mi perro comió marihuana

Mi perro comió marihuana, ¿qué puedo hacer?

¿Tu perro comió marihuana por error? ¿Piensas que está en peligro? Lo cierto es que casi cualquier sustancia puede provocar la muerte de un animal si la dosis es excesiva. A veces, sin que nos demos cuenta, nuestro perro puede comer algo en la calle o en casa, provocándole en ocasiones intoxicaciones más o menos graves.

Mi perro comió marihuana por descuido, ¿qué puedo hacer?

En este artículo vamos a hablar de la marihuana en particular, una planta que puede llegar a ser letal para tu perro si la consume.

La marihuana puede ser fatal para tu perro

Si un perro consume marihuana, los efectos que esta le produce se deben a uno de sus componentes, el D-9 Tetrahidrocannabiol, que es la sustancia que provoca los efectos psicotrópicos de esta conocida planta.

Para que exista riesgo de muerte, el perro tiene que consumir aproximadamente 3 gramos de marihuana por cada kg de su peso. Es decir, para un perro de 8 kg, 24 gramos de marihuana podrían suponer su deceso. En este caso, sería muy urgente visitar al veterinario para desintoxicarlo.

Debido a que su peso es menor, los perros son mucho más susceptibles a los efectos de la marihuana que los humanos. Si tu perro ingiere una pequeña cantidad de esta planta por accidente, la intoxicación desaparecerá al cabo de unas pocas horas. Mientras se recupera, es recomendable que esté en un ambiente tranquilo al aire libre con mucha agua fresca a su disposición. Si pasadas unas cuantas horas no observas mejoría, si sigue adormilado, lo mejor es que vayáis al veterinario.

Efectos que produce en los perros la marihuana

Qué efectos produce en los perros la marihuana

(Foto via: growlandia)

Como decíamos, les afecta más que a nosotros. Las alucinaciones no tendrían que suponer un problema grave, a no ser que le lleven a actuar de manera extraña o exponerse a peligros. Por eso, mientras se recupera de la intoxicación por marihuana, lo mejor es que esté bajo vigilancia permanente.

Al ingerir marihuana, verás afectada su capacidad motriz. La dopamina estará desequilibrada y su organismo no la producirá como hace habitualmente. Por este motivo, lo más probable es que tu amigo se quede acostado y no pueda moverse ni desplazarse.

También es posible que le notes torpe y más agresivo que de costumbre. Le falrará coordinación, se chocará con paredes y tropezará y desobedecerá cualquier orden. Estos síntomas no ponen en riesgo su vida y no deben preocuparnos en exceso, pero existen otros efectos de mayor gravedad que la marihuana puede provocar en tu perro. Los vemos a continuación.

Efectos preocupantes que puede provocarle a mi perro la marihuana

Como decíamos, el consumo de cannabis puede provocar una falta de coordinación en el animal, aumentando el riesgo de caídas. Por otro lado, pueden darse episodios depresivos combinados con euforia repentina, o que el perro se encuentre alterado y no pare de llorar, gemir o ladrar. Parecerá que no hay un motivo aparente, pero sí lo hay: si tu perro hace esto, es porque tiene alucinaciones.

Por otro lado, el cannabis puede producir en los perros síntomas físicos, como problemas digestivos: vómitos, diarrea, salivación excesiva… Si llega a este punto de intoxicación, procura que el animal esté lo más tranquilo posible; evita gritar, la música alta, en general ruidos excesivos que puedan ponerle aún más nervioso. Ten en cuenta que en este estado su conducta es impredecible; podría atacarte, morderte, arañarte… no le alteres.

Siempre que la dosis ingerida no suponga complicaciones severas o incluso su muerte, los efectos de la marihuana son pasajeros y el problema desaparecerá al cabo de unas horas. Es responsabilidad de los dueños cuidar la salud y vigilar  a su perro para que no vuelva a ocurrir.

Cuando lo lleves al veterinario ¡nada de mentiras! Cuéntale todo lo sucedido sin vergüenza ni miedos, sólo así podrá encontrar una solución. Cuanta más información puedas darle, mejor.

mi perro comió marihuana

(Foto via: thesmokersclub)

Los perros y el uso terapéutico del cannabis

A pesar de haber indicado que, por lo general, la marihuana es perjudicial para los perros, es cierto que ha habido casos de perros enfermos tratados con cannabis para reducir los síntomas de enfermedades degenerativas, crónicas o incurables, así como el cáncer.

Por otro lado, se sabe que la marihuana ayuda a abrir el apetito, calmar los dolores articulares provocados por la artritis y los del cáncer… Es un analgésico natural. ¡Pero cuidado! Para llevar a cabo este tipo de tratamientos sin que supongan un peligro, debemos siempre hablar con un veterinario especialista en la materia y dejar que haga un seguimiento de la mascota mientras consuma marihuana. Sólo él sabrá cuál es la dosis adecuada y la forma de ingesta. También lo supervisará para ver si realmente supone un beneficio para el animal. Te recomendamos que descargues nuestra app para poder localizar al mejor veterinario cerca de ti. 

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post