Cómo entrenar a tu hámster

Cómo entrenar a tu hámster

El hámster es un animal muy tímido y temeroso, por lo que adiestrarlo va a suponer tiempo, paciencia y constancia. ¡Pero es posible! Para ello, antes debes ganarte su confianza. Luego, podrás empezar a aplicar los consejos sobre cómo entrenar a tu hámster.

Antes de saber cómo entrenar a tu hámster

Previo a entrar en profundidad en los tips sobre cómo entrenar a tu hámster, debes conocer mejor a este animal.

Los hámsteres perciben a todos los que le rodean como depredadores, salvo a otros hámsteres. Por ese motivo, al principio se podrá mostrar agresivo y debes ser muy paciente con él.

Además, por si no lo sabes, estos animalitos son mucho más activos por la noche. Por ello, el mejor momento para interactuar con los mismos es cuando se esconde el sol, puesto que estarán más despiertos.

Dicho esto, ten en cuenta los siguientes tips previos a cómo entrenar a tu hámster.

  • Pon su jaula en el suelo y permítele reconocer la zona. Ten mucha precaución cuando lo saques de la misma, pues encontrar a un hámster que ese ha escapado es posible, pero puede ser muy peligroso para él andar suelto por casa.
  • No intentes cogerle levantándolo porque podría asustarse mucho, morderte e intentar escapar. Lo mejor para elevarlo es que pongas tu mano en forma de cuenco para que se suba, atrayéndolo con premios.
  • Dale semillas para comer y que se gane tu confianza. Acaricia suavemente su espalda y su cabecita con un dedo poco a poco. Ten mucho cuidado de que no se caiga de tu mano.
  • Si tu hámster se muestra inquieto o chilla, es señal de que está nervioso. En ese caso lo mejor es dejarlo de nuevo en su jaula para que se tranquilice.
  • Recuerda que antes de empezar a entrenarlo debe tener confianza contigo, así que repite todos los pasos cada día hasta que tu mascota no te vea como una amenaza.
  • Debes permitirle que conozca tu olor, así que cuando ya le puedas coger sin miedo, ponte en un sitio seguro (por ejemplo, sentado en un sofá) y deja que te recorra oliéndote.
  • Nunca hagas movimientos bruscos ni le hables fuerte.

Antes de saber cómo entrenar a tu hámster

Cómo entrenar a tu hámster

Cuando tu mascota se haya ganado tu confianza, es hora de empezar el entrenamiento. Dicho entrenamiento incrementará su seguridad y fortalecerá también vuestro vínculo.

Con tiempo podrás enseñarle trucos como saltar, elevarse, dejar de morderte e, incluso, enseñarle a usar una caja de arena para hacer sus necesidades.

Enseña las nociones básicas de entrenamiento

A la hora de saber cómo entrenar a tu hámster lo primero es conocer las nociones básicas de entrenamiento.

  • Aunque lo ideal es empezar a entrenar a un hámster lo antes posible, cuando llegue a casa debes darle la oportunidad de adaptarse. Por eso, al menor durante 3 días no debes intentar sacarlo. Debe acostumbrarse al olor del hogar, tu olor y tu voz.
  • Luego podrás pasar a trabajar en ganarte su confianza con los puntos mencionados en el apartado anterior.
  • Cuando tengas confianza con el hámster, acarícialo y juega con él para que todavía te conozca más.
  • Al empezar el entrenamiento, debes realizar sesiones de entrenamiento cortas, de menos de 15 minutos. Para ello, tienes que concentrarte en un solo truco o habilidad por cada sesión. Luego, termínala y deja al hámster que juegue durante un rato.
  • Escoge un premio que le guste. Para premiar a tu mascota cuando logre seguir tus órdenes, ofrécele unas semillas de girasol, pequeños pedazos de sus vegetales o frutas favoritas o un trocito de huevo cocido. Debes limitar la cantidad total que le des durante el entrenamiento.
  • Sé constante tanto con el entrenamiento como con las expectativas.

Cómo entrenar a tu hámster para que se ponga sobre dos patas

Coge una semilla de girasol y sostenla sobre su cabeza. Luego di “arriba” con voz firme. Repite esto varias veces hasta que el hámster se eleve. Cuando lo haga dale la semilla.

El hámster aprenderá la orden por repetición y con el tiempo se elevará aún sin tener la semilla sobre su cabeza.

Eso sí, no le des la semilla si no se pone sobre sus dos patas traseras.

Cómo entrenar a tu hámster para que use una caja de arena

Lo primero que debes hacer es conseguir una caja de arena pequeña que quepa dentro de la jaula del hámster en una esquina. Emplea una para roedores, ya que estas suelen estar hechas a prueba de mordeduras.

Escoge un sustrato que absorba los malos olores y que permita ser limpiada con frecuencia. Puede ser de madera, hierba, gránulos de papel o hierba.

Pon un poco de sustrasto en el fondo de la caja de arena y coloca la bandeja donde suela hacer sus necesidades. Si hay heces en el interior de la jaula, coloca unas pocas dentro de la bandeja para atraer al hámster con su olor.

No le obligues a ir directamente hacia ella, sino que debes darle la oportunidad de explorar su jaula con este nuevo elemento.

El hámster debería empezar a usar la bandeja sin más problema, pero si no es así, debes identificar el motivo: le resulta incómodo entrar en ella, la usa para dormir, oculta comida dentro…

Consejos sobre cómo entrenar a tu hámster

Cómo entrenar a tu hámster para que de la vuelta

Coloca una semilla de girasol sobre su lomo con delicadeza y dile “gira” o “vuelta”. Si cumple la orden, tendrás que darle la semilla, pero si esta simplemente cae porque el animal se sacude, deberás repetir la orden.

Cómo entrenar a tu hámster para que no muerda

Los hámsteres pueden morderte si hueles a otro hámster o a comida. Por ello, es aconsejable que te laves siempre las manos antes de acercarlas a ellos.

Además de esto, e independientemente del entrenamiento, nunca debes intentar manipular a un hámster cuando esté durmiendo, comiendo o acicalándose. Si lo haces, puede morderte.

Para enseñar al hámster a no morderte, lo primero es que se sienta cómodo con tu aroma. Estos son los pasos del entrenamiento:

  • Pon al hámster sobre una mesa o cama donde te sea sencillo mantenerlo controlado. Deja que camine sobre ella, pero de vez en cuando bloquea su camino con la parte posterior de la mano. Tendrá que olfatearte y luego permítele seguir caminando.
  • Haz esto de 5 a 15 días continuos para que vea que puede olerte y estar cerca de tus manos sin que las uses para cogerlo o hacerle daño.
  • Tras esto, puedes empezar a sujetarlo y en caso de mordedura, responder ante ella.
  • Si trata de morderte, sopla su rostro con suavidad. Con ello lo distraerás y dejará de morderte.
  • Luego, dale su espacio para más tarde interactuar con él de nuevo.
  • Nunca le grites ni utilices el castigo por morderte. El hámster no entiende el castigo, por lo que lo único que conseguirás es que te tenga miedo.
  • Por otro lado, es esencial que los hámsteres cuenten con elementos para mordisquear, puesto que sus dientes no dejan de crecer y necesitan desgastarlos al roer. Si el hámster muerde los barrotes de su jaula u otra cosa que no debería, di un “no” con firmeza y ofrécele un palito de madera sin tratar o cualquier otro objeto masticable para hámster.

Por último, otro punto fundamental a la hora de saber cómo entrenar a tu hámster es hacerlo en soledad, sin más gente alrededor, sin ruidos y, por supuesto, lejos de otras mascotas.

Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 14 =