Cómo detectar los parásitos internos en perros

Cómo detectar los parásitos internos en perros

Los parásitos internos en perros son más frecuentes de lo que puedas imaginar, y además tienen la desventaja extra de que no son tan sencillos de ver como una garrapata o una pulga, que basta con mirar un poco el pelo de tu perro para verlas. Sin embargo, sí hay maneras de detectar, o al menos sospechar que tu perro tiene parásitos intestinales. Te contamos cómo.

Cómo detectar los parásitos internos en perros

Cómo detectar los parásitos internos en perros

Los parásitos internos en perros pueden llegar a ser un problema realmente grave, especialmente cuando se trata de cachorros u otros perros vulnerables. ¡Puedes detectar estos parásitos en casa! Estos son los síntomas típicos de los perros con parásitos:

  • Especialmente en etapas tempranas, el perro siente mucho picor en la zona del ano, por lo que verás que se lame, se rasca y se arrastra por el suelo.
  • Cuando la infestación ya es grande, los parásitos salen del cuerpo del perro por medio de las heces. Por eso, es importante que observes siempre el estado de las heces de tu mascota, es un gran indicador de su salud interna.
  • Como los parásitos internos en perros se alimentan de los nutrientes que ingieren, un perro infestado adelgazará rápidamente a pesar de comer de forma normal, ya que no absorberá los nutrientes que necesita.
  • Los parásitos a menudo producen gases e hinchazón abdominal.
  • Si el estado es muy grave, habrá daños en los intestinos, lo que hará que el perro eche heces manchadas de sangre.

Si observas en tu perro estos síntomas, ¡no lo dudes! Es altamente probable que tenga parásitos internos. ¡Acude a tu veterinario cuanto antes! Si no se soluciona, tu perro podría incluso morir.

¿Los parásitos internos en perros se pueden prevenir?

Los parásitos internos en perros se pueden prevenir

Generalmente, casi todos los parásitos internos cuentan con un buen tratamiento que resulta efectivo, pero sin duda es mucho mejor prevenir este tipo de problemas. ¿Cómo prevenirlos? Así:

  • Administra a tu perro antiparasitarios internos en las dosis que corresponda y no recuerdes renovarla cada 3 meses. En el caso de los cachorros, a menudo se recomienda hacerlo una vez al mes. ¡Pregunta a tu veterinario!
  • Vigila bien lo que come tu perro: no permitas que coma alimentos en mal estado, cosas de la calle ni heces, muchísimo menos heces de otros perros.
  • Recoge siempre las heces de tu mascota para evitar contagiar a otros. Esta es una responsabilidad común: si todos los dueños de perros las recogemos, nos aseguramos de que no hay parásitos en las calles, reduciendo muchísimo el riesgo de contagio.
  • Evita lugares en los que sabes que hay heces de otros perros o si sabes que hay perros con parásitos.

Es muy importante que tu perro no tenga contacto ninguno con heces ajenas. A veces no es necesario ni siquiera que el perro ingiera esas heces para contraer los parásitos, algunos se contagian con sólo oler. ¡No se lo permitas!

 

¿Sospechas que tu perro tiene parásitos? ¡Acude a tu veterinario a por un diagnóstico y tratamiento! Cuanto antes lo soluciones, menor repercusión tendrán los parásitos en su salud.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post