perro de Chindo o Jindo coreano

Perro de Chindo o Jindo coreano: descubre a esta belleza peluda

El perro de Chindo o Jindo coreano fue un perro de caza muy popular en Corea, aunque ahora destaca más como animal de compañía. Fuera de esas fronteras, no es un can muy conocido. Por ello queremos acercaros a esta belleza canina a través de este artículo.

Origen del pero de Chindo o Jindo coreano

El origen del perro de Chindo se encuentra en el sureste de Corea, concretamente en la isla de Jindo, de ahí su nombre. Sobre su surgimiento existen varias teorías, aunque la que más se repite es que nació del cruce de perros nativos coreano y perros mongoles, llegados con las tropas que invadieron el país en el siglo Xlll.

La importancia de este can es tal en Corea que es el perro nacional del país, estando protegido por la Ley de Protección de Bienes Culturales de Corea. Además, está designado como tesoro natural número 53 por parte del Gobierno de Corea del Sur.

Es más, el propio Gobierno aprobó una Ordenanza de Preservación y por ello su explotación fuera del país es muy complicada.

En su origen, el Jindo coreano fue empleado como perro guardián y compañero de caza, especialmente de animales como tejones, jabalíes conejos y ciervos. Ahora, su rol se centra en ser un fiel compañero como mascota.

El United Kennel Club reconoció a esta raza como oficial el 1 de enero del año 1998 y en el 2005 fue reconocido por la Federación Cinológica Internacional.

origen del Jindo coreano o perro de Chindo

Características del Jindo coreano o perro de Chindo

En lo que a características físicas se refiere, se puede hablar de tres tipos de cuerpo en el Jindo coreano.

  • Por un lado está el Hudu o Heutgae, que presenta un porte delgado, un lomo alargado y menos profundidad en su pecho. También tiene una cabeza alargada, así como alargadas son sus orejas y hocico.
  • Otro tipo sería el Tonggol o Gyupgae, de cuerpo musculoso y proporcionado en longitud y altura.
  • El Gakgol es una mezcla de los dos tipos anteriores, teniendo la longitud del Hudu, pero el pecho profundo del Tonggol.

En cuanto a su tamaño, las hembras suelen medir entre 45 y 50 cm, mientras que los machos suelen ser algo superiores, midiendo entre 48 y 53 cm. Para ellas el peso oscila entre 15 y 19 kg, mientras que ellos pueden pesar entre 18 y 23 kg.

Entre las características físicas más destacadas de este can se encuentran su cabeza redondeada y amplia, con mejillas delgadas pero bien desarrolladas.

Los labios y la trufa son de color negro, salvo en aquellos perros con pelaje blanco, cuya nariz es de color rosa. Los ojos, por su parte, tienen forma de almendra, son de color marrón y con una expresión muy viva.

El cuello es grueso y musculoso, como su cuerpo en general. La espalda es fuerte y recta, con las costillas arqueadas en un pecho ligeramente profundo. Su cola tiene forma de hoz o enrollada, pudiendo tocar su punta la espalda.

En cuanto a sus extremidades, las cuatro son fuertes y musculosas, presentándose las traseras algo anguladas. Por último, cabe hablar de sus orejas, que son triangulares, rectas, gruesas y se dirigen hacia delante.

Pelo del Jindo coreano

Su pelaje es denso, de doble capa, lo que le permite mantener muy bien las bajas temperaturas. Entre los colores que más destacan son el rojo, fuego, marfil, blanco, trigo maduro, negro, gris y rayado.

El cachorro de perro de Chindo

Cuando el Jindo coreano es cachorro su apariencia recuerda a la de un chow chow, pero con aspecto lobuno, recordando a los perros spitz.

Ya desde pequeños se les ve atléticos, con el cuerpo bien proporcionado. Las hembras pueden ser algo más angulosas que los machos, que son más compactos y anchos.

Perro de Chindo o Jindo coreano cachorros

Temperamento del Jindo coreano

El perro de Chindo es un animal valiente, tranquilo, protector, inteligente y atento. Debido a su gran lealtad, suelen hacer caso a un solo cuidador, aunque eso no implica que se lleve mal con el resto de la familia.

También se trata de perros muy activos, con un carácter independiente y un fuerte. De ahí que uno de sus cuidados principales sea su temprana socialización.

Cuidados de pero de Chindo

La socialización de este can debe empezar desde cachorro, ya que su fuerte temperamento puede unirse a episodios de agresividad frente a personas extrañas si no se ha socializado adecuadamente.

Como decíamos antes, a pesar de ser un perro independiente no les gusta mucho la soledad y es importante acostumbrarle a quedarse solo en casa para que no sufra ansiedad por separación. Además de esto y debido a la gran cantidad de energía que posee, la estimulación física y mental es esencial para el perro de Chindo.

Los juegos, las caminatas y las carreras deben formar parte de su día a día, por lo que necesita de un tutor que se comprometa a cumplir estos requerimientos.

Adiestramiento

Dado que se trata de un perro de gran inteligencia, su adiestramiento no se hace excesivamente complicado. Sin embargo, el propio carácter del can puede complicarlo, por lo que la paciencia y la cautela serán claves durante sus entrenamientos.

Para adiestrar a este perro se debe emplear el refuerzo positivo, premiando aquellas conductas deseables. En caso de considerar no estar a la altura de las necesidades de adiestramiento del perro de Chindo, lo aconsejable será contar con la ayuda de un profesional del adiestramiento canino.

Higiene del Jindo coreano

El cepillado del pelo de este perro debe hacerse una o dos veces por semana para mantenerlo limpio. En épocas de muda lo ideal es ampliar el número de veces para que sea más fácil eliminar el pelo muerto y que el nuevo nazca mejor.

En cuanto al baño no es necesario hacerlo más allá de una vez cada mes o mes y medio. Para ello es importante usar un champú específico para canes y no emplear perfumes para perros, esto podría ser perjudicial para él.

Sobre su alimentación, esta debe ser completa y equilibrada, adecuada a un perro de sus características físicas y nivel de actividad diaria.

Otros cuidados importantes para este perro son:

  • La revisión y limpieza de sus oídos.
  • La limpieza de sus dientes para evitar problemas dentales.
  • El corte de las uñas.
  • Vacunación y desparasitación.

Cuidados del perro de Chindo o JIndo coreano

¿Cómo es la salud del perro de Chindo?

En general, la salud de este perro es bastante buena si se le ofrecen los cuidados precisos. Sin embargo, puede padecer algunas enfermedades hereditarias y otras que, por sus características, tienen mayor propensión a sufrir.

Entre dichas patologías se encuentran:

  • El hipotiroidismo canino.
  • La displasia de cadera.
  • Lupus eritematoso discoide.
  • Luxación rotuliana en perros.

El Jindo coreano como mascota

Como se ha visto, el Jindo coreano puede ser una excelente mascota siempre que se cumplan con todos los cuidados que necesita: desde una correcta socialización y adiestramiento a ejercicio físico diario, pasando por todas las demás atenciones necesarias.

Por ello, requiere de un cuidador comprometido con esta mascota, la cual tiene una esperanza de vida que ronda entre los 11 y los 13 años. Aun así, la salida de la raza está muy restringida en su país, por lo que puede ser muy complicado encontrar a un perro de Chindo fuera de su lugar de origen.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dieciocho + 6 =