cinofobia o fobia a los perros

Cinofobia: la fobia a los perros

Lo que a algunos nos parece lo más bonito del mundo, a otras personas puede causarles pavor. En este artículo os hablaremos de un miedo irracional o fobia muy curioso: la cinofobia. O lo que es lo mismo: la fobia a los perros. ¿Sabías que existía un nombre para ello?

¿Qué es la cinofobia?

La palabra cinofobia viene del griego: kynós significa perros y phobos es fobia.

Como os adelantábamos, la cinofobia es el miedo desmesurado que se siente por los perros. Es decir, más o menos todo lo contrario a lo que es la petolifia: el amor desmedido por las mascotas.

Lo curioso es que esta fobia es más común de lo que muchos se piensan y a la persona que lo sufre le afecta muchísimo estar en presencia de un perro. De hecho, ni siquiera puede estarlo sin sufrir sus síntomas.

qué es la cinofobia o fobia a los perros

Causas de la cinofobia

Lo más común es que dicha fobia se presente tras haber pasado por un momento traumático relacionado con un perro.

Lo normal es que la fobia se desarrolle sin importar el tamaño o raza, pero dependiendo del causante del problema, puede aparecer solo ante determinada clase de perro.

Dicho momento clave suele producirse durante la infancia. Si el miedo se trata, puede irse diluyendo con los años. Si no se pone remedio, se irá intensificando hasta convertirse en fobia.

Entre las situaciones que pueden dar lugar a la fobia a los perros están:

1. Haber vivido un momento traumático con un perro

Ese momento puede haber supuesto un riesgo real para la vida (por ejemplo, un ataque) o quizás no.

En el segundo caso, puede haber sido una mordida por juego o que el perro se abalanzó sobre la persona y la tiró al suelo, pero su intención era jugar.

2. Haber sido testigo del ataque de un perro a otra persona

Aunque en ese momento no se temió por su propia vida, fue consciente de que existe ese peligro.

3. Presenciar una pelea entre dos canes en la que también se temió por la vida propia

Por ejemplo, si los perros se pelean en una estancia donde está la persona y esta no puede salir.

causas de la cinofobia

4. Miedo heredado

Sin embargo, se puede dar algún caso en el que la persona que padezca esta fobia sea incapaz de recordar ese evento raíz del problema.

Esto puede ser porque el trauma le ocasionó un bloqueo o porque realmente nunca vivió esa situación traumática y es una fobia heredada.

Ese segundo caso significaría que, posiblemente, son sus progenitores quienes padecen la fobia y se la transmitieron a la persona en su infancia.

Por ejemplo, si cada vez que se acercaba un perro o ladraba, huían con el niño o la niña en brazos por miedo a un ataque o si continuamente le hablaban de los peligros que puede suponer un perro.

Síntomas de la cinofobia

Cuando una persona sufre un episodio de cinofobia, los síntomas son los mismos que los que se padece ante cualquier otro miedo irracional. Eso sí, igual que en otros casos, la intensidad de dichos síntomas puede variar en función de la persona y la situación concreta.

Estos son:

  • Bloqueo
  • Sudoración
  • Temblores
  • Dificultad para respirar
  • Náuseas que pueden provocar vómito
  • Llanto
  • Taquicardias

Es cierto que se puede tratar este temor desmedido hacia los perros, pero lo mejor que puedes hacer si te encuentras cerca de una persona que está padeciendo alguno de estos síntomas de la cinofobia es alejarla del can o alejar al can de ella.

¿Qué se puede hacer ante la cinofobia?

Como decíamos, al encontrarse al lado de alguien que está padeciendo los síntomas de cualquier fobia, lo más importante es alejar a esa persona del foco.

Ya habrá momento para intentar solucionar al problema, pero si alguien tiene miedo irracional a los perros y tú le acercas al tuyo para que vea que no pasa nada, no le estás ayudando en ese momento.

Por eso, es muy importante respetar a las personas en cuanto a animales se refiere.

qué se puede hacer ante la cinofobia

Respeto

Es muy normal que para ti, tu perro sea el ser más maravilloso del planeta, pero quizás no le sea para todo el mundo.

En tu casa eres libre de permitir quién entra y quién no, pero en la calle respeta el espacio personal de quienes se encuentren cerca.

Si tienes a tu mascota suelta en el parque y esta se acerca a una persona desconocida, ve a buscarle o haz que vuelva de inmediato. Y no solo por el miedo que pueda sufrir, también puede ser alérgica y eso tú no lo sabes.

Niños y perros

Por otro lado, si tienes a tu cargo a pequeños, debes saber que la convivencia entre niños y perros es muy positiva para ellos.

De hecho, según algunos estudios realizados en los años 90, cuanto antes se expone a los niños a situaciones inofensivas con perros, antes comienzan a desarrollar cierta resistencia a padecer cinofobia.

Por eso, trata con naturalidad el asunto. Que un perro ladre no significa que siempre vaya a atacar y eso es lo que debes transmitir a los pequeños.

Tratamiento psicológico

Por último, para la persona que sufre cinofobia, lo aconsejable es que se trate el problema con un especialista.

Este miedo es demasiado limitante, ya que, posiblemente, vayas donde vayas, casi siempre te tropezarás con un perro. Intentar evitarlos siempre es casi imposible, por eso, un psicólogo te puede ayudar.

Posiblemente, si los síntomas se repiten constantemente en dosis leves, deberás comenzar por técnicas de relajación que te ayuden a sobrellevar el día a día, como la meditación o el yoga (¡quién sabe si acabarás practicando doga!).

Además de esto, el tratamiento seguramente pase por una exposición gradual y supervisada (al menos al principio) a los perros.

Por último también se suele emplear una terapia cognitivo conductual con el fin de modificar aquellos patrones de pensamiento que han causado la cinofobia.

Pero, por supuesto, el primer paso es ser consciente del problema y querer ponerle solución.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

10 − cuatro =