Sistema digestivo de un perro

¿Cómo funciona el sistema digestivo de un perro?

Si compartes tu vida con una mascota, es posible que le hayas visto vomitar más de una vez. Seguramente en esos momentos te habrás dado cuenta que tu perro no digiere la comida igual que los humanos. ¿Cómo funciona el sistema digestivo de un perro? ¿Por qué la digestión de mi mascota es diferente a la mía? ¿Qué alimentos digiere peor mi mascota?

Comencemos por el principio y es que… ¡Tanto la boca de tu mascota, como todo su sistema digestivo, es diferente al tuyo!

Sistema digestivo de un perro

( Foto via: goodhousekeeping)

Cómo funciona el sistema digestivo de un perro

Como comentábamos anteriormente, el sistema digestivo de los perros, es muy diferente al de los humanos. Veamos paso a paso el aparato digestivo canino:

 

La boca de los perros

La boca de los perros, ¡es muy diferente a la de los humanos!  Para empezar tu perro tiene muchos más dientes que tu (10 dientes más), aparte de esto tiene 7000 papilas gustativas menos que tu.

Pero ¡ojo! aunque tu perro tenga muchos más dientes que tu, ¡no suele masticar demasiado! Y es que al tener tan pocas papilas gustativas, ¡no disfruta tanto del sabor como los humanos!

No obstante, ¡esto no debe preocuparte! Y es que en el mundo animal, es mucho más importante la supervivencia, que disfrutar de los sabores. Muchas veces encontrar un trozo de comida, y tragarlo rápidamente para que no te lo quiten, ¡en el mundo animal marca la diferencia entre vida y muerte! Este es el motivo por el que tienen más dientes. Les permite destrozar huesos en trozos más pequeños mucho más fácilmente.

El objetivo no es masticar la comida y desgastarla, sino destrozarla para que pueda bajar cuanto antes al estómago.

Sistema digestivo de los perros

Otra de las grandes cosas que diferencia a tu compañero perruno de ti, ¡es el estómago! Cuando los humanos comemos, dedicamos una gran parte del tiempo a masticar, haciendo que la saliva se mezcle con los alimentos. Esto hace que la comida se vaya descomponiendo y cuando llega al estómago esta casi descompuesto, ¡casi todo el trabajo está hecho!

No obstante, los perros al contrario, ¡no mastican! Por lo que…¡su estómago tiene un duro trabajo! Tanto su estómago como el páncreas, serán los encargados de descomponer los alimentos.

Es por ello que los ácidos del estómago de tu mascota, ¡son mucho más fuertes que los tuyos! Así pueden digerir su alimento.

Mientras que la digestión humana, tarda entre 1-2 horas, la digestión de un perro tarda más o menos 8 horas. Es por ello que si tu perro vomita, ¡muchas veces aparecen trozos enteros de su comida!

¿Cómo terminan la digestión los perros?

Cómo funciona el aparato digestivo de un perro

(Foto via: cesarsway)

Cuando los restos de la comida que ha ingerido, pasan al intestino delgado, ¡pueden permanecer ahí durante dos días! Que pasen más o menos tiempo, va a depender de lo difícil que le resulte a tu mascota descomponerlos.

¡Recuerda!  Los ácidos del estómago de tu perro, ¡son muy fuertes! Esto hace que puedan comer cualquier cosa. Si lo hiciésemos nosotros, ¡terminaríamos con una enfermedad bacteriana!

Se puede decir que el proceso final de digestión hasta que tu amigo lo echa en forma de caca, puede durar entre 10 horas hasta 2 días.

 

Alimentos prohibidos para los perros

Si quieres cuidar de la salud de tu perro, ¡hay algunos alimentos que nunca debería probar! Como por ejemplo:

  • Huesos de pollo: estos pueden romperse convirtiéndose en agujas, ¡podrían llegar a matar a tu perro! Intenta evitarlos siempre.
  • Cebolla: una de las consecuencias que puede provocar a tu mascota el consumo de cebolla es…¡Anemia!
  • Chocolate: ¡es uno de los alimentos más peligrosos para tu perro! Aparte del alto contenido en azúcar, también tiene otros componentes que para tu mascota, ¡son tóxicos!


Otra de las cosas que debes tener en cuenta a la hora de alimentar a tu mascota es…¡No mezclar alimentos! Si mezclas su pienso con otros alimentos crudos, ¡podría causarle la muerte! Y es que tu perro no digiere a la misma velocidad el pienso, que los alimentos crudos. Si estás pensando en mezclar, ten en cuenta que las proporciones deben ser: 90% / 10%  siendo el 90% la parte de pienso.
¡Recuerda! A nuestra mascota no le ocurre como nosotros, ¡no se “cansa” de un alimento concreto!

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post