Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis

Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis

Tengo un gato en casa y estoy embarazada, me preocupa que pueda contagiarle toxoplasmosis a mi bebé. ¿Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis? Esta pregunta se la hacen muchas familias muy a menudo; la toxoplasmosis es una enfermedad que puede contagiarse al feto, ¡te contamos cómo evitarlo!

Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis

toxoplasmosis en gatos y embarazo

Primero, ¿qué es la toxoplasmosis? Es una infección que pueden padecer algunos de nuestros animales domésticos y que, aunque ocurre muy rara vez, pueden contagiar al feto si conviven con una mujer embarazada. Aunque el riesgo es bajo, es normal y prudente querer informarse en caso de embarazo.

El virus de la toxoplasmosis se encuentra en la carne cruda y en las heces del gato enfermo. El contagio se produce por contacto directo con cualquiera de estos dos elementos, pero también puede propagarse sin que nos demos cuenta, por ejemplo, si esparcimos las heces sin querer al limpiar el arenero.

¿Es habitual que los gatos tengan toxoplasmosis? Pues se estima que un 10% de los gatos del mundo la padecen, y que el 15% son portadores del virus.

Cómo se contagia la toxoplasmosis

Cómo se contagia la toxoplasmosis
(Foto via: ocico)

Como hemos dicho, el contagio ocurre cuando se da contacto directo con el virus, que se encuentra en las heces del gato y en la carne cruda de otros animales. Por eso, se recomienda que se limpie el arenero con guantes, así como no manipular carne sin cocinar.

El contagio al feto no es habitual, pero si ocurre, puede darse en cualquier momento del embarazo. Sin embargo, este contagio es especialmente peligroso durante las primeras semanas, cuando el embrión se está empezando a formar.

La toxoplasmosis es complicada de detectar, ya que es una infección asintomática.

Entonces, ¿cómo se detecta?

¿Cómo saber si mi gato tiene toxoplasmosis si esta enfermedad no da síntomas visibles? La enfermedad como tal no presenta síntomas propios, pero sí síntomas genéricos que comparte con otras patologías. Por eso es complicada de detectar. Los síntomas habituales de un gato con toxoplasmosis son:

  • Fiebre
  • Apatía
  • Falta de apetito
  • Diarrea
  • Dificultades respiratorias
  • Defensas muy bajas

Es muy importante que acudas al veterinario cuanto antes si detectas alguno o varios de estos síntomas en tu gato. A través de un análisis de sangre se podrá diagnosticar o descartar la toxoplasmosis. El análisis de heces, por extraño que parezca, no es lo más fiable; no siempre es determinante, especialmente en ciertas etapas de la enfermedad.

Tratamiento de la toxoplasmosis en gatos

Tratamiento de la toxoplasmosis en gatos

Si se confirma que tu gato tiene toxoplasmosis, se le recetará un tratamiento de antibióticos que durará un par de semanas. Recuerda que siempre debes seguir las indicaciones de tu veterinario y no medicar a tu mascota por tu cuenta.

Por otra parte, ¡no hay nada mejor que la prevención! ¿Sabías que puedes evitar que tu gato contraiga toxoplasmosis de forma muy sencilla? Simplemente, descarta alimentarlo con carnes crudas, opta por los piensos para gatos o la comida enlatada. Por supuesto, no eliminarás del todo el riesgo, ya que siempre hay factores que no podemos controlar, pero eliminando la carne cruda de su dieta te desharás del peligro más grande de toxoplasmosis.

Además, si tu gato tiene puestas todas sus vacunas y vive mayoritariamente en casa, teniendo poco contacto con otros animales, es muy poco probable que se contagie de esta enfermedad.

¿Qué ocurre si estoy embarazada?

toxoplasmosis en gatos y embarazo

Si estás embarazada y tu gato tiene o ha tenido toxoplasmosis, es posible que tú también la hayas pasado, confundiéndola con una afección simple como una gripe o resfriado común.

Si tu gato te ha contagiado la toxoplasmosis y estás esperando un bebé, ¡no te asustes! Existe un tratamiento muy sencillo y eficaz para embarazadas. De hecho, exceptuando casos muy graves, muchas veces la toxoplasmosis no necesita tratamiento alguno, especialmente si no da síntomas.

 

¡Recuerda! Tener mascotas y bebés son dos cosas perfectamente compatibles. ¡No abandones a tu gato por miedo a la toxoplasmosis! Lo ideal es mantener a tu gato bien cuidado y libre de peligros, así como informarte bien sobre las mascotas y el embarazo y la convivencia con bebés. Si tienes cualquier duda, ¡consulta a tu veterinario!

Etiquetas:
Post Anterior Siguiente Post