cómo bañar a un gato sin pelo

Bañar a un gato sin pelo: todo lo que debes saber

Si has decidido optar por un gato sin pelo, como el gato Esfinge o Sphynx, debes tener en cuenta que precisamente por esa particularidad física, es un felino que requiere de unas atenciones diferentes a las del resto de gatos. Entre ellas está su aseo y es por eso que, a continuación, os vamos a dar algunos consejos para bañar a un gato sin pelo que quizás os interesen.

La higiene de gato sin pelo

El Sphynx no es el único gato sin pelo que existe. La creciente fama de este tipo de animal ha hecho que surjan otras razas de felinos carentes de manto, como son el gato Elfo, el Kohana o el Levkoy ucraniano entre otros.

Lo más curioso de los gatos sin pelo es que realmente poseen una fina pelusilla por todo su cuerpo, es decir, no son completamente calvos. Aun así, este tipo de félidos tienen una piel muy delicada y muy sensible. Por ello, el baño es más complicado que el de un gato común.

Antes de empezar a hablar de cómo se debe bañar a un gato sin pelo correctamente, es aconsejable tomar nota de unos tips para higienizarlo.

consejos para bañar a un gato sin pelo

Estos gatos sudan bastante y secretan una sustancia grasienta por su piel que les sirve de protección. Sin embargo, de no eliminarse con cierta frecuencia, esa sustancia puede obstruir sus poros causándoles problemas dermatológicos. Para esto, si aún no le toca baño y consideras que es necesario limpiarlo un poco, las toallitas húmedas para mascotas te ayudarán.

Uñas, ojos y orejas

En sus uñas se suele acumular mucha grasa, con lo que se ensucian más que las de otros felinos. Por eso, además de cortarle las uñas al gato cada vez que sea necesario, debes revisarlas con frecuencia para quitar la cera que haya podido acumular en ellas.

Los ojos del gato sin pelo son también zona sensible, dado que no tienen pestañas y sus lágrimas son más abundantes que las de otros felinos. Por ello, es importante limpiar cada semana los ojos del gato con una gasa estéril y suero fisiológico, eliminando así las legañas que pudiese tener.

En el caso de las orejas, estas, al ser tan grandes y estar tan erguidas, también tienen tendencia a ensuciarse muchísimo. En este caso, lo ideal es emplear las gotas óticas de limpieza que se venden en los centros veterinarios. Estas reblandecen la cera y hacen que su limpieza sea mucho más sencilla.

Bañar a un gato sin pelo, paso a paso

El baño de un gato sin pelo debe realizar cada 20 días, más o menos. Recuerda que esa capa de grasa que segrega su piel le sirve de protección, con lo cual, eliminarla constantemente tampoco es bueno.

Veamos cuáles son los pasos a seguir para el baño.

1. Prepara lo necesario previamente

Lo adecuado para acostumbrar al gato no es meterlo en la bañera directamente, sino empezar los primeros baños en un barreño donde quepa cómodamente, pero donde nosotros podamos controlarlo mejor. El agua del barreño debe estar tibia, nunca muy fría ni muy caliente.

Deja cerca una toalla limpia y suave para secar al gato, así como su champú. El champú debe ser uno especial para la raza, que se podrá adquirir en las tiendas de animales. Normalmente es un champú para pieles sensibles. Si no se consigue, se puede emplear uno para bebés con ph neutro.

bañar a un gato sin pelo paso a paso

2. Comienza poco a poco

Para bañar a un gato sin pelo hay que ir con calma y por partes. Primero hay que mojarlo poco a poco por el cuerpo, pero sin tocar su cabeza. Luego, enjabónalo suavemente recordando pasar por sus patas. Tras esto, aclara todo el jabón de su cuerpo.

Una vez hecho, toca centrarte en la cabeza. Es importante hacerlo así porque la cabeza es una zona sensible y hay que evitar que el gato se asuste o que le entre agua en los ojos y los oídos. Repite el mismo proceso anterior: jabón y aclarado, todo con mucho tacto.

En caso de que percibas que el gato se pone excesivamente nervioso, en vez de echarle el jabón con tus manos directamente, emplea un paño húmedo para frotarle la cabecita. Sin embargo, lo mejor siempre será acostumbrar al gato desde cachorro. Lo ideal es que los baños comiencen a los pocos meses de vida, después de que el felino reciba sus primeras vacunas.

3. Seca a conciencia

Es importante que después de aclarar completamente al felino, le seques a conciencia. Esto evitará que enferme.

A la hora de secarle, escoge una toalla suave, pues aunque no se debe frotar con fuerza nunca al secar a las mascotas, en este caso es especialmente importante que se lleve a cabo con la mayor delicadeza posible.

Eso sí, eso no debe impedir su total secado, teniendo muy en cuenta los pliegues de su piel, pues no es recomendable que se acumule humedad en ellos

 

Como veis, por su propia salud y bienestar, bañar a un gato sin pelo es esencial. Sin embargo, igual de esencial es hacerlo correctamente. En caso de considerar que no se está capacitado para realizar dichos baños, no dudéis en acudir a un profesional del cuidado y la higiene de las mascotas.

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × dos =