Todo sobre el entrenamiento para perros guardianes

Todo sobre el entrenamiento para perros guardianes

Cuando hablamos del entrenamiento para perros guardianes, no queremos fomentar su agresividad. Se trata de enseñar a un perro a reconocer y proteger su territorio (tu casa y familia) y disuadir a los extraños, o avisarte de su presencia con ladridos, pero nunca atacar ni intimidar.

Antes de empezar el entrenamiento específico para perros de guardia, es importante que tu perro haya recibido educación básica y que sepa atender y obedecer a órdenes fundamentales, como responder a su nombre, venir cuando se le llama, sentarse o quedarse quieto. Una vez sepa esto, ¡podemos comenzar!

Entrenamiento para perros de guardia

¿Preparado para enseñar a tu perro a guardar y proteger tu casa?

Todo sobre el entrenamiento para perros guardianes

Entrenamiento para aprender a alertarte ladrando

Lo más esencial en el entrenamiento para perros guardianes es que aprendan a avisarte de la presencia de algo o alguien extraño por medio de los ladridos. ¿Cómo se hace? Así:

  1. Elige una palabra clave, como harías con cualquier otra orden, para enseñarle a ladrar ante el estímulo de una presencia extraña. Por ejemplo, “ladra”, o “habla”. Recuerda, como siempre, decirla claramente y siempre la misma palabra.
  2. Ahora toca practicar. Lo de ladrar cuando alguien extraño se acerca es un instinto común a todos los perros, el reto es enseñarle a hacerlo de forma controlada y cuando tú quieres, no indiscriminadamente.
  3. Haz simulaciones de entrada en casa, sal y aléjate. Al volver, haz ruido, o incluso llama a tu perro por su nombre y dile la palabra clave de la orden que hayas elegido para que ladre. Una vez lo haga, entra y dale un premio. Costará unos cuantos intentos, pero no tardará en asociar su ladrido a esa palabra y al refuerzo positivo.
  4. Una vez lo haya hecho bien varias veces contigo, haz que otro miembro de su familia pruebe la capacidad de respuesta del perro, seguramente ya esté preparado para ladrar ante ese estímulo.

Todo sobre el entrenamiento para perros guardianes

Enseña a tu perro a callar

No tiene sentido que enseñemos al perro a ladrar ante cualquiera, tiene que entender que sólo deberá hacerlo en ciertas ocasiones, por eso es importante enseñarle a quedarse callado cuando se lo pidas. Esta parte del entrenamiento para perros guardianes es tan importante como la otra.

Este paso se hace cuando tu perro ya ha aprendido a ladrar ante tu orden. Ahora, podrá aprender igualmente a dejar de ladrar cuando se lo pidas.

  1. Ordena a tu perro ladrar, como hacías en la etapa anterior. Sal de casa y haz el simulacro de entrada, como anteriormente. Cuando ladre, enséñale un premio, pero en vez de dárselo, dale la orden de callar. “Silencio”, por ejemplo, o “calla”.
  2. Cuando se quede callado, podrás darle la recompensa. Igualmente, deberás practicar este ejercicio varias veces para que lo interiorice.
  3. Alterna las órdenes de ladrar y callar hasta que las domine y consigas controlar sus ladridos completamente.
  4. Anima a tu perro a ladrar cuando sepas que viene un extraño, pero nunca ante personas conocidas, amigos o familiares. ¡Ya estará listo para ser un perro de guardia!

 

Recuerda que nunca debes enseñar a tu perro a ser agresivo ante las personas ni fomentar que muerda. Sé paciente, comprensivo y perseverante y pronto conseguirás completar el entrenamiento para perros de guardia.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post