Mi perro tiene convulsiones

Mi perro tiene convulsiones, ¿qué puedo hacer?

¡Socorro, mi perro tiene convulsiones! Las convulsiones son el síntoma principal de los perros con epilepsia. Ante esta situación, la mayoría de dueños se sienten asustados, nerviosos y bloqueados, sin saber qué hacer. Pero es importante mantener la cabeza fría para poder ayudar a nuestros peludos durante un ataque de convulsiones. ¡Te contamos qué puedes hacer!

 

Mi perro tiene convulsiones

Mi perro tiene convulsiones

Si tienes un perro con epilepsia, cuando le dé una crisis lo primero que debes hacer es colocarlo en un lugar seguro, de donde no se pueda caer ni hacerse daño con nada. Busca un lugar blandito para que no se haga daño a causa de las convulsiones. ¡Trátalo con cuidado, la situación es muy delicada! Además, NUNCA metas la mano en su boca.

Durante un ataque de convulsiones un perro puede pasar por multitud de situaciones: desde movimientos incontrolados de sus extremidades hasta hacerse sus necesidades sin querer o perder el conocimiento. Por eso es importante colocarlo en un lugar seguro y cómodo, en previsión de todo lo que pudiera ocurrir durante la crisis epiléptica.

El episodio suele durar un par de minutos o menos, y es normal que el perro se encuentre cansado y desorientado después. Una vez termine la crisis, deberás llevarlo al veterinario para que valore su estado.

 

La epilepsia y los perros

La epilepsia y los perros
(Foto via: canaldemascotas)

Los ataques de convulsiones pueden ser más o menos fuertes dependiendo de cada caso, o dar unos síntomas u otros. Si tu perro tiene epilepsia, una forma de anticipar el ataque es observarlo: si se muestra más inquieto o nervioso de lo habitual, ¡hay que estar preparado!

Todos los perros pueden tener algún ataque de convulsiones epilépticas, pero hay razas más propensas a ello que otras: pastor alemán, San Bernardo, beagle, basset hound, setter, caniche, algunos perros dachshund (salchicha)… Si tienes alguna de estas razas, en caso de que tengan epilepsia, lo habitual es que el primer ataque aparezca entre los 6 meses y los 5 años de edad. Es importante que aprendas a asistirle en esta situación, ya que aunque no son letales, los ataques epilépticos pueden traer graves consecuencias si no se controlan.

Algunas veces, la epilepsia es síntoma de una enfermedad cerebral. En ese caso, se trata al perro para curar esa enfermedad, y al desaparecer remite también la epilepsia. Sin embargo, otras veces la epilepsia es idiopática, es decir, no se sabe por qué la tiene y no se puede detectar; entonces, generalmente el perro necesita un tratamiento de por vida para evitar las crisis de convulsiones y mantener el cerebro estabilizado.

 

¿Alguna vez tu perro ha tenido convulsiones? ¿Cómo le has ayudado?

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post