Por qué tu gato duerme a los pies de tu cama

¿Por qué tu gato duerme a los pies de tu cama?

Es probable que tu gato haya elegido su lugar favorito para dormir por las noches, ignorando aquel que tú seleccionaste para él (por ejemplo, una camita mullida). Si este es el caso y tu gato duerme a los pies de tu cama, te contamos los motivos por los que ha seleccionado este sitio.

¿Dónde duerme el gato?

Cada gato es un mundo, al igual que cada hogar es diferente. Por ello, aunque hay factores de comportamientos comunes entre los felinos, cada persona que conviva con uno de ellos podría dar una respuesta diferente a sobre dónde duerme su mascota.

Aun así, hay ciertos lugares o ciertas características de los lugares que suelen gustar a todos los gatos.

  • A los felinos les gustan las alturas, pues les permite tener controlado todo el entorno. Por ello, muchos no dudarán en escoger un punto alto para descansar y, a la vez, estar alerta de lo que sucede a su alrededor.
  • También aman los sitios calentitos, especialmente en invierno. Al dormir, su temperatura corporal desciende, por lo que puedes encontrarlos durmiendo tanto encima de un radiador, como del router de Internet si este desprende calor.
  • A estos animales también les da mucha tranquilidad dormir en refugios. Esto es cualquier cosa en la que se pueda introducir el felino y esté cubierta: desde una caseta hecha específicamente para el animal, hasta una simple bolsa o caja.
  • Tu cama es otro de los sitios en los que tu gato puede elegir dormir. Esto es una gran muestra de amor por parte de tu mascota, pero, además, dormir con tu gato tiene beneficios para tu salud.

Y en concreto, si nos centramos en este último sitio, uno de los puntos donde el gato duerme es a los pies de tu cama. ¿Por qué lo hace?

El gato duerme a los pies de mi cama

Por qué tu gato duerme a los pies de tu cama

Son varias las razones que pueden explicar por qué un gato duerme a los pies de la cama de su dueño.

Por protección

Cuando los gatos duermen bajan la guardia. Por esta razón, dormir junto a su humano favorito les facilitará el sentirse algo protegidos y, a la vez, si son ellos los que detectan el peligro, alertar a la persona.

Además, a estos animales les gusta descansar con el lomo recostado contra algo. Si lo hacen acurrucándose contra tus piernas o pies, considerarán que su espalda está bien protegida.

Para no sufrir daños

Si tu gato lleva durmiendo toda su vida contigo y ha descansado en varios puntos de la cama, posiblemente se haya dado cuenta de que dormir por los pies es el mejor lugar para no sufrir daños si te giras de repente.

Pertenencia al clan

Los gatos son animales muy territoriales y muy sociables. Ven todo su hogar como su territorio y, además, pueden reconocer a toda la familia que habita en el mismo como miembros de su clan.

No obstante, siempre habrá una persona que será su favorita, con la cual se va a mostrar más cariñoso que con las demás. Será con esa persona con la que el gato duerme a los pies de la cama, en caso de que este sea el lugar de reposo seleccionado.

Razones por las que tu gato duerme a los pies de tu cama

¿Es bueno que el gato duerma a los pies de tu cama?

La respuesta la tienes que dar tú teniendo en cuenta, principalmente, tu salud. Hay personas que son alérgicas a los gatos, aunque sea en una pequeña medida y, en ese caso, no sería lo adecuado.

Por otro lado, otra cuestión que debes valorar es la higiene del felino. Si este tiene acceso al exterior todos los días, por mucho que se asee él mismo, siempre tendrá restos de tierra o polvo de la calle, jardín, terraza, etc. que acabarán en tus sábanas.

Además, debes tener en cuenta que si tu gato duerme a los pies de tu cama siempre y, por lo que sea, de pronto un día decides que no duerma ahí, le va a costar entenderlo y puede reaccionar con maullidos y arañazos a tu puerta.

Lo que siempre tienes que tener claro a la hora del descanso de tu gato son dos cuestiones fundamentales:

  • No le molestes mientras duerma. Al igual que dormir es fundamental para ti, lo es para tu mascota.
  • Nunca lo encierres. Esto le puede causar mucho estrés y, además, puede ser muy perjudicial si no le permites hacer sus necesidades o acceder a su bebedero cuando lo requiera.
Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve − 2 =