditarlo concienzudamente has decidido adoptar a una mascota para que tus hijos crezcan con su inmejorable compañía, ¡te felicitamos! En este artículo encontrarás algunos tips para enseñar a los niños a cuidar de las mascotas, dentro de sus posibilidades.

Animales y niños… ¡un gran tándem!

Los beneficios de que niños y mascotas convivan juntos son numerosos. Entre ellos, los más destacados por los expertos son:

  • Comenzarán a saber lo que es una responsabilidad.
  • Aprenderán a amar y respetar a otros seres vivos.
  • Les ayudarán a gestionar mejor el estrés y en su desarrollo emocional, además de mejorar su autoestima.  
  • Tendrán una compañía fiel.
  • Además, los niños que crecen con mascotas suelen tener menos propensión a sufrir alergias y asma.

Eso sí, si tienes hijos, a la hora de llevar un animal a casa, es recomendable revisar antes la lista de las que son consideradas mejores mascotas para niños, ya que estas son las que más pueden aportar a los pequeños.

¿Ya has optado por un animal en concreto? ¡Bien! Veamos ahora estos tips que puedes emplear para enseñar a los niños a cuidar a las mascotas.

tips enseñar a los niños a cuidar de las mascotas

Consejos para enseñar a los niños a cuidar a las mascotas

¡Toma nota de estos consejos!

1. Empieza a involucrar a los peques desde antes de la llegada del animal

No es necesario esperar a la llegada de la mascota a casa para empezar a involucrar a los pequeños. Cuanto antes lo hagas, mejor.

Eso hará que su ilusión crezca y que, una vez el animal esté en casa, quieran colaborar más.

Por ejemplo, si vais a adoptar a un perro, explícale al peque que, igual que él, el peludo también necesita una cama para dormir, juguetes y unos platos. Luego, llévate al niño de compras para que te ayude a elegir esos complementos.

De esta forma, con algo muy sencillo ya estarás empezando a hacerle partícipe de sus cuidados y necesidades.

2. Explícale que un animal es un ser vivo

Una de las primeras cosas que debes enseñar a los niños a la hora de cuidar a las mascotas es la diferencia entre un ser vivo y un juguete.

Es probable que si tus hijos son muy pequeños la única diferencia que vean entre ese gato de peluche y el que es real, es que este último se mueve a su antojo.

Por ello, si el animal es muy chiquitito (porque es un cachorro o es una tortuga o un hámster, por ejemplo), debes explicarle que no puede agarrarlo con fuerza o soltarlo de golpe.

Debes enseñar a tratar con respeto a los animales, evitando también tirones de pelo, de orejas, de cola…

Pon esos límites haciéndole entender, en la medida de lo posible, que los animales sienten dolor igual que cuando ellos se hacen daño.

claves para enseñar a los niños a cuidar de las mascotas

3. El respeto del espacio y de las pertenencias

Otra cuestión que debes enseñar a los niños cuando vayan a cuidar de las mascotas es que deben respetar su espacio y sus pertenencias.

Por ejemplo, en el caso de los gatos, hay que explicarles que estos animales prefieren acercarse ellos cuando quieren cariño. Sabemos que si los niños son pequeños quizás les cueste entenderlo, pero es importante que les pongas sobre aviso para evitarles que el gato se lo “diga” con sus uñas.

También tienen que aprender a respetar sus momentos de descansos. Explícales que dormir es tan importante para las personas como para los animales, preguntándoles si ellos se enfadarían en caso de que, por las noches, cuando están cansaditos, no les dejásemos dormir.

Por otro lado, en el caso de las pertenencias nos referimos específicamente a los juguetes.

Quizás a tus peques les dé por querer quitarle la pelota a su mascota para jugar con ella y eso le genere malestar al animal. Si la coge para lanzársela, no hay problema, siempre que el peludo participe en el juego. Pero si el niño la coge para sí mismo, debes enseñarle que está mal quitar los juguetes a los demás (y esto se traslada a quitárselos también a otros niños).

Cada uno podrá explicar esta enseñanza como quiera, pero seguro que si, por ejemplo, cuando el peque está jugando con su juguete favorito se lo quitas de las manos durante un instante, entenderá bien lo que le quieres decir.

4. Alimentación

En el caso de la alimentación, si tu hijo ya tiene la edad suficiente, puedes empezar a encomendarle tareas.

Primero, explícale la importancia que tiene para los animales, igual que para las personas, el comer cada día.

Dependiendo de la edad de tus hijos, pueden participar, simplemente, de manera presencial observando cómo le pones la comida al animal. También puedes darle el recipiente con la comida para que ellos lo pongan en el plato o, directamente, indicarle la cantidad y dejar que los niños hagan diariamente la tarea.

Otra opción algo más simple es encargarles la misión de que su cuenco de agua o bebedero siempre esté lleno de agua limpia y fresca.

Eso sí, en cuanto a la alimentación de las mascotas se refiere, debes enseñar a tus hijos que el momento mientras ellas comen es sagrado y está prohibido molestarlas o intentar quitarles la comida.

Recuerda que los animales actúan por instintos y la alimentación es supervivencia. Hasta la mascota más pacífica puede reaccionar con cierta agresividad si se le molesta mientras come.

Y no te olvides de explicarle también que no le puede dar de su propia comida al animal, para que este no enferme.

alimentarla es una de las cosas a enseñar a los niños para cuidar de las mascotas

5. La higiene

Otras tareas importantes que puedes enseñar a los niños al cuidar de las mascotas son las relacionadas con la higiene.

Estas enseñanzas van a depender, como siempre, de la edad de los niños y del tipo de mascota.

Entre las más sencillas está el cepillado de pelo, esencial en perros, gatos, conejos y cobayas. Puedes empezar pidiéndole simplemente que te acompañe durante la tarea, luego darle el cepillo mientras sujetas al animal para que él lo peine y, más adelante, dejar al peque solo en la actividad.

En cuanto a los baños, se requiere de más destreza, pues sea la mascota que sea, hay que hacerlo con delicadeza. Por eso, si tus hijos no están del todo preparados, pueden ser tus ayudantes pasándote el champú, la toalla, etc. durante el baño y/o habiéndolo preparado todo previamente.

Sobre los platos y las jaulas, explícales que igual que se lavan los platos de las personas después de las comidas hay que hacerlo con los de las mascotas. Que también es necesario limpiar sus caquitas y sus pertenencias.

Puedes encomendarle dichas tareas completas si tienen la edad suficiente o si no, que colaboren contigo de diferentes maneras: vigilando al animal mientras tú limpias la jaula, ordenándoles que laven sus platos y sus juguetes y los sequen bien, colocando el sustrato en el fondo de la jaula, etc.

Lo importante de todo esto es que entiendan que las mascotas requieren de cuidados y de responsabilidad.

6. La participación en los paseos

Aquí llega uno de los puntos más importantes y que más problemas causan a la hora de adoptar a un perro: los paseos.

Los paseos de los perros deben hacerse diariamente varias veces. Si consideras que no tienes tiempo para ellos y que tus hijos no van a ser capaces de sacarlos, adoptar al animal va a ser un error.

Si, por el contrario, tus peques pueden hacerse cargo del paseo de la mascota o, al menos, cuando a ti te sea imposible, adelante.

Eso sí, si tus hijos son lo suficientemente grandes como para poder sacarlos, también deben serlo para aceptar y comprender dicha responsabilidad antes de llevar a la mascota a casa. Asegúrate de que así sea.

En cuanto a otro tipo de mascotas, como son aquellas que viven en jaulas, del tipo conejos, cobayas y hámsters, cabe destacar que también necesitan de paseos diarios, aunque sea dentro de casa.

debes enseñar a los niños a jugar con las mascotas correctamente

Para ello, explícales a tus hijos que es importante que estos animalitos salgan de sus habitáculos para moverse con más amplitud, pero que es esencial que se puedan mover seguros.

Asígnales la tarea de crear un circuito cerrado en una estancia para que no se escapen por rendijas o agujeros o no se cuelen detrás de los muebles, cortarles el paso (con mucho cuidado y cariño) si creen que pueden hacerse daño, etc. En definitiva: que pongan sus ojos sobre el animal mientras esté suelto para garantizar su seguridad.

7. Los juegos

A la hora de enseñar a los niños a cuidar de las mascotas también es importante recordarles que ellas también juegan. ¡En cuanto les hables de diversión, seguro que esta tarea la entienden perfectamente!

Explícales que los juegos no solo son divertidos, sino sanos y que cuanto más jueguen respetando al animal, más cariño les tendrá este.

Dependiendo de la mascota los juegos variarán. Esto también es importante enseñárselo, puesto que quizás el peque esté acostumbrado a lanzar la pelota a un perro y quiera hacer lo mismo con un hámster.

Dale pautas de cómo jugar, con qué y la intensidad con la que puede manipular al animal en los juegos.

Con todo lo explicado no solo empezarás a enseñar a los niños a cuidar de las mascotas, sino que les estarás haciendo un regalo increíble a tus hijos: un amor incondicional que recordarán toda su vida.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 + 16 =