Entérate de todo sobre la deshidratación en los gatos

Entérate de todo sobre la deshidratación en los gatos

¡La deshidratación en gatos puede poner a tu amigo en grave peligro! Si tienes un gato, ya sabrás que beben muy poquita agua y que casi toda la hidratación que necesitan la obtienen de los alimentos, pero eso no significa que no puedan en un momento dado tener deshidratación. De hecho, sí; y si es grave, ¡podría morir! Te contamos cuáles son las principales causas de la deshidratación felina y qué hacer al respecto.

 

Causas de la deshidratación en gatos

Causas de la deshidratación en gatos

Decimos que un ser vivo tiene deshidratación cuando los niveles de líquido en su organismo, que son fundamentales para que todo funcione con normalidad, se sitúan por debajo de lo normal. En el caso de los gatos, las causas más frecuentes de la deshidratación son:

  • Poca ingesta de líquidos, por eso debes estar al tanto de que tu gato beba agua frecuentemente
  • Demasiada pérdida de los líquidos que ya tiene el cuerpo
  • Calor
  • Aumento de la actividad física
  • Diarreas y vómitos
  • Enfermedades como cáncer, hipertiroidismo y problemas renales
  • Vejez
  • Lactancia
  • En situación de enfermedad, el riesgo de deshidratación en gatos aumenta por la pérdida de líquidos y la falta de interés en beber que produce el malestar.

 

Cuánta agua debe beber un gato

Cuánta agua debe beber un gato

En general, los gatos beben poco. Además, son bastante exquisitos: no les gusta el agua estancada, por eso nunca quieren beber de un plato o bol, sino del agua corriente del grifo, por ejemplo.

Los gatos, en términos generales, necesitan beber el mismo número de mililitros que las calorías que obtienen en un día. Los gatos que basan su alimentación en patés u otros alimentos húmedos, ya sea total o parcialmente, obtienen parte de esa agua por medio de la comida y necesitan beber menos agua líquida que los que se alimentan básicamente de pienso seco. La comida seca sólo contiene un 12 % de agua como máximo, mientras que la húmeda puede llegar al 80 %.

¿Significa esto que la comida de lata es mejor para mi gato? Pues desde el punto de vista de la hidratación, no es que una sea mejor que la otra, simplemente la húmeda es otro medio de hidratación y tu gato necesitará beber menos agua líquida, así que podemos decir que facilita la ingesta de líquido y quizás no tengas que estar tan pendiente. Pero si come alimento seco y te aseguras de que bebe el agua que necesita, esto es igualmente válido.

 

Síntomas de la deshidratación en gatos

Síntomas de la deshidratación en gatos

¿Cómo saber si un gato está deshidratado? Los síntomas más habituales de deshidratación en gatos son:

  • Ojos hundidos
  • Letargo
  • Pérdida de apetito
  • Boca seca, notarás que los labios se pegan a las encías
  • Depresión
  • Jadeo
  • Falta de elasticidad en la piel, si la pellizcas tarda mucho en volver a su estado normal
  • Frecuencia cardíaca elevada

 

Qué hacer ante la deshidratación en gatos

Qué hacer ante la deshidratación en gatos

La deshidratación puede ser realmente grave, si tu gato reúne los síntomas o por cualquier otra razón crees que podría estar deshidratado, ¡corre al veterinario! Ten en cuenta que a veces los síntomas de la deshidratación en gatos no son tan evidentes, la verdad es que estos animales son puros genios ocultando sus enfermedades y malestares en general. Por eso debes permanecer atento, especialmente en épocas como el verano.

El veterinario le realizará las pruebas necesarias y le inyectará líquidos por vía intravenosa o subcutánea para restablecer los niveles de líquido de su cuerpo.

 

Lo más importante: prevenir la deshidratación en gatos

prevenir la deshidratación en gatos

La prevención es lo mejor, ya que la deshidratación en gatos puede ser más grave de lo que pensamos, o podríamos no detectarla a tiempo. Por eso, ¡mejor evitemos que se produzca! Ten en cuenta:

  • Debes dejar agua fresca disponible para tu gato en todo momento y además cambiarla con frecuencia.
  • No todos los gatos tienen los mismos gustos a la hora de beber, observa las preferencias del tuyo y adáptate. ¡Lo importante es que beba! Puede ser desde un bebedero, directamente del grifo, puede preferir el agua embotellada… Si tiene varios puntos de acceso al agua en casa, mejor. Los gatos son muy vagos y podría preferir quedarse sin beber con tal de no ir al otro extremo de la casa.
  • Si tu gato tiene vómitos o diarrea, se tiene que rehidratar, pero no conviene hacerlo de golpe o podría sentarle mal. Para comenzar, dale un cubito de hielo y lo irá lamiendo poco a poco.
  • Si vas a viajar con tu gato, lleva siempre reservas de agua para darle.
  • Observa y aprende los hábitos de tu gato: si ves que de repente bebe menos o más de lo normal, puede que tenga algún problema. ¡Acude a tu veterinario!

 

La hidratación es fundamental para vivir, ¡procura que tu gato siempre tenga agua cerca!

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post