Cómo usar el secador de pelo con el perro

Cómo usar el secador de pelo con el perro correctamente

Muchas veces nos centramos tanto en el baño de nuestras mascotas que nos olvidamos de la importancia real que tiene su secado posterior. No hacerlo correctamente puede ocasionar problemas de salud en nuestra mascota, especialmente en épocas otoñales e invernales. Si estás pensando usar el sacador de pelo con el perro, a lo largo de estas líneas encontrarás la mejor forma de, primero, acostumbrarle a él y, segundo, hacerlo correctamente. ¡Toma nota!

Cómo acostumbrar al perro al secador

Bañar a nuestro perro de vez en cuando es necesario para mantenerle limpio. Pero no solo debemos prestar atención al momento del baño.

Como decíamos antes, secar bien a nuestro perro tras el baño es importante para evitarle problemas de salud, pero también nos libraremos del olor a perrete mojado por casa. Además, la humedad en tu mascota es la característica propicia para que ciertos parásitos y bacterias quieran adueñarse de su cuerpo. ¡No lo permitas!

Para evitarlo, una buena opción será usar el secador de pelo con el perro. Sí, ese mismo que empleas contigo.

acostumbra a tu perro al secador antes de usarlo con él

Pero debes saber una cosa: lo mejor es que, antes de empezar a usarlo con él, le hagas una pequeña presentación.

A los perros no les gustan los ruidos fuertes y se asustarán si, de repente, acercas a ellos un elemento desconocido que hace ruido… ¡y encima expulsa aire!

Empecemos con la presentación

Ante cualquier elemento poco habitual, como puede ser el transportín o el arnés, lo ideal es que se lo presentemos a nuestra mascota antes de empezar a utilizarlo.

Con el secador pasa lo mismo.

Comenzaremos dejando el secador desenchufado y con el cable recogido a la vista del perro. Mejor no lo dejes en el suelo, así evitarás que si es un macho lo marque con orina.

No es necesario que obligues al peludo a acercarse. Será él quien deba interesarse por el aparato.

Una vez el secador haya llamado su atención, acaríciale y háblale con positividad. Relacionará el objeto con un resultado positivo y eso facilitará las cosas.

El ruido del secador

Como dijimos antes, uno de los mayores problemas al usar el secador de pelo con el perro es el ruido que este produce, que no suele gustar al animal si no está acostumbrado a él.

Para acostumbrarle, pondremos el secador en marcha cuando el perro esté cerca pero nunca directamente hacia él. Lo emplearemos en nosotros mismos para que vea que no es un peligro.

Puedes probar a ponerlo en marcha en el baño sin que él esté y llamarlo para ver si acude o, directamente, llevarlo al baño y ponerlo en marcha con él delante para ver su reacción.

Acerca el secador al perro

Si no notas que el perro se perturba cuando oye el secador, es hora de acercárselo un poco.

Pon el secador a una potencia baja o media y temperatura media.

Nunca dirijas el secador hacia la cara de tu mascota. Dirígelo lentamente hacia el lomo de tu perro, con una distancia prudencial y muévelo durante unos segundos. Recuerda que aún estamos con las presentaciones y no lo estás empleando realmente para secarle el pelo.

pasos previos a usar el secador de pelo con el perro

Recompensa

Repite el paso anterior tantas veces como haga falta a lo largo de los días hasta que el peludo no muestre ningún síntoma de inquietud.

Tras cada intento, premia a tu mascota. Recuerda que los premios no son solo las golosinas perrunas: unas buenas caricias y juegos también son grandes recompensas.

Y ahora, pasemos a explicar cómo usar el secador de pelo con el perro.

Pasos para usar el secador de pelo con el perro

Ahora que tu mascota ya se ha familiarizado con el secador, puedes empezar a emplearlo tras sus baños o tras un paseo bajo la lluvia.

Es muy recomendable que sigas ciertas pautas, ya que de no hacerlo podrías quemar la piel de tu mascota.

1. Seca primero con una toalla

Antes de empezar a usar el secador de pelo con el perro, debemos eliminar el exceso de agua con una toalla seca. Esto facilitará el secado posterior con secador y reducirá el tiempo.

Emplea una toalla suave y grande, que cubra prácticamente al perro. Es mejor que una pequeña que se empapará completamente pronto.

Ve con calma haciendo pequeñas presiones en el cuerpo del animal y movimientos de arriba a abajo. Los movimientos circulares son apropiados, pero solo si se trata de perros de pelo corto, ya que de lo contrario pueden formarse nudos.

Cuando veas que ya el pelo no escurre agua, puedes pasar al secador.

2. Enciende el secador sin apuntar al perro

Aunque tu mascota ya conozca el secador, jamás debes encenderlo directamente hacia él.

No se esperará el ruido y el golpe de aire, y se asustará, así que ponlo en marcha enfocando hacia otro lado que no sea a él directamente.

3. Cuida la potencia y la temperatura

A la hora de usar el secador de pelo con el perro debes tener paciencia. Por ello, no lo pongas a máxima potencia y máxima temperatura para acabar cuanto antes.

Emplea una potencia y calor medio para evitar quemaduras en la piel del perro.

Además, no debes acercarlo demasiado. Mantén una distancia prudente de entre 10-15 cm entre el perro y el secador.

4. Los movimientos con el secador

Empezaremos por la parte trasera del lomo del perro, con el secador apuntando hacia atrás, nunca hacia la cabeza.

cómo usar el secador de pelo con el perro paso a paso

No debemos dejar el secador fijo en un punto, sino que hay que hacer pequeños movimientos circulares por la zona. Es muy importante mover el aire para evitar quemar al perro.

Además, a medida que vamos secando, vamos acariciando la zona y sus alrededores con cariño para tranquilizarle.

Iremos avanzando poco a poco hacia arriba en el cuerpo de nuestra mascota, sin dejar de mover la muñeca para no dejar el calor fijo en un punto.

Si cuando avancemos vemos que el perro se estresa o se pone nervioso, puedes retroceder un poco con el secador para tranquilizarlo, sin olvidarnos de las caricias y las palabras agradables, pero no tardaremos en volver a continuar hacia arriba.

Si el perro es de pelo largo y son las primeras veces que usamos el secador con él, antes de emplearlo debemos cepillarle bien. Sin embargo, cuando ya esté más acostumbrado al secador, lo mejor es que sustituyamos las caricias del momento por el cepillo, peinando de dentro hacia fuera para evitar los nudos. ¡Esto también puede ser relajante para tu peludo!

Tras recorrer todo su cuerpo, llegaremos hasta la cabeza.

5. Seca la cabeza

Una de las cosas más importantes a la hora de usar el secador en la cabeza del perro es no apuntar directamente hacia su trufa.

Baja la potencia al mínimo y seca la zona entre sus ojos, la parte baja del hocico y el cuello, pero nunca apuntes hacia su nariz.

No te olvides del exterior de sus orejas, también con mucho cuidado porque son zonas muy sensibles. Para el interior de las orejas, al igual que con la trufa canina, tampoco debes emplear el secador.

seca las orejas de tu perro por la parte externa

Eso sí, es importante que estas no queden mojadas en su interior, así que sécalas bien con la toalla, un pequeño paño de algodón limpio o una gasa.

6. ¡Prémiale!

Si tu perro se ha portado bien durante el secado, no dudes en premiar su buena actitud.

¡Seguro que las siguientes veces ya no le molesta tanto que le seques el pelo!

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + diecisiete =