la fiebre del loro

La fiebre del loro o psitacosis del loro

Tener en cuenta las enfermedades que pueden sufrir las aves es fundamental si tienes alguna o algunas de ellas en casa. En este caso, vamos a hablaros de la fiebre del loro, una enfermedad muy contagiosa que no solo puede afectar al ave… también a nosotros.

¿Cómo se produce la fiebre del loro?

La fiebre del loro, también conocida como psitacosis, ornitosis o clamidiosis aviar está producida por el contagio a través de una bacteria: la conocida como Chlamydia psittaci.

Para que un loro acabe contrayendo la enfermedad, basta con que respire partículas contagiadas o entre en contacto con ellas. Estas pueden venir de plumas, secreciones o excrementos de un animal ya contagiado, pero también pueden estar en el aire, en los platos de comida o en el agua.

La fiebre del loro o psitacosis del loro

¿Cuáles son sus síntomas?

Lo cierto es que identificar la enfermedad no es del todo sencillo.

La fiebre del loro puede estar en el animal desde hace tiempo de forma inactiva y activarse en momentos concretos, como puede ser si el loro sufre estrés o está pasando por un periodo depresivo.

El problema es que los síntomas de la psitacosis no son específicos de esta enfermedad, sino que se asemejan a los de cualquier gripe. Estos suelen ser:

  • Secreciones oculares.
  • Secreciones nasales.
  • Infecciones en los ojos.
  • Estornudos.
  • Hinchazón y enrojecimiento ocular.
  • Decaimiento.
  • Pero también, diarrea y pérdida de peso.

Por estas razones, es muy común que un loro contagiado sufra un duro golpe en su sistema inmunitario y acaben por aparecer en él otras enfermedades. Con ello, el diagnóstico concreto de la fiebre del loro se complicará.

Independientemente de esto, cualquiera de estos síntomas es suficiente alarma para que acudas con tu loro a un veterinario especializado en animales exóticos.

medidas a tomar frente a la fiebre del loro

Medidas a tomar con un ave contagiada

Dado que se trata de una enfermedad contagiosa y, además, zoonótica (se puede pasar a las personas y otros mamíferos también), las medidas a tomar deben seguirse con disciplina.

Para empezar, para manipular al loro o su jaula, debes emplear guantes y mascarilla.

Es importante que si varias aves conviven en la misma jaula, sean separados. Sería recomendable también que dichos animales se sometan a las pruebas pertinentes, ya que, como hemos dicho, la enfermedad puede permanecer latente sin presentar síntomas inmediatos ni constantes.

Luego, acude con tu loro al veterinario.

Este realizará diferentes pruebas, como análisis de sangre y de las heces o secreciones del animal, para buscar la bacteria.

Si la enfermedad es tratada pronto, es muy probable que tu ave se salve simplemente con un tratamiento a base de antibióticos.

También es posible que el veterinario te recomiende algún tipo de suplemento alimenticio y vitamínico para fortalecer el sistema inmune del animal.

Sin embargo, como decimos siempre, cada caso debe ser tratado específicamente y solo el profesional al que acudas te recomendará el tratamiento adecuado.

cuestiones a considerar sobre la fiebre del loro

Otras cuestiones a considerar

En el caso de que una persona se vea contagiada, lo normal es que lo pase como un proceso gripal.

Sin embargo, este como cualquier otro problema, puede afectar de diferente manera si se da en una persona sana o si, por el contrario, afecta a alguien con un sistema inmunológico débil. En ese caso, se pueden presentar otro tipo de complicaciones, por lo que acudir a un centro médico siempre será lo recomendable.

Además de todo esto, aunque la higiene de la jaula y demás elementos de tu loro, como los juguetes, debe ser siempre óptima, si quieres evitar esta o cualquier otra enfermedad en tu ave, debes extremarla.

También es importante que aumentes las precauciones cuando limpies sus cosas: usa guantes y mascarilla para protegerte y lava bien tus manos.

Y no te olvides de ventilar bien la estancia donde se encuentre tu ave.

Para finalizar, queremos recordaros que existen muchos tipos de loros, por lo que la fiebre del loro puede afectar a muchas aves de la familia psitácina (cacatúas, guacamayos, periquitos…). Pero también a otras aves, como patos, palomas y aves silvestres.

Etiquetas: , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

19 − Diez =