Cinco peligros diarios que debes evitar con tu perro

Cinco peligros diarios que debes evitar con tu perro

En ocasiones, pasamos por alto comportamientos de los perros a los que no damos importancia o nosotros mismos hacemos cosas con ellos que pueden ocasionarles serios problemas de salud y no lo sabemos. Es importante ser conscientes de estas actitudes para evitarlas, pues de esta manera nos ahorraremos más de un disgusto. Veamos cinco peligros diarios que debes evitar con tu perro.

Peligros diarios que hay que evitar con el perro

Tras una consulta con varios expertos, la revista Business Insider desarrolló una lista de actitudes que pueden poner en riesgo tanto la educación de los perros como su salud. Estas son las más destacadas.

1. Los perros no deben morder palos

Seguro que alguna vez has jugado con tu perro en el parque o en la playa a lanzarle un palo para que vaya corriendo a por él. Pues bien, debes saber que ese es un juego peligrosísimo, que cada año acaba con la vida de muchos perros.

La razón es que si el animal corre hasta él y cae en una mala posición, puede clavarse uno de los extremos en la garganta y morir en el acto. Por ese motivo, lo mejor es que lleves siempre contigo un juguete inofensivo, como una pelo o un frisbee.

Peligros diarios a evitar en tu perro No debe morder palos

2. No debes ponerle gafas de sol

Sí, sabemos que una foto de tu perro con gafas de sol puede quedar muy graciosa. Sin embargo, este es otro de los peligros diarios que debes evitar con tu perro.

Aparte de lo incómodos que se pueden sentir los canes con ese objeto en su cara, apoyado en su hocico, según los expertos, la fibra óptica de las gafas puede resultar muy nociva para su sentido visual.

Las gafas de sol poseen óxido de zinc que se puede desprender, siendo particularmente dañina en el intestino si acaba en su estómago. Vómitos con sangre y diarreas pueden ser algunos de sus síntomas.

3. Evita que entre al baño y a la cocina

Es cierto que según llegan a nuestro hogar, las mascotas se convierten en dueñas de la casa. No obstante, hay lugares de la misma que son particularmente peligrosos para ellas si entran sin supervisión.

Uno de esos sitios es el baño. En él encontrarán a su alcance múltiples elementos que, de ingerirlos, pueden causar graves daños en su organismo: jabones, papel higiénico (sí, hay perros que se comen el papel) e, incluso, el agua de váter.

Evita que el perro entre en el baño y la cocina

Otro de los puntos donde al que deberías prohibir el paso a tu perro es la cocina. Ahí puede que pienses “como mucho, se comerá la comida” y sí, pero es que hay comida que nosotros ingerimos, que es realmente tóxica para los canes. Por ejemplo, el chocolate.

¡Por no hablar de peligro que supone que tu perro hurgue en el cubo de basura! Ahí no solo habrá restos de comida que puede ser nociva para ellos, sino también restos en muy mal estado y otros elementos que podrían causarles mucho daño, como cosas rotas y afiladas.

4. Ojo con los collares en la garganta

Muchos se preguntan si es mejor usar arnés o collar a la hora de enganchar la correa del perro para salir de paseo.

Esto va a depender de diversos factores, como el tamaño del animal y su comportamiento.

Nunca debes poner un collar de garganta si el perro presenta problemas respiratorios, si es muy pequeño o si tira mucho de la correa.

Además de la incomodidad y la falta de aliento que puede provocarles, debes saber que un tirón con mucha fuerza puede fracturar huesos de su cuello. Por ello, este es otro de los peligros diarios a evitar con tu perro.

Peligros diarios a evitar en los perros los collares en garganta

5. No le ofrezcas comida de tu plato

Hay ciertos alimentos que nosotros ingerimos que pueden ser beneficiosos para los animales si se les da moderadamente. Por ejemplo, el pollo, el pavo, algunas frutas, verduras o, incluso, los perros pueden comer huevo.

Sin embargo, una de las cuestiones principales a considerar es cómo preparamos esas comidas. A muchas de ellas, al hacerlas para nosotros, les echamos condimentos o las freímos. Eso es perjudicial para el can, pues ellos no deben comer alimentos con sal, condimentos o aceitosos.

Por ese motivo, lo mejor es que prepares sus platos aparte y no ofrezcas del tuyo.

 

¿Cuántas de estas actitudes las sueles tener a diario o pasar por alto con tu mascota? Ahora ya sabes que pueden tener consecuencias para tu fiel amigo, ¡así que comienza a evitarlas!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × cinco =