mi loro grita

Mi loro grita mucho: ¿qué puedo hacer?

Los loros son animales fascinantes. Su inteligencia y lo sociables que son hace que sean muchas las personas que se aventuran a tener una de estas aves en casa como mascotas. Sin embargo, en ocasiones se toma esta decisión sin conocer su verdadero comportamiento, el cual puede producir descontento entre sus propietarios. Por ejemplo, a veces el loro grita mucho y es muy ruidoso. Pero, ¿a qué se debe esto?

¿Por qué hablan los loros?

¿Te has preguntado alguna vez por qué los loros hablan? Sin duda es una característica que nos hechiza de ellos. Aunque bueno, esto hay que matizarlo.

Digamos que hablar con nosotros supondría tener la capacidad cognitiva de expresar ideas que le permitan comunicarse. Esto, en el caso de los loros, no ha sido demostrado.

Por lo tanto, estas aves lo que hacen realmente es reproducir sonidos e imitar palabras. Aun así, es curioso saber que lo hacen… ¡sin tener cuerdas vocales!

Lo que tienen es un órgano vocal conocido como siringe, ubicado en el extremo inferior de la tráquea que se bifurca hacia los bronquios. Esto hace que puedan producir dos o más sonidos a la vez, los cuales surgen por las vibraciones del aire que pasa por la siringe o por las propias vibraciones de sus paredes.

Explicadas las razones físicas por las cuales los loros “hablan”, pasemos a dar explicación al motivo. Y la realidad no es otra que su sociabilidad, la cual hace que se imiten entre ellos y los sonidos les sirvan para comunicarse entre la especie, sintiéndose parte del grupo.

Cuando un loro habla enfrente de su humano, también lo hace para socializar, igual que en la naturaleza con sus semejantes. También lo puede hacer como respuesta a un estímulo positivo.

Pero, ¿qué pasa cuando el loro grita? ¿Por qué lo hace?

por qué mi loro grita

Razones por las que un loro grita

Como decíamos, el “habla” en los loros les sirve para comunicarse. Por lo tanto, harán saber con sus sonidos cuándo están alegres y cuándo tristes.

Del mismo modo, también son animales algo impresionables y asustadizos. Es por eso que si surge ante ellos un elemento o situación que perciban como posible amenaza, el loro grite pidiendo auxilio a los suyos.

Además, dado que son animales a los que no les gusta la soledad, cuando un loro grita puede hacerlo también para localizar a sus compañeros, que en el caso de los loros domésticos podrían estar reclamando a sus dueños.

¿Qué hago si mi loro grita mucho?

Siempre hay que prestar atención a tu mascota, pero con más detenimiento si se detecta alguna actitud que pueda indicar malestar en el animal. Por ejemplo, si tu loro grita mucho de repente, párate a analizar todo su entorno y sus necesidades a ver si están cubiertas.

El hábitat en el que viven debe ser un espacio amplio y adecuado, con un enriquecimiento ambiental propicio para su correcto y sano desarrollo.

Además de esto, hay que darle una buena alimentación al loro, evitando aquellos alimentos prohibidos para él.

La interacción con estas aves es esencial, así como los juegos, poner a su disposición juguetes y dejarles que vuelen libres por una estancia segura.

También es importante plantear la posibilidad de adquirir dos aves de la especie para que puedan hacerse compañía. Sin embargo, son muchas las cuestiones a tener en cuenta antes de tener un loro y una de ellas es el coste que supone.

Los loros deben visitar al veterinario para sus revisiones, pues como cualquier ser vivo puede enfermar. Además, debe estar correctamente desparasitado.

Adicional a esto, se le debe proporcionar un entorno tranquilo. Ten presente que una de las razones por las que un loro habla es por repetición. Si el animal vive rodeado de ruidos o en un lugar donde escucha la televisión y todo el día reproduces programas en los que la gente grita, podría gritar porque está repitiendo lo que oye.

Por último, no cometas el error de gritar a tu loro (por enfado, frustración, etc.) cuando él grita. Le estarás dando un mensaje erróneo y el animal te imitará, además de que no estarás solucionando el problema causante.

Etiquetas: ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × uno =