No pegues a tu perro

No pegues a tu perro, ¡NUNCA! ¿Por qué no debes hacerlo?

A veces, el proceso de educar a nuestros perros puede resultar un poco lento, pesado, puede que perdamos la paciencia… ¡Pero no podemos dejar que eso pase! En Wakyma desaconsejamos completamente cualquier tipo de “educación” basada en el castigo físico. Te contamos por qué no debes pegar a tu perro.

¡Nunca pegues a tu perro!

Está más que demostrado que el castigo físico en los perros, además de ser cruel e injustificado porque no lo comprenden, no sirve de nada. No, pegando a tu perro no conseguirás nada bueno: ni les hace obedecer, ni aprender más deprisa, ni nada; de hecho, todo lo contrario: los perros que son golpeados suelen volverse huidizos, desconfiados, e incluso agresivos. Es normal, desarrollan miedo.

Lo único que conseguirás si pegas a tu perro es:

  • Que salga corriendo cuando vayas a reñirle, por tanto, no podrá corregir su comportamiento.
  • Que al sentirse intimidado quiera protegerse contraatacando y te muerda.
  • Que desarrolle un estado de ansiedad y/o estrés que le vuelva agresivo, que rompa cosas… En general, que su conducta empeore notablemente.
  • Que a la larga desarrolle inseguridad y miedo al trato con las personas en general o incluso se vuelva antisocial. Este tipo de traumas son complicados de solucionar.

Por eso, ¡no pegues a tu perro nunca! Conseguirás que aprenda mucho más fácil y rápido utilizando métodos basados en la recompensa o el refuerzo positivo.

 

Educa a tu perro con amor y paciencia

nunca pegues a tu perro

(Foto via: mundoperro)

Si tienes un perro, suponemos que el amor ya lo tienes. Pero ¿y la paciencia? Esa es la clave. Paciencia y comprensión: tu perro necesita aprender, y no lo hará de un día para otro. Todo aprendizaje lleva tiempo, y necesita tu ayuda.

La comprensión y el refuerzo positivo dan resultados mucho mejores que el castigo físico. La clave está en premiar su esfuerzo y progresos, y mejor aún, ignorar los malos resultados… ¡Es algo temporal! Aprenderá pronto. ¿No sabes cómo premiar a tu perro por los buenos comportamientos? Estas son buenas formas de hacerlo:

  • Dale un premio o pequeño trozo de comida que le guste.
  • Dile palabras afectuosas que sepa relacionar con momentos positivos: “muy bien”, “sí”… En general, transmítele lo orgulloso que te sientes de sus progresos.
  • Acaríciale. ¿Te gusta besar a tu perro? Aquí te contamos si es bueno hacerlo o no.

 

Un perro es eso… ¡Un perro!

educa a tu perro con amor y paciencia

Cuando alguien pega a su perro, demuestra una cosa: se olvida de que es un perro. Tratar a los perros como personas es un error: no comprenden las cosas igual que nosotros (por eso el castigo físico no sirve para que aprendan).

Si convives con una mascota, recuerda esto:

  • Tu perro se comporta así porque es un animal. No hace las cosas para enfadarte, sino porque es su instinto hacerlas. Si están mal, se corrigen con educación, pero no te enfades ni lo castigues por ser como es.
  • Si vas a reñir a tu perro porque hizo algo mal, además de no pegarle, recuerda que debes hacerlo en el momento. No tiene sentido echarle una bronca por algo que has encontrado (si se hizo caca o rompió algo) y  no sabes cuándo lo hizo. Si no corregimos sus fallos nada más cometerlos, no servirá de nada el esfuerzo, ya que no saben a qué nos referimos.
  • Si llevas bastante tiempo intentando corregir una mala conducta y no lo consigues, intenta identificar bien la raíz del problema. Plantéate la posibilidad de buscar ayuda profesional si no te sientes capaz de controlar la situación.

Ante todo, ¡no desesperes! Sé constante y con paciencia y respeto por tu perro, lo conseguiréis juntos. Recuerda: nunca pegues a tu perro si hace algo mal.

 

Vivir con una mascota, amor de ida y vuelta

Convivir con un animal es una enorme responsabilidad, pero también es un regalo que te haces a ti mismo. Te aseguramos que si tratas a tu perro con amor, respeto y paciencia, ¡te lo devolverá con creces! De igual manera, si le pegas, es probable que acabe volviéndose agresivo y desconfiado.

El amor entre un perro y su familia humana es mutuo, por lo tanto, también tiene que serlo el trato. Recuerda que Wakyma está aquí para ayudarte a educar a tu perro. 🙂

Y tú, ¿educas a tu mascota con amor?

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post