pensamiento canino

Pensamiento canino: ¿cómo piensa mi perro?

¿Cuántas veces te has parado a mirar a tu perro y has pensado: “qué se le estará pasando por la cabecita”? Entender el pensamiento canino no es fácil y requiere tiempo y observación.

Sin embargo, tanto los profesionales como nosotros mismos por ser sus cuidadores, podemos acabar entendiendo cómo piensan los perros.

pensamiento en los perros

El pensamiento canino

A pesar de los grandes avances que se han hecho en los estudios sobre la psicología del perro, todavía queda mucho por aclarar. Por suerte, hay datos básicos que nos ayudan a comprender la manera de pensar que tienen los perros.

Los canes son animales que viven en manadas, que se organizan para que exista una jerarquía y tras siglos de adiestramiento esto se ha traducido en casa en la capacidad de responder a estímulos de socialización.

Dentro del estudio del pensamiento canino, lo primero que nos queda claro es que los perros son capaces de reconocer a los humanos y a otros animales. Obviamente, como otras especies.

Sin embargo, un perro es capaz de demostrar un sentimiento de amor, así como de recordar y responder a los trucos que le enseñamos y reaccionar ante palabras. Esto no todos los animales lo hacen.

Además, gracias a su olfato analizan y entienden su entorno. Los perros saben, con olernos, qué hemos comido o si estamos tristes, alegres o con miedo.

También distinguen formas y nos miran fijamente a los ojos para analizarnos. En cuanto al oído, son capaces de escuchar la música y de detectar cambios en el tono de nuestra voz.

Por todo esto y por más estudios que se han realizado, se ha podido determinar que los perros son capaces de apreciar muchísimos más detalles que nosotros, pero no pueden examinarlos de manera conjunta. Es decir, ellos piensan, pero no pueden analizar esos pensamientos.

Lo que sí son capaces de hacer, una vez han detectado lo que les rodea, es expresar con su propio lenguaje una respuesta: moviendo el rabo, dando vueltas, señalando con la pata…

Todo esto constituye la forma de proceder del pensamiento canino.

¿Qué interviene en el entendimiento y desarrollo del pensamiento de los perros?

Si bien es cierto que la inteligencia de cada perro es determinante (hay razas más inteligentes que otras), la educación canina será crucial.

Los instintos caninos están ahí desde que nacen, pero sin un adiestramiento especial no podríamos llegar a entender el pensamiento canino porque ellos no sabrían comunicarse con nosotros.

Para una buena educación es recomendable que sigas algunos consejos:

  • No uses técnicas dañinas como castigos o collares de ahorque.
  • Emplea lenguaje verbal y también no verbal y haz que toda la familia use siempre las mismas indicaciones.
  • No te olvides de su socialización: deja que se integre con su entorno, con otros animales y con las personas.
  • Premia sus buenas conductas.
  • Y sobre todo: ¡tómatelo con calma! Tu perro no aprenderá las indicaciones inmediatamente, pero eso no significa que no lo vaya a conseguir.
Etiquetas: , , ,
Post Anterior Siguiente Post