Parásitos externos en perros

Parásitos externos en perros

Los parásitos externos en perros son algo que debes tener muy presente si vas a tener  uno de estos fantásticos animales en tu vida. Estos fastidiosos bichitos pueden afectar a cualquier perro si no se toman las precauciones apropiadas; perros de todas las edades, razas y entornos sufren parásitos en algún momento de su vida. ¿Quieres saber cuáles son y cómo proteger a tu amigo? ¡Te lo contamos!

Parásitos externos en perros

Parásitos externos en perros
(Foto via: mundoperros)

Los parásitos externos en perros más habituales son:

Pulgas

Las pulgas son pequeños parásitos de color marrón oscuro que se suelen asentar entre el pelaje de los perros y otros animales. Son difíciles de detectar, ya que son muy rápidas y pequeñas, pero sí es fácil ver sus excrementos.

Este tipo de parásitos se desarrollan en climas cálidos y húmedos, así que dependiendo de dónde vivas, estarán presentes todo el año o sólo de manera estacional. ¡Ten especial cuidado en verano! Las pulgas son los parásitos externos en perros más comunes.

Cuando una o más pulgas se alojan en un perro, se alimentan de su sangre. Esto provoca dos problemas: por un lado, si el perro tiene muchas, puede acabar sufriendo anemia; por otro, además de quitarle su sangre, las pulgas pueden transmitir enfermedades como la teniasis, la peste bubónica o los gusanos del corazón. Esto no es tan habitual pero sí puede ocurrir. Además, la saliva de las pulgas puede ser irritante o dar alergias.

Parásitos externos en perros
(Foto via: misanimales)

Garrapatas

Si es común que los perros se contagien de pulgas,  igual ocurre con las garrapatas. La ventaja que tienen sobre las anteriores es que son más fáciles de detectar, incluso al tacto: son insectos algo más grandes y de color oscuro. ¡Pero pueden ser muy peligrosas! Se incrustan en la piel del perro y succionan su sangre, pudiendo contagiarle enfermedades muy graves e incluso producirle anemia si la infestación es masiva. Un perro con una invasión grande de garrapatas puede incluso morir.

Este tipo de parásitos externos en perros no se pueden retirar de una simple sacudida o con la mano, ya que están incrustadas en su piel como si fueran una grapa. De hecho, al retirarlas observarás que dejan una herida detrás. Para quitarle a tu perro las garrapatas, nunca tires hacia arriba: si la rompes y queda un trozo aún adherido, será aún más difícil retirar el resto. Lo mejor es utilizar herramientas específicas para esta tarea o acudir cuanto antes al veterinario.

Sarna

Parásitos externos en perros
(Foto via: bekiamascotas)

Este tipo de parásitos externos en perros es algo menos frecuente que los anteriores, pero también puede ocurrir. Distinguimos dos tipos:

Ácaros de la sarna sarcóptica

Estos parásitos son microscópicos y se establecen sobre la superficie de la piel. Son contagiosos, tanto a otros animales como a los humanos.

En primera instancia, la sarna por una infestación de este tipo de ácaros produce costras, irritación de la piel y caída del pelo, pero si la condición no se trata puede ir a mucho peor, incluso provocándole la muerte.

Ácaros de la sarna demodéctica

Parásitos externos en perros

Estos ácaros se encuentran en la piel de tu perro de forma natural y en principio no son peligrosos. El problema viene cuando proliferan más de la cuenta e invaden el cuerpo del perro, no se sabe muy bien por qué razones. La sarna que producen estos perros puede ser localizada o generalizada.

Los síntomas son caída del pelo, descamaciones, manchas… Sin embargo, no son tan contagiosos como los anteriores y el tratamiento es bastante sencillo. No suponen tanto peligro, siempre y cuando se traten, claro.

Si la afección es generalizada y dejamos que siga su curso sin ponerle remedio, entonces sí que nuestro perro estará en problemas. Este tipo de parásitos externos en perros puede desembocar en problemas paralelos mucho más graves o incluso la muerte.

Ácaros de las orejas

Se contagian por contacto directo, ya sea con superficies donde se encuentran los parásitos como por contacto con otros perros infectados. Estos ácaros eligen las orejas del perro como su hogar, provocándole picor y mucha irritación.

¿Cómo detectarlos? Un perro infectado de ácaros en las orejas se rascará con insistencia, pudiendo incluso llegar a hacerse heridas; también arrastrará la cabeza por las paredes y el suelo, la sacudirá a menudo y observarás salir una sustancia oscura de sus oídos. En casos graves, el perro caminará en círculos constantemente.

Tratamiento de los parásitos externos en perros

Tratamiento de los parásitos externos en perros

Si observas en tu perro la presencia de parásitos externos o se rasca mucho, o tiene cualquier otro tipo de comportamiento inusual, lo debes llevar cuanto antes al veterinario. Allí le harán un diagnóstico y le darán un tratamiento en función de lo que tenga.

De todos modos, recuerda: la mejor forma de librarse de los parásitos externos en perros es prevenirlos. ¡Nunca olvides darle a tu mascota su tratamiento antiparasitario! Un perro libre de parásitos es un perro feliz.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post