perro thai ridgeback

Un exótico y bello can, el perro thai ridgeback

Consideraciones iniciales del perro thai ridgeback:

  • Altura: 50 – 60 cm.
  • Peso: 23 – 35 kg.
  • Esperanza de vida: 12 – 14 años.
  • Estilo de vida ideal: Casas, caza, guardia…

Origen del perro thai ridgeback

Origen del perro thai ridgeback

(Foto via: planetacan)

El perro thai ridgeback es una de los más antiguos que existen. Natural de Tailandia, este perro fue utilizado desde su aparición para la caza de cobras y jabalíes, como perro escolta de carretas y perro de guarda.

Ha sido muy recientemente cuando la raza del ridgeback tailandés ha empezado ser conocido fuera de su país natal. Hasta hace no mucho, no se supo de él ni siquiera en la zona occidental de Tailandia.

Características físicas del perro thai ridgeback

Características físicas del perro thai ridgeback

El cuerpo del perro thai ridgeback es más largo que alto, con un pecho bastante profundo y una musculatura muy desarrollada. Su hocico tiene forma de cuña, con un stop (depresión naso-frontal) muy definido. Las orejas, erguidas, triangulares y de tamaño grande, van inclinadas hacia delante. El ridgeback tailandés tiene una cola gruesa en la base que va estrechando según llega a la punta.

La peculiaridad más importante del ridgeback tailandés es la cresta que se extiende a lo largo de toda su espalda. De ahí su nombre, “ridge – cresta, back – espalda”. El resto del pelo de su cuerpo es liso y corto, por lo que la cresta es muy evidente a la vista. Además, el pelo de la cresta crece en dirección opuesta al resto. Los colores aceptados en el manto del perro thai ridgeback son el negro, rojo, azul o castaño.

Otra curiosa característica de este perro es que, en ocasiones, tiene la lengua parcial o completamente pigmentada de color azul o negro. No es una peculiaridad que afecte a todos los perros thai ridgeback, como ocurre con el chow chow o el shar pei, sino que sólo algunos ejemplares la tienen así.

El temperamento del perro thai ridgeback

El temperamento del perro thai ridgeback

(Foto via: pinterest)

El perro ridgeback tailandés es muy inteligente, fiel y protector de su familia. Es muy activo en momentos de paseo y juego, pero en casa no se muestra nervioso, es muy tranquilo. No es despreocupado ni arisco, pero sí bastante independiente, aunque no dudará en jugar y pedir cariños a quien quiera dárselos. ¡Pero no es un perro “pegote”, le gusta tener su espacio!

El perro thai ridgeback tiene un temperamento bastante dominante, por lo que a veces es algo complicada su relación con extraños y otras mascotas. Además, es algo terco y difícil de adiestrar. Necesita ser educado y socializado con persistencia y firmeza ¡y mucha paciencia! En Wakyma nunca recomendamos recurrir a la violencia al tratar de adiestrar a una mascota, sino al refuerzo positivo y el fomento de actitudes favorables.

Cómo cuidar a un ridgeback tailandés

perro thai ridgeback

(Foto via: pinterest)

El perro tailandés se adapta muy bien a la vida en un piso y apartamento, pero debemos tener en cuenta su índice de actividad. Tiene mucha energía que quemar, ¡el ejercicio diario es fundamental! La escasez de estimulación física y mental de un perro puede acarrear estrés y con este problemas de comportamiento, como tendencias destructivas, exceso de ladridos, etc.

Al ser de origen tailandés, no te sorprenderá saber que el perro ridgeback no soporta bien los climas fríos ni la lluvia, lo más apropiado son los ambientes cálidos.

En cuanto al cuidado de su pelo, el thai ridgeback no demanda mucha atención, basta con cepillarlo con cierta regularidad para acabar con el pelo muerto. Un baño mensual es suficiente.

¿Goza de buena salud el perro thai ridgeback?

En este sentido, ser un perro poco habitual supone una ventaja. El perro thai ridgeback no se ha cruzado demasiado con perros de otras razas, por lo que, al no haber consanguineidad, es bastante resistente y no se conocen enfermedades hereditarias.

Debido a su constitución, y como ocurre con muchas otras razas, el ridgeback tailandés puede verse afectado por la displasia de cadera. Para evitarla, recomendamos que no te excedas en la intensidad del ejercicio realizado. Igual que no debemos dejar que un perro sea sedentario, tampoco debemos sobrepasarnos en la exigencia de su actividad física; presta atención siempre a lo que el perro te transmite, no le exijas más esfuerzo cuando se muestra cansado.

Para que su salud sea la mejor posible, en Wakyma siempre recomendamos que consultes a tu veterinario si tienes cualquier duda o si detectas algún síntoma de enfermedad en tu mascota. Además, no olvides las desparasitaciones y vacunas. Sólo así lograremos dar a nuestro amigo peludo una estupenda calidad de vida ¡y ganas de comerse el mundo cada día!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post