preguntas antes de tener un loro

Tener un loro como mascota: ¿qué debo preguntarme antes?

Muchas personas se plantean tener un loro como mascota en su vida. Y no es de extrañar, puesto que la belleza, peculiaridad y magnificencia de estas aves es un gran reclamo para ello. Sin embargo, una mascota es una responsabilidad y siempre hay que tener en cuesta muchas cuestiones antes de aventurarnos a adoptar a cualquiera de ellas. Por eso, debes hacerte algunas preguntas antes de tener un loro. ¿Quieres saber cuáles? ¡Sigue leyendo!

Preguntas que debes hacerte antes de tener un loro en casa

Como decíamos antes, previo a llevar a una nueva mascota a casa debemos reflexionar sobre ciertos aspectos para asegurarnos de que es una buena idea.

En el caso de los loros, hay ciertas particularidades de los mismos que no se deben pasar en absoluto por alto si queremos asegurar bienestar al animal. ¡Empecemos!

tener un loro es para toda la vida

Primera pregunta: ¿cuánto vive un loro?

Cuando hablamos de que nuestras mascotas son nuestras compañeras de vida, en el caso de los loros es bastante literal. Y es que muchas especies de estas aves sobrepasan los 50 años de edad… ¡algunas pueden llegar hasta los 100!

Sí, como lo lees. El compromiso que firmas al tener un loro es de por vida.

¿Tienes 100% la certeza de que vas a poder comprometerte tanto tiempo? ¿De que podrás mantenerlo pase lo que pase y si no, va a quedar en buenas manos? Si tus interrogantes sobrepasan a las confirmaciones, entonces plantéate bien la decisión.

Segunda pregunta: ¿podría tener dos loros?

Los loros son animales algo complejos en lo que a emociones se refiere. La soledad, por ejemplo, puede llegar a causarles depresión a los loros, con todos los efectos negativos que eso supone para la salud del ave.

Es por ello que normalmente se recomienda que se tenga una pareja de loros en casa, ya que la socialización con otros de su especie es muy importante para ellos.

Tercera pregunta: ¿puedo costearlo?

Seamos sinceros: tener un loro es caro.

Como decimos siempre, la primera opción debe ser la adopción. Sin embargo, no suele ser común encontrar a estos animales en refugios o protectoras con tanta facilidad como en el caso de otros animales.

Por ello, para adquirir un loro de especies como cacatúas o guacamayos hay que hacer un desembolso inicial de entre 1000 y 3000 euros, dependiendo del caso.

tener un loro o dos es costoso

Luego, por supuesto, están los costes derivados de sus necesidades y cuidados: alimentación del loro, atención veterinaria, instalaciones, juegos, etc., por no hablar de la contratación de profesionales para su educación en caso de que sea necesario.

Se estima que para loros de gran tamaño, el gasto anual ronda los 600-700 euros (sin imprevistos). Multiplica eso por su longevidad y el resultado por dos en caso de haber decidido tener a una pareja de estas aves.

Como ves, el factor económico es una de las cuestiones más importantes que debes plantearte.

Cuarta pregunta: ¿tengo el espacio suficiente?

Cuando hablamos de loros grandes vas a requerir una jaula (pajarera) muy amplia. Estas suelen tener, como mínimo, o debería ser así, dos metros de ancho por uno y medio de alto, ya que los loros necesitan volar dentro de ella.

El desplazamiento es fundamental para su salud física y mental. Por eso, si no vas a poder proporcionarle ese espacio, vas a tener que contar con uno en el interior de casa donde puedas dejarle suelto o educarle para el vuelo libre.

Quinta pregunta: ¿tengo tiempo para él/ellos?

Si has llegado hasta aquí respondiendo afirmativamente a todo, te felicitamos. Sin embargo, no hemos terminado con las preguntas.

Porque por mucho que puedas proporcionarle todo lo anterior, hay algo que no puede faltarle: tu dedicación.

Aunque hayas decidido tener dos loros para facilitarles la vida social, es importante que tú también interactúes y juegues con ellos.

tener un loro requiere de tiempo

Dedicar tiempo a su educación también es esencial, ya que algunas de estas aves, a veces, tienen tendencia a presentar problemas de comportamiento. Hablar con ellos, enseñarles trucos, ponerles música relajante… todo eso hará que vuestra convivencia sea más sencilla.

Y, por supuesto, no hay que olvidar el tiempo que se debe invertir en limpiar sus instalaciones, alimentarle, etc.

Si bien es cierto que en este artículo hemos destacado las mayores complicaciones a la hora de tener un loro y estas son más comunes en especies de loros grandes, otras especies pequeñas, como las cotorritas o periquitos, también son perfectas opciones como mascotas, pero también tienen sus necesidades complejas.

Entonces… tener un loro como mascota, ¿sí o no? ¡Tómate tu tiempo para decidir!

Etiquetas: , , , ,
Post Anterior Siguiente Post
By
Auxiliar de Veterinaria, Graduada en Comunicación Audiovisual por la Universidad Complutense de Madrid y redactora SEO especializada en contenidos sobre mascotas. Siempre en continua formación para ampliar sus conocimientos sobre el mundo animal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

13 + dos =