Muerte súbita en gatos

Muerte súbita en gatos, ¿por qué ocurre?

La muerte súbita en gatos es algo muy repentino y que llega por sorpresa. Los gatos son genios del camuflaje y el disimulo, muchas veces ni nos hacen notar que están enfermos, incluso cuando el problema es grave, hasta que el estado del problema o la enfermedad están ya muy avanzados. Por eso, sin que nos demos cuenta, nuestro gato puede fallecer por muerte súbita y nos quedamos sin saber qué le ha ocurrido. Hablamos de ello.

 

Causas más frecuentes de la muerte súbita en gatos

Causas más frecuentes de la muerte súbita en gatos

La muerte súbita en gatos puede darse por razones muy variadas, tantas que no podemos mencionarlas todas. Sin embargo, se sabe que las patologías que más a menudo resultan en muerte súbita son:

  • Cardiomiopatía hipertrófica, un endurecimiento y engrosamiento del corazón que se da sobre todo en gatos esterilizados de mediana edad. Se caracteriza por colorear las encías de azul, dificultar la respiración y alterar el ritmo cardíaco, además de vómitos y disminución del apetito.
  • Peritonitis infecciosa felina (FIP): produce pérdida de apetito y peso, lesiones oculares y deshidratación.
  • Virus de la Inmunodeficiencia Felina (Sida felino): diarrea, gingivitis, fiebre crónica, malestar, desórdenes neurológicos… Sin embargo, a menudo es asintomático hasta poco antes de la muerte.
  • Toxoplasmosis: falta de apetito, pérdida de peso, fiebre, diarrea, vómitos, tono amarillento en la boca y la piel y glaucoma. Esta enfermedad es una zoonosis, se puede transmitir a los humanos. No se aconseja que personas inmunodeficientes ni embarazadas tengan contacto con gatos enfermos de toxoplasmosis.
  • Gusano del corazón: tos, vómitos, pérdida de peso, fallo cardíaco.

 

Tratamiento y prevención de la muerte súbita en gatos

Tratamiento y prevención de la muerte súbita en gatos

Como puedes ver, estas enfermedades que provocan muerte súbita en los gatos tienen síntomas muy similares, muchos de los cuales también son comunes en enfermedades leves. Por eso, no son muy sencillas de diagnosticar y tratar, a veces cuando se quiere determinar qué enfermedad es, es demasiado tarde. Incluso acertando con el tratamiento, generalmente es sólo paliativo y a menudo estas enfermedades tienen un desenlace fatal.

No es raro que el gato muera súbitamente por alguna de estas enfermedades sin que se haya determinado y es necesario recurrir a una necropsia para saber la causa del fallecimiento.

 

La muerte súbita en gatos es complicada de evitar y muy impredecible. Para asegurarte de que mantienes a raya estas y otras enfermedades o que las tratas a tiempo si aparecen, es muy importante que lleves periódicamente a tu gato al veterinario para que le haga revisiones completas de salud.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post